jueves, 30 de junio de 2011

EL SUPERCLASICO: RIVER ESTUVO EN EL ASCENSO DE 1905 A 1908, Y BOCA, DESDE 1909 A 1912 “Cuando los dos fueron de la B"

Identificados eternamente con la rivalidad, River y Boca tuvieron, se sabe, un origen humilde cerca del Riachuelo. Con un fondo despintado de barcos, grúas de carga y fábricas, los marineros que llegaban desde Europa se confundían con los hijos de los inmigrantes en el "football", que consistía en patear una pelota hasta meterla en los espacios dejados entre dos piedras o latas, sobre los descampados.




Aunque era el juego de los ingleses locos despertaba pasión entre los vecinos, en su mayoría italianos. Por eso se multiplicaron las fundaciones de clubes: California, Presidente Roca, Santa Rosa, La Rosales, Mariano Moreno, Instituto Francia, Libertad Junior y Washington fueron algunos de los nombres elegidos. Y también aparecieron, River (en mayo de 1901) y Boca (abril de 1905), los clubes más importantes de la historia del fútbol argentino.



Las leyendas de ambos clubes se conocen. Pero, hay un dato que muchas veces se pasó por alto: tanto Boca como River debieron ganarse el derecho de piso, jugando durante algunos años en el ascenso: los futuros Millonarios lo hicieron entre 1905 y 1908, los Xeneizes estuvieron en las categorías inferiores desde 1909 hasta 1912.



Cerca de la Dársena Sud, River dio sus primeros pasos en las ligas de la zona y recién en marzo de 1905 fue autorizado por la Argentine Football Association para jugar en la Tercera División. El debut fue el 30 de abril y River perdió como local por 3 a 2 contra Facultad de Medicina (cuyo goleador era Bernardo Hussay, el Premio Nobel en 1947). Apenas una semana después, llegó el primer triunfo oficial: 4 a 3 sobre General Belgrano "A".



Pese a su mala actuación en Tercera (fue goleado 10 a 1 por Gimnasia), River participó en 1906 del torneo de Segunda. En 1907, ganó su zona, con triunfos frente a San Isidro (4-0), San Martín (5-1) y Porteño "B" (3-0) y clasificó para la final contra Nacional de Floresta; cayó por 1 a 0 y postergó su sueño de jugar con Alumni, Belgrano y los demás grandes de Primera. En 1908 River se reforzó con la base de Nacional y repitió la actuación del año anterior: goleó en semifinales por 5 a 1 a Ferro, y en la final se encontró con Racing. El 13 de diciembre River venció por 2 a 1, pero los directivos de Racing protestaron por invasión de hinchas al campo, y el encuentro se repitió el 27 de diciembre, en el estadio de GEBA. River formó esa vez con Luraschi; Griffero y Priano; Messina, Morroni y Chagneaud; Anapodisto García, Abaca Gómez, Politano, Chiappe y Fernández.



River demolió a su rival por 7 a 0, con goles de Griffero (2), Chiappe (2), Abaca Gómez, Politano y Virgil (en contra). Y así logró el ascenso a Primera División, una categoría que no abandonaría más.



No lejos de ahí, en la Plaza Solís, Boca comenzó a forjar su destino. Inscripto en el campeonato de Segunda después de haber ganado todas las copas barriales, Boca debutó el 3 de mayo de 1908, ganándole por 3 a 1 como visitante a Belgrano "A". Pero el equipo fracasó en sus primeros intentos por ascender: en 1909 perdió 1 a 0 en semifinales con Racing y, al año siguiente la Academia relegó a Boca, al vencerlo por 2 a 1. Y en el tercer intento, Ferro le ganó 2 a 1 en la final de 1912.



Sin embargo, y de manera imprevista, Boca llegó a Primera sin haber sido campeón del ascenso. El 10 de febrero de 1913, en una asamblea extraordinaria de la Asociación Argentina de Football, se resolvió promover a nueve equipos (Boca incluido), por la ruptura que se llevó a la mayoría de los clubes a la disidente Federación Argentina de Football. Y, al igual que su clásico rival, desde entonces jamás regresaría a disputar torneos de ascenso.

miércoles, 29 de junio de 2011

Cristina - Boudou: La fórmula del oficialismo que irritó a la corp...

