martes, 25 de septiembre de 2018

LA CAÑADA DE LOS GÓMEZ 1908-1909


Servando Martínez, en su sillón acompañado de su familia, en su Estancia Las Delias cercano a Campo Las Vascas

El 8 de noviembre de 1908 asume la presidencia de la Comisión de Fomento Servando Martínez acompañado de Octavio Koller en la tesorería y Antenor Beltrame como vocal. Servando Martínez era hijo de Juan, el propietario de la Estancia Las Mercedes y además era el dueño de otra similar llamada La Delia. Fue el fundador del primer comité radical en Cañada de Gómez en 1890, mantenía una amistad epistolar con Leandro N. Alem y según puede leerse en La Capital del 24 de septiembre de 1935, fecha en que a los 81 años falleciera en la localidad de Rosario, la enorme figura que representaba al expresar el medio rosarino que «la desaparición del señor Martínez ha sido muy lamentada en el departamento Iriondo y en la ciudad de Cañada de Gómez, a cuyas actividades y progresos estaba ligado por una intensa y digna actuación pública y privada. Viejo y prestigioso hacendado de la zona, dedicó sus entusiasmos no sólo a la vida rural, sino que a los adelantos de la misma bajo todos sus aspectos. No podía, por ello haber permanecido indiferente a las actividades políticas enrolándose desde muy joven a las filas del Partido Radical, que lo contó siempre entre sus más fervorosos defensores, tanto que fue el fundador en 1890 del primero comité radical de la citada ciudad de Cañada de Gómez (...), fue jefe político del departamento, presidente de la comisión de fomento y miembro de la comisión administradora. También el radicalismo lo proclamó en dos ocasiones candidato a legislador, a senador una vez y a diputado otra.»[1]

martes, 18 de septiembre de 2018

LA CAÑADA DE LOS GÓMEZ 1906-1908

Augusto Schnack, presidente de la Comisión de Fomento, junto a su esposa Margarita Hansen



No fue un verano simple el de los argentinos en 1906, la delicada salud del presidente Manuel Quintana obligaba al primer mandatario a tomarse una licencia sin saber que nunca volvería a la Casa Rosada. Quintana, conocido por su elegancia y buen gusto, había nacido en Buenos Aires el 18 de octubre de 1835. A los veinte años se recibió de Abogado en la Universidad Nacional de Buenos Aires. Mitrista desde la primera hora, pasó a las filas del Alsinismo oponiéndose a su anterior líder en la designación de su ciudad natal como Capital Federal. A tal punto que siendo diputado nacional participó de la ley que nombraba a Rosario como la capital de la nación. En 1873 pierde las elecciones presidenciales frente a Avellaneda, en 1876 siendo senador nacional defendió los intereses de la banca inglesa ante el conflicto sucedido con el gobernador santafesino Servando Bayo, al inaugurar el Banco Provincial de Santa Fe, como defensor de los británicos propuso bombardear a Rosario. Según Estanislao Zeballos, testigo de aquel episodio, expresó que «Manuel Quintana anunció en forma intimidatoria la presencia de una cañonera inglesa en el puerto de Rosario, el canciller, con digna reacción, se puso de pie y se negó a continuar hasta que Quintana se retirase del despacho, no aceptando que un argentino fuese portavoz de una amenaza.»[1] El canciller de la enérgica posición era Bernardo de Irigoyen bajo la presidencia de Avellaneda. En 1877 fue rector de la UBA, posteriormente después de estar un tiempo en Europa fue Ministro del Interior del presidente Luis Saénz Peña, donde nuevamente amago con bombardear Rosario cuando ésta fuera ocupada por los revolucionarios radicales con Alem a la cabeza. En las mal llamadas elecciones presidenciales de entonces, el 10 de abril de 1904, gracias a una alianza entre Roca y Mitre para debilitar la vuelta de Pellegrini, la fórmula Quintana-Figueroa Alcorta llega a Balcarce 50.