El progresismo de Alfonsín, versión cordobesa



Era el 2008. La sociedad se dividía entre el apoyo a dos posturas muy diferentes. Las entidades del campo, a través de la Mesa de Enlace, amenazaban constantemente con desabastecer el país y continuamente cortaban las rutas argentinas. La suba en las retenciones molestó al sector agrario y buscaron por todos los medios que la famosa ley 125 no sea aprobada. En este contexto, los integrantes de las entidades, dejaron entrever su verdadera ideología.

Néstor Roulet, titular de la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona, opinaba en la tribuna de la Sociedad Rural de Venado Tuerto: “Mi maestra de Historia decía que tres instituciones hicieron grande a la Argentina: la Iglesia, el Ejército y el campo. Ojalá que de nuevo activemos esto, porque con estas tres instituciones y el resto de la sociedad la Argentina tiene que ser realmente un país grande, como se merece, no un país más chico como lo es ahora”.

Sus dichos le valieron críticas en momentos en que el oficialismo denunciaba “actitudes destituyentes” Roulet preside la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez), que forma parte de las Confederaciones Rurarles Argentina (CRA) desde agosto de 2010. Antes, presidió Cartez de 2003 a 2005 y entre ese año y 2009 fue vice de CRA.

Según consignó durante el conflicto el diario La Voz del Interior, en otras ocaciones Roulet había atribuido esa frase a su abuelo. El mismo artículo señalaba que "en ninguna de las exaltaciones de los militares y el clero, el dirigente ruralista especificó si incluía en su ponderación las permanentes interrupciones del orden constitucional encabezadas por las Fuerzas Armadas en el siglo pasado, que derivaron en dictaduras".

El matutino cordobés también remarcó que "Roulet amenazó con 'hacer la cruz' a los legisladores nacionales que aprueben el presupuesto nacional y adelantó que los que levanten la mano serán considerados traidores a la patria'.

Roulet fue presentado como compañero de fórmula días atrás por el radical Oscar Aguad quien sostuvo que "la elección de Roulet es una muestra 'ostensible' de la apertura a la sociedad de la UCR.

Diario Registrado

martes, 28 de junio de 2011

Illia, el hombre que olvidó la UCR


Arturo Illia, fue un gran tipo, un hombre realmente humilde, un grande de la política nacional. Lamentablemente le tocó gobernar en épocas donde la democracia era a medias, con un partido proscripto, con su propio partido dividido y con la derecha tan perversa como ahora.
A veces cuando escucho a personajes como Ricardo Alfonsín (hoy aliado con los grupos que tumbaron a Illia), Ángel Rozas (terreteniente del Chaco), Gerardo Morales (eterno funcionario público), o sin ir más lejos a concejales como Matías Chale (que nunca trabajó, tampoco lo hace ahora y asociado con la Sociedad Rural), y ni hablar de todos los niños becados de la facultad que lo acompañan con pensamientos más cercanos al de Alsogaray que al de Illia.
Es preciso, refrescarle la memoria a muchos de los radicales de hoy, que se olvidaron de sus principios, de sus figuras y sobre todas las cosas de ser humildes. Cada día que pasa, me confirma que fue no errónea mi decisión de irme y reinvindico las banderas de los más humildes, de los trabajadores, de la lucha de los desaparecidos y a un tipo como Arturo Illia.

Su Vida
Illia nació en Pergamino el 4 de agosto de 1900, cursó la escuela primaria hasta cuarto grado en la Escuela Provincial Nº 18 y quinto y sexto grados en la Escuela Normal Mixta de esa ciudad. Los estudios secundarios los realizó en Buenos Aires, en el Colegio Pío IX, Párroco San Carlos, como pupilo.
En el año 1918 comenzó sus estudios de Medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. Ese mismo año estalló en Córdoba el movimiento estudiantil conocido como Reforma Universitaria, que sentó los principios de la universidad gratuita, libre y cogobernada y modificó profundamente la concepción y administración de la educación superior en la Argentina y en gran parte de América Latina.
Como parte de sus estudios de Medicina, en 1923 ingresó como practicante al Hospital San Juan de Dios de la ciudad de La Plata, graduándose en el año 1927.
En 1928 tuvo una entrevista (la única en toda su vida) con el entonces Presidente de la Nación, Dr. Hipólito Yrigoyen, a quien le ofreció sus servicios como médico. Yrigoyen le propuso trabajar como médico ferroviario en distintas localidades y Arturo Illia decidió radicarse en Cruz del Eje, Córdoba. Desempeñó su actividad de médico en esa localidad desde 1929 hasta 1963, interrumpidos por los tres años (1940-1943) en que fue vicegobernador de Córdoba. Lo llamaban el Apóstol de los Pobres, por su dedicación a los enfermos sin recursos, viajando a caballo, en sulky, o a pie, para llevar medicamentos que él mismo compraba.
Don Arturo en 1935 fue electo Senador Provincial por el Departamento Cruz del Eje en las elecciones celebradas el 17 de noviembre. En el Senado Provincial participó activamente en la aprobación a la Ley de Reforma Agraria, que fuera aprobada por la Legislatura de Córdoba pero rechazada en el Congreso de la Nación. Presidió la Comisión de Presupuesto y Hacienda e impulsó la construcción de las represas de Nuevo San Roque, La Viña, Cruz del Eje y Los Alazanes.
En las elecciones del 10 de marzo de 1940 es electo Vicegobernador de Córdoba, acompañando al Gobernador Santiago del Castillo, cargo que asume el 17 de mayo de 1940, hasta que la Provincia es intervenida el 19 de junio de 1943.
El 20 de abril de 1948 asume como Diputado de la Nación, cargo que desempeña hasta el 30 de abril de 1952. Formó parte de las Comisiones de Obras Públicas e Higiene y Asistencia Medicinal.
El 7 de julio de 1963 Illia es el ganador de las elecciones presidenciales, donde el voto en blanco fue la segunda fuerza.
Su gobierno fue uno de los más progresistas en esa etapa oscura, donde los militares y las corporaciones condicionaban el accionar de la gestión. A pesar de eso Illia en su primer acto de gobierno eliminó las restricciones que pesaban sobre el peronismo. Desde la Revolución Libertadora las manifestaciones de ese partido estaban prohibidas por el Decreto 4161/56, sin embargo cinco días luego de que Illia asumiera el gobierno se realizó un acto conmemorativo por el 17 de octubre en Plaza Miserere sin limitación alguna. De la misma manera se levantaron las restricciones electorales, habilitando la participación del peronismo en los comicios legislativos del año 1965. También se levantó la prohibición que pesaba sobre el Partido Comunista y se promulgaron penalidades a la discriminación y violencia racial.

La política petrolera

Arturo Frondizi había iniciado en su gobierno una política de explotación petrolera basada en la locación de obras de los yacimientos a empresas privadas reservando a la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) la actividad de exploración y la compra de la producción a las empresas concesionarias. A las objeciones de carácter económico y comercial (como el traslado del riesgo empresario a YPF que debía realizar la inversión en nuevas exploraciones, o el aumento de los precios de los combustibles), la plataforma electoral de Illia denunciaba la política por ser consideradas concesiones y no locaciones. Además por considerarla contraria a los intereses nacionales se comprometió a anular los contratos de concesión.
El 15 de noviembre de 1963 Illia firmó los Decretos 744/63 y 745/63 que anulaban dichos contratos por "vicios de ilegitimidad y ser dañosos a los derechos e intereses de la Nación". Esto lejos de beneficiar al gobierno lo dejaría con mala fama internacional y sumaria nuevas fuerzas, esta vez internacionales y muy poderosas, a la coalición que lo derrocaría.