sábado, 15 de septiembre de 2018

HISTORIAS DE NOTICIAS XI

Argentino A.C. Las Parejas, Campeón 1959


En esta crónica histórica de las noticias de ayer, vamos a compartir un resumen de lo ocurrido en la Liga Cañadense de Fútbol en 1959, año en que el campeón fue el Argentino Athetlic Club de Las Parejas, cuando la Liga era presidida por Dante Brussa.

viernes, 14 de septiembre de 2018

LA CAÑADA DE LOS GÓMEZ 1904-1905

Abel Romegialli, fundador de La Helvética en 1904


Después de pasar un caluroso verano, la humedad del otoño se hacía sentir en las polvorosas calles cañadenses. El 30 de abril en la pequeña sede de la Comisión de Fomento, donde actualmente se encuentra nuestro Concejo Deliberante, se reúnen los elegidos por el gobernador Freyre para ser miembros de la misma. El Dr. Teófilo Queirel, recuperado de un problema de salud que había preocupado a la población, asume como nuevo presidente de la Comisión. Augusto Schnack continúo siendo tesorero, Juan B. Bessone es elegido vocal y Tomás Gausset sigue como secretario.

miércoles, 12 de septiembre de 2018

LA CAÑADA DE LOS GÓMEZ 1900-1903

El salón de la Unione Italiana, destruido por el viento



Comenzaba el Siglo XX y la realidad socio económica del país era muy diferente al actual. Más allá que hoy solemos escuchar que estuvimos entre los primeros países del mundo, sólo puede tomarse esa mirada desde el modelo agro exportador que reinaba en esos años donde unas pocas familias se repartían la mayor parte de las riquezas por supuesto en una sociedad sin clase media donde los hijos de los obreros o peones del campo apenas tenían la posibilidad de aprender a leer y escribir sin llegar a terminar la etapa primaria de su educación. De otra manera decimos que en esos tiempos «la oligarquía estableció un sistema por el cual el manejo del poder político, estaba en manos de un grupo perteneciente a la elite, mientras el grueso de la población quedaba totalmente marginado de las decisiones ciudadanas. Para que fuera posible mantener este sistema político se establecieron distintos mecanismos, que básicamente giraban en torno del fraude electoral organizado, mediante la distribución de cargos públicos y prebendas a sectores opositores, para neutralizarlos. En razón de esto, la participación  de la población en las elecciones era mínima. Uno de los elementos esenciales del poder oligárquico, además del económico, ha sido siempre la difusión, en el conjunto de la opinión pública, de sus supuestos valores y de la “legitimidad” de su posición social y política. A través de distintos medios han logrado que otros sectores sociales acepten como naturales las ideas de la oligarquía.»[1]

lunes, 10 de septiembre de 2018

LA CAÑADA DE LOS GÓMEZ 1898-1900

Presidente de la Comisión de Fomento Félix Pagani


El Siglo XIX se iba apagando, mientras tanto la Argentina se preparaba para elegir a un nuevo presidente. Dos hombres se jugaban su entrada al Olimpo de la historia. Dos hombres aún hoy llenos de contradicciones. Dos hombres amados por unos y odiados por otros. Los dos, buscaban su segunda presidencia.

jueves, 6 de septiembre de 2018

HISTORIAS DE NOTICIAS X

Olimpia, 1940


Los días 28 y 29 de junio de 1941 se jugó en nuestra ciudad el Campeonato de Campeones 1940, Copa Challenger Diario La Capital. Entre los participantes estaba el anfitrión Club Deportivo Olimpia, el doble campeón argentino vigente Gimnasia y Esgrima de Santa Fe, Aprendices de Casilda, Ceci de Gálvez, Huracán de Tortugas y Uría de Rosario, que venía a defender el título obtenido el año anterior.

lunes, 3 de septiembre de 2018

LA CAÑADA DE LOS GÓMEZ 1894-1897

En 1897 nace la Sociedad Suiza, acá vemos a la colectividad en un 1º de agosto, c.1910

Después de soportar la Revolución del ´93, la crisis política y económica reinante sumado a la oposición de sus ministros, quiénes obedeciendo órdenes de Roca y Pellegrini, renunciaron en masa, el presidente Luis Saénz Peña renuncia el 22 de enero de 1895. Un día después asume la primera magistratura el salteño José Evaristo Uriburu, un hombre dependiente de Julio Argentino Roca pero que contaba con una amplia trayectoria política. Entre los cargos que ocupó fue presidente de la Cámara de Diputados de la Nación en 1863, ministro de Justicia entre 1867 y 1868, procurador del Tesoro Nacional entre 1869 y 1870, diputado nacional entre 1873 y 1877; y una vez terminado su mandato presidencial fue senador nacional entre 1901 y 1910, siendo presidente provisional del mismo entre 1902 y 1909.