Ley del salario mínimo, vital y móvil

El 15 de junio de 1964 se publica en el Boletín Oficial la Ley 16.459, del salario mínimo, vital y móvil, previa a la constitución del Consejo del Salario, integrado por representantes del Gobierno, los empresarios y los sindicatos.
Entre los objetivos del proyecto figuraban la necesidad de "evitar la explotación de los trabajadores en aquellos sectores en los cuales puede existir un exceso de mano de obra", "asegurar un ingreso mínimo adecuado" y "mejorar los salarios de los trabajadores más pobres".
Con los mismos objetivos, se promovió la Ley de Abastecimiento, destinada a controlar los precios de la canasta familiar y la fijación de montos mínimos de jubilaciones y pensiones.

La Ley de medicamentos

La Ley 16.462, también llamada Ley Oñativia en homenaje al Ministro de Salud Arturo Oñativia, fue aprobada por todos los bloques, excepto UDELPA y la Federación de Partidos del Centro, y sancionada el 28 de agosto de 1964. Establecía una política de precios y de control de medicamentos, congelando los precios a los vigentes a fines de 1963, fijando límites para los gastos de propaganda, imponiendo límites a la posibilidad de realizar pagos al exterior en concepto de regalías y de compra de insumos. La reglamentación de la Ley mediante el Decreto 3042/65 fijaba además la obligación para las empresas de presentar mediante declaración jurada un análisis de costos y a formalizar todos los contratos de regalías existentes.
Esta ley surge, a partir de un estudio realizado por una comisión creada por el Presidente Illia sobre 300.000 muestras de medicamentos. Muchos de estos medicamentos no eran fabricados con la fórmula declarada por el laboratorio y su precio excedía en un 1000% al costo de producción.
Partidarios, opositores y observadores imparciales coincidieron en que esta política tuvo un peso decisivo en el proceso político que culminara con el derrocamiento del presidente a manos de un golpe militar.

La educación

Durante su gestión de gobierno, la educación tuvo un peso significativo en el Presupuesto Nacional. En el año 1963, su participación era del 12%, en el año 1964, del 17%, en el año 1965, del 23%.
El 5 de noviembre de 1964 se pone en marcha el Plan Nacional de Alfabetización, con el objetivo de disminuir la tasa de analfabetismo que para la época se estimaba en poco más del 10% de la población adulta. En junio de 1965 el Programa contaba con doce mil quinientos centros de alfabetización y su tarea alcanzaba a trescientos cincuenta mil alumnos de dieciocho a ochenta y cinco años de edad.
Entre 1963 y 1966 se graduaron de la UBA 40.000 alumnos, cifra más alta en toda la historia de la casa de estudios.[cita requerida]

Política económica

En materia económica, el gobierno de Arturo Illia tuvo una política de ordenamiento del sector público, de disminución de la deuda pública y de impulso a la industrialización. Se creó la Sindicatura de Empresas del Estado, para un control más eficaz de las empresas públicas.
La evolución del Producto Bruto Interno durante ese período fue del -2,4% para el año 1963, del 10,3% para el año 1964 y del 9,1% para el año 1965. La evolución del Producto Bruto Industrial fue del -4,1% para el año 1963, del 18,9% para el año 1964 y del 13,8% para el año 1965. La deuda externa disminuyó de 3.400 millones de dólares a 2.600 millones.
El salario real horario creció entre diciembre de 1963 y diciembre de 1964 un 9,6%. La desocupación pasó de 8,8% en 1963 a 5,2% en 1966.