Su gestión al frente de la Casa Rosada calmó la economía revirtiendo la tendencia de los precios agrícolas, que en 1897 alcanzaron el nivel más alto hasta ese momento. «Impulsado por un fuerte superávit fiscal, el gobierno inició una etapa de inversiones públicas. Varias obras se terminaron en su mandato como el Museo Nacional de Bellas Artes en su primera sede en un sector de las Galerías Pacífico; el primer edificio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, que sería demolido en la década de 1930; la Escuela Industrial de la Nación, luego llamada Otto Krause; el comienzo de las obras para la construcción del nuevo Palacio del Congreso Nacional, en Buenos Aires, que se inauguraría en 1906. En 1897 se sancionó por ley la necesidad de reformar la Constitución Nacional, la cual se logró en la convención nacional al año siguiente. Por la misma se cambió de la base poblacional para la elección de Diputados, que había sido fijada en uno por cada 20000 habitantes; se fijó para ese año en uno por cada 33000 habitantes, y en adelante sería fijada por el Congreso, a fin de no aumentar hasta números excesivamente altos la cantidad de diputados. También se aumentó de cinco a ocho el número de ministerios, cuyas atribuciones serían fijadas por ley. En el conflicto limítrofe con Chile sobre la Cordillera de los Andes, tras un intento de guerra entre ambos países, firmaron la paz junto al chileno Errázuriz. Por otro lado, Uriburu ordenó a la Comisión Demarcadora de los límites de ambos países y no detenerse en ningún momento, cada vez que surgiera una discrepancia, se elevaría a los peritos y la Comisión continuaría su camino, marcando los lugares donde no la hubiera; si los profesionales no lograban conciliar sus discrepancias, el perito por la parte argentina era Francisco P. Moreno, se pediría un laudo arbitral sobre ese punto al Rey de Inglaterra. La demarcación de límites tomó finalmente gran velocidad. Otro conflicto que se solucionó durante la presidencia de Uriburu, enteramente en perjuicio de la Argentina, fue el que existía con Brasil por el límite oriental del Territorio Nacional de Misiones. En 1895, el presidente estadounidense Cleveland otorgó la totalidad del territorio en disputa al Brasil.» . 

Simultáneamente la provincia de Santa Fe era gobernada desde febrero de 1894 por Luciano Leiva, quién había sido senador por Iriondo en 1888 y ministro de gobierno de Cafferatta. Al asumir el mando, «su programa era simple y fecundo, de olvido para lo pasado y de trabajo para lo futuro, poner todo su esfuerzo en gobernar con honestidad y con espíritu de progreso.» Fomentó la creación de escuelas públicas realizando el Congreso Pedagógico, se llevó a cabo el censo escolar, se creo la biblioteca de gobierno y reformaron los Codigos de Procedimiento en lo Criminal y Correccional.

El 18 de junio de 1894 Rómulo Acuña reemplaza a Mariano Rodríguez como presidente de la Comisión de Progreso local. En su gestión se realizaron tareas de limpieza en tapiales, baldíos y viviendas pintando con cal la fachada de muchas de ellas. Durante 1895 se realizó el censo nacional donde nos data que Cañada de Gómez contaba con siete mil quinientos habitantes de los cuales tres mil ochocientos vivían en la zona urbana. En febrero del mismo año el gobierno provincial cambia la denominación Comisión de Progreso por Comisión de Fomento, también fija los límites de su jurisdicción en el Norte la Colonia Santa Isabel y Colonia Bustinza; hacia el Este el distrito Correa; hacia el Sur el río Carcarañá; y finalmente en el Oeste Colonia Monasterio y las propiedades de Pereyra y Wheelwright.

Lo más trágico de la gestión de Acuña fue la vuelta de la epidemia de cólera, sucedida en el verano del ´95. Fue incansable su reclamo en la provincia para la llegada de un médico auxiliar, hasta que después de innumerables cartas llega a la ciudad el Dr. Ángel Godoy, un auxiliar del Hospital Militar. En el invierno las autoridades comunales solicitaron al presidente del Consejo de Higiene en Rosario, Dr. José Semplé, la provisión de vacunas contra la viruela. También durante ese año, Nolasco Pérez se hace cargo de la oficina de Correos y Telégrafos, y a decir de Elías Bertola dicha dependencia nacional se encontraba abandonada desde la salida de Zeballos...

 «...hubo en la oficina una temporada de abandono y desquicio, sin contar que en ese lapso de tiempo prestaba servicio cierto elemento joven femenino que atraía a la ventanilla muchos clientes que a todos y a cada momento le hacía falta estampillas... En 1894 en el hotel Universal se alojó un día un señor ya de cierta edad que llamaba la atención por su porte distinguido y serio, sin dar lugar que los curiosos se dieran cuenta del misterioso personaje, porque es sabido que en los pueblos pequeños, en seguida hay quien se ocupa de meterse en averiguaciones. Una linda tarde de verano como a las 5 el forastero se presentó al Correo; en la vereda estaba tomando el fresco y sentado un empleado; la oficina estaba desierta; el forastero adivinando que tenía que ser un empleado, le preguntó si tenía cartas (ya sabía la maña del empleado), y este sin más le contestó que no, sistema que usaba a menudo; el forastero le insinuó como podía saberlo sin revisar la correspondencia, replicando el empleado que debía bastarle su palabra. En este estado el forastero le dijo: yo guardaré la oficina y usted haga el favor de ir a buscar al jefe y decirle que el inspector nacional de correos y telégrafos desea hablarlo inmediatamente. Tableau! El empleado como si lo hubiera movido un resorte eléctrico se levantó y empezó a correr. En aquella época los jefes no acostumbraban a quedarse en la oficina sino accidentalmente y de ahí se desprende con qué facilidad el personal inferior no atendía mayormente.»

 La parroquia San Pedro recibe en 1895 al nuevo cura párroco, el Pbro. José Spinelli, a quién Bertola describe como «culto y elegante. Cura moderno y liberal; desinteresado, atendía a sus deberes para con la Iglesia. De estatura casi alto como el campanario. No dejaba su cigarro habano (ojo de Monterrey), que le daba cierto aspecto aristocrático. Vivía rodeado de una docena de cusquitos que lo acompañaban en sus paseos alrededor de la Iglesia y de la plaza. Por sus estudios prácticos y sacerdotales habrá encontrado en sus bichitos, el cariño, fidelidad y gratitud, que mal ofrece la humanidad.»

El hogar del matrimonio compuesto por Ferruccio Ardigó y Juana Bazano recibe un 15 de octubre 1895 a su hijo Dante, quién con el paso del tiempo se convertiría en uno de los ingenieros más destacados del país, constructor del Teatro Verdi, Jefe del Departamento de Contralor financiero de la Dirección General de Ferrocarriles donde hoy una estación ubicada provincia de Buenos Aires lleva su nombre. Además fue un reconocido político del Partido Demócrata Progresista donde fue convencional en la reforma de la Constitución Santafesina del año veinte.

Llegamos a 1896, la Comisión de Fomento había sufrido la renuncia de Nicolás Martelli como integrante de la misma y en febrero el imprentero Domingo de la Riestra asume como presidente, junto a Arturo Lescano en la tesorería y Pedro Ponce de León como secretario. De la Riestra fue director del periódico La Idea donde en sus publicidades podemos ver los comercios y profesionales de entonces como Lorenzo Barbero en su Casa de Remates ubicada en Montevideo, hoy San Martín, entre Lavalle y Ocampo; el depósito de vinos sanjuaninos de Andrés Malen en calle Lavalle donde durante décadas fue la pensión de la familia Genga; el agente colonizador Hipólito Blaisot, también propietario de una tienda, almacén y ferretería; y los escribanos Ergueta y De Altube. La gestión duró muy poco tiempo ya que a los cinco meses renunció De la Riestra siendo reemplazado por Mansueto Viti, ambos dejando muy quebrada las finanzas de la Comuna. Por aquel tiempo, el pueblo era cuidado y trabajado por un secretario administrativo, un comisario, un portero, cuatro obreros en obras públicas, dos en limpieza, un encargado de la Plaza República y un sepulturero.