Su derrocamiento
Entre sus opositores podemos citar a la Sociedad Rural Argentina, la Unión Industrial Argentina, y la campaña de desprestigio contra el Presidente Illia y la democracia, se realizó de manera sistemática, utilizando ciertos periodistas y medios de prensa, como Mariano Grondona en Primera Plana (autor luego de los primeros comunicados militares golpistas), Bernardo Neustadt en la Revista Todo y finalmente, las de Mariano Montemayor. Para ello se recurrió a la imagen de "la tortuga", para caracterizar la gestión del Presidente como timorata y falta de energía. Simultáneamente se resaltaba la personalidad de los militares, especialmente del General Juan Carlos Onganía, contraponiéndolo con la imagen de los políticos, alentándolos a intervenir como "salvaguarda de la Patria".
El 28 de junio de 1966, en una fría mañana de invierno se produjo el golpe militar en medio de la indiferencia de la ciudadanía. El General Alsogaray, Jefe de la Casa Militar Brigadier Rodolfo Pío Otero, el coronel Luis Perlinger y un grupo de oficiales se presentaron en el despacho presidencial para solicitarle a Illia el retiro de la Casa de Gobierno, asegurándole en todo momento su integridad física. Éste se negó rotundamente y luego de una fuerte discusión donde manifestó "El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas soy yo" los militares tuvieron que abandonar el despacho. Ante la fuerte negativa los efectivos policiales ingresaron con pistolas lanzagases, mientras que las tropas rodearon por completo la Casa Rosada. Perlinger volvió a solicitar al presidente que se retire, caso contrario no podía garantizar la seguridad de las personas que lo acompañaban. Ante esta situación Illia optó por dejar el lugar. Rodeado por sus colaboradores bajó por la escalera hasta la planta baja, cruzó por la entrada y se dirigió a la calle, y como no disponía de vehículo porque lo vendió durante su presidencia abandonó el lugar en un taxi que lo llevó a la casa de su hermano en Martínez. Al día siguiente asumió Onganía, autodenominando al golpe «Revolución Argentina».
Existe un amplio consenso en considerar a Illia un político ejemplar, por su honestidad y personalidad incorruptible. Tuvo una sola casa, sencilla y humilde, que fue el único bien inmueble con que se retiró como Presidente de la Nación, le fue donada por suscripción pública, con ayuda y por voluntad de los vecinos de Cruz del Eje, además de ser el único presidente de Argentina que no aceptó la jubilación de privilegio.
Sus restos descansan en el Panteón a los caídos en la Revolución de 1890 (conocido popularmente como Panteón Radical), del Cementerio de la Recoleta. En ese mausoleo, además de Illia, descansan Leandro N. Alem, Hipólito Yrigoyen y Elpidio González, entre otros dirigentes de la Unión Cívica Radical.

Bibliografía:
# Arturo Illia, su vida, principios y doctrina, por Ricardo Illia, Ediciones Corregidor.
# La caída de Illia, por Mario Antonio Verone, Editorial Coincidencia.
# Historia del radicalismo, por Mario Monteverde, GAM Ediciones.
# La presidencia de Illia, por Pedro Sánchez, CEAL.
# Historia del Radicalismo
# Poder militar y sociedad política en Argentina (Tomo II, 1943-1973), por Alan Rouquié, EMECE.
# ¿Qué es el radicalismo?, por Raúl R. Alfonsín, Editorial Sudamericana.
# Arturo Illia. Un sueño breve. El rol del peronismo y de los Estados Unidos en el golpe militar de 1966, por César Tcach.
# Lanata, Jorge (2003). Argentinos 2. Ediciones B. 950-15-2259-8.

Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina

La Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina, más conocida por sus siglas: FORJA, fue una agrupación política argentina, fundada el 29 de junio de 1935, que actuó dentro de la esfera de influencia de la Unión Cívica Radical, y disuelta en 1945.



En la actualidad existen la Agrupación Forja de Rosario y Forja a nivel nacional, ambas inspiradas en la antigua agrupación pero sin vinculación real.
FORJA fue creada dos años después de la muerte de Hipólito Yrigoyen, y en momentos que la Unión Cívica Radical decidía levantar la abstención electoral decidida en 1931 en oposición al sistema de elecciones fraudulentas, con el fin de impulsar una postura política "yrigoyenista" que realizara una dura crítica de los gobiernos que asumieron el poder a partir del golpe de estado del 6 de septiembre de 1930, y que se conoció como la década infame.

Bajo la dirección inicial de Juan B. Fleitas y de Manuel Ortiz Pereyra, entre los socios fundadores estaban Arturo Jauretche, Homero Manzi, Luis Dellepiane, Gabriel del Mazo, Atilio García Mellid, Jorge del Río y Darío Alessandro (padre). Raúl Scalabrini Ortiz, afín e inspirador del ideario del grupo, no formaba orgánica parte del mismo, pues se requería la membresía de la UCR para participar.

FORJA tuvo escasa participación en la vida política partidaria de la UCR, y su actividad consistió fundamentalmente en la realización de investigaciones político-sociales que se publicaban mediante "cuadernos", conferencias y debates que se realizaban en su famoso sótano ubicado en Lavalle 1725 de la ciudad de Buenos Aires, y actos callejeros.

Hacia 1940, la facción liderada por Dellepiane y Del Mazo pactó su reintegración a la conducción nacional de la UCR, y abandonó el movimiento. Aunque esto favoreció a la línea más radical, representada por Scalabrini Ortiz —quien se incorporó formalmente al eliminarse la obligatoria adhesión a la UCR— y colocó a Jauretche al frente, debilitó las bases del grupo. En 1943 se alejaría a su vez Scalabrini Ortiz.

Ante el golpe militar de 1943 que derrocó al gobierno fraudulento de Ramón Castillo, FORJA publicó un documento donde decía: "El derrocamiento del "régimen" constituye la primera etapa de toda política de reconstrucción de la nacionalidad y de expresión auténtica de la soberanía". Luego del 17 de octubre de 1945 y ante el llamado a las elecciones, FORJA anunció que sus objetivos se habían satisfecho y se disolvió.

FORJA desarrolló una propuesta fuertemente nacionalista, de denuncia y oposición al neocolonialismo. Difundiendo el lema de "Somos una Argentina colonial, queremos ser una Argentina libre", FORJA analizó y expuso los mecanismos económicos del neocolonialismo, así como el comportamiento ilegítimo de las empresas y capitales extranjeros en la monopolización de sectores claves de la economía.

En sus investigaciones FORJA analizaba en detalle las medidas económicas de los gobiernos de la Concordancia, como el pacto Roca-Runciman; la creación del Banco Central con el fin de que hombres ligados a los intereses financieros británicos controlaran el sistema monetario y financiero argentino; la organización de la Corporación de Transportes de la Ciudad de Buenos Aires para garantizar a las empresas ferroviarias británicas y sistema sin competencia; la oposición a la ruptura de relaciones con la Unión Soviética, pues esta podía significar un importante comprador de los productos agropecuarios argentinos. Uno de sus principios incondicionales fue el apoyo a la neutralidad argentina ante la Segunda Guerra Mundial.

Con respecto a las medidas de política interior adoptada por el gobierno, sostenían que el gobierno de Agustín Pedro Justo intervenía las provincias donde ganaban partidos opositores al gobierno, y que el salario y la desocupación habían empeorado.

FORJA denominó como "Estatuto del Coloniaje" al sistema de medidas económicas, políticas y sociales, nacionales e internacionales, que los gobiernos de la Concordancia adoptaron.

En gran medida FORJA inició una metodología socio-económica de análisis político, que se relacionaría pocos años después con la aparición de la Teoría de la Dependencia en toda América Latina. Si bien su impacto en la actividad política directa fue menor, su impacto en la cultura política argentina sería determinante en las décadas siguientes.

Fuentes:
# JAURETCHE, Arturo M. (1984). FORJA y la década Infame. A. Peña Lillo Editor. ISBN 978-950-517-009-8.
# JAURETCHE, Arturo M. (1984). Política nacional revisionismo histórico. A. Peña Lillo Editor. ISBN 978-950-517-007-4.
# SCENNA, Miguel Angel (1983). FORJA una aventura argentina (De Yrigoyen a Perón). Buenos Aires:de Belgrano. ISBN 950-577-057-8.

lunes, 27 de junio de 2011

Reunión entre la intendenta Clérici y el senador Betique



Esta mañana, la intendenta de Cañada de Gómez, Dra. Stella Clérici, y el senador por el Departamento Iriondo, Norberto Betique, se reunieron en el despacho Municipal con el objeto de acordar el compromiso de trabajar juntos los próximos cuatro años, en el caso de renovar electoralmente sus respectivos cargos, para lograr el bienestar de todos los cañadenses.



Estuvieron presentes el presidente del Concejo Municipal, Guillermo Virgili, los concejales Carina Mozzoni y Juan Carlos Tocalli, el delegado seccional de UPCN, Germán Matos; el sr. José Luís Lapiuma y secretarios y coordinadores del Departamento Ejecutivo.



En el contacto con la prensa se comprometieron a trabajar y gestionar en conjunto las siguientes obras: concreción del Acueducto que posibilite a cañadenses y a la región obtener agua potable de calidad; gestión de 10 millones de pesos para la concreción de pavimento urbano; Plan de 500 viviendas a ejecutar por el Municipio quien posee terrenos para tal fin; Plan Vial de Iriondo para que las vías de comunicación que unen a nuestra localidades sean seguras y estén en condiciones de ser transitadas; Coparticipación más equitativa; y el compromiso conjunto que el Presupuesto Provincial contemple como partida específica y con obligación de realización.

Panfleto de las puteadas opositoras. Por Orlando Barone

Ya no es el descarrío de la Carrió o el de Francisco de Narváez, o el de Mauricio Macri o de el Duhalde residual, o de Pino Solanas en el exilio del Plata; o el de Fernando Iglesias, Silvana Giúdice y Gerardo inMorales; o el de algún resabio de extremo abismo o de extremo idiota; o el de cualquiera que en su papel opositor ya esté avisado que el kirchnerismo sigue y que ellos, todos, por separados o amontonados, salteados o efímeros van seguir también. Pero detrás, a la saga. Porque a medida que se acerca octubre, y se haga más nítida la derrota que los posterga, los puteadores van a aferrarse a lo único que los calma; aunque vomitar deje un gusto ingustable en la boca.

Putean a coro con los grandes medios, que los instigan y arrastran a agigantar las puteadas, y ellos de puro serviciales las van aumentando de tamaño para no perder el porcentaje de micrófono o de cámara cuyo precio pagan ejerciendo en armonía el papel de puteadores.

De pronto algo les pasa. Y un ratito después de haber puteado mal se dan cuenta que con la repercusión fue suficiente y que queda hipócritamente bien arrepentirse. Pero ellos saben que no se aguantan sin putear al Gobierno. De putear a muertos y vivos, a pobres y ausentes, y aún de putear cuando no parece que putean. Si en lugar de puteadas se recargaran de ciudadanía política y abandonaran su papel de malos perdedores, de malos argumentadores, de malos entendedores de su tiempo, empezarían a sentir que lo razonable es asumir que la inferioridad no alcanza. Y que para recuperar la superioridad, hay que superarse reconociéndose inferiores y a lo mejor hasta de resignarse a serlo crónicamente.

Pero esto es pedirle agua destilada a la zanja; pedirle honradez a quienes han convertido lo que debería ser oposición honorable, en un puterío de ideologías y de alianzas de comité, de sectas, de negociadores y de tómbola. ¡Cómo han llegado a tanto de insignificancia política y a tanto de dialéctica puteadora! Y cómo consiguen su propia desilusión política cuando la política despierta otra vez ilusiones.

Por eso, a medida que transcurran los días van a seguir puteando con más intensidad y puterío; y cuando ya no les baste con putear contra nadie del Gobierno, cuando no les quede fantasma ni demonio sin inventar, se putearán entre ellos. Ya han empezado a hacerlo. Y ese será el único momento en que la puteada recíproca tendrá fundamento. Porque entre sí son merecedores del puterío al que adhirieron para no adherir a ser sensatos acompañantes del pueblo y del Gobierno

Y cuando ya no tengan más tiempo para putear en los medios con quienes integran el dúo opositor; y cuando las noticias dominantes y los escándalos putísimos tengan que ceder su lugar a la realidad del voto, no van a querer perder extendiendo la mano con grandeza, virtud que han elegido desconocer.

Ya van a ver en octubre. Van a perder puteando.

Ni el tiro del final les va a salir.

Basta con ver

Por Eduardo Aliverti

Habrá que observar cuidadosamente los aciertos y errores del tejido oficial que se corroboró.


Tanto la designación de Boudou como la integración de listas revelan, en primer lugar, una muy significativa pérdida de peso