En 1897 por un hecho fortuito y hasta trivial se constituyó, impensadamente, en el nexo que unió con firmeza a los residentes suizos de entonces. A raíz de un extravío de bueyes que fueron encontrados dos días después, un grupo de suizos que se encontraban en la Chopería Helvética disfrutando de las bondades del lugar deciden fundar una sociedad que sirviera de vínculo de unión entre la colectividad. Así nace el 7 de noviembre del mismo año la Sociedad Suiza de Cañada de Gómez. La primera comisión directiva estuvo constituida por Federico Urfer, presidente; Luis Mayer, secretario; Andrés Frey, tesorero; Nicolás Thuler, Ernesto Geisbuhler, Santiago Schaer, Eduardo Frey y G. Schindler, vocales. La colectividad tuvo su primera sede en el restaurant “A la Unión Gambrinus” de los Petersen, ubicada en boulevard Balcarce y Concordia, ahora Sarmiento, a fines del siglo XIX y que luego fuera el recordado local de la escuela San Martín.

Finalmente, el 1º de diciembre de 1897 nace en nuestra ciudad Pedro Numa Córdoba, quién según Orlando del Greco, uno de sus biógrafos, expresa que

«No había cumplido los veinte años de edad cuando dio a conocer su primera canción, las décimas intituladas Mi zaino malacara. Ni bien ingresado a la musa popular, se hizo amigo de toda la gente del ambiente y muy especialmente del dúo Gardel-Razzano. A poco andar Gardel le graba el fado De mi tierra que adaptó a lo criollo del que hicieran Francisco Lozano y Eduardo M. Manella; el tango Muñequita de lujo con música de Enrique Delfino y Pobre corazoncito, tango con música del gran Vicente Greco. Pronto le pide el cantor coloque versos a los tangos La cautiva de Carlos Vicente Geroni Flores y Mi refugio de Juan Carlos Cobián, famosos por sus músicas, para grabarlos él expresamente. Después grabó Poupée de Stambul que hiciera sobre un motivo norteamericano. Alguna otra canción debió cantarle Gardel, pero detengámonos en Ay Aurora tango que hicieron juntos sobre el vals homónimo. Al respecto dijo, cierta vez: Para que yo no quedara en la vía, como solía decir Carlitos, hicimos juntos el tango canción Ay Aurora; él personalmente, en su casa de la calle Rodríguez Peña 461, al fondo, sentado, compuso en el tono re mayor, la partitura. Su mejor canción sin duda es el tango Ojos negros, con música de Vicente Greco que siempre está de moda y fue llevado al disco por primera vez en 1920 por Lola Membrives en la marca Nacional. Famoso es también Un lamento con música de Graciano de Leone y grabado por Corsini y Magaldi. Otro, Comandante Franco. Tiene muchas otras canciones musicalizadas por grandes compositores como Osmán Pérez Freire, Mario Pardo, Francisco Canaro, Rafael Rossi, Enrique Delfino, etc. Como escritor publicó en la recordada Caras y Caretas una serie de artículos sobre música nativa. Colaboró en muchos periódicos y fundó revistas que tuvieron efímera vida. De joven hizo teatro en Rosario. Sus inquietudes radiofónicas y cinematográficas no las desarrolló como debió hacerlo falleció en Buenos Aires el 2 de marzo de 1965.»

Entrada destacada

LA CAÑADA DE LOS GÓMEZ, 1928

La quietud de uno de los caminos de la plaza, registrada por un fotógrafo de La Prensa de Bs. As. en 1928 El radicalismo vivía tiemp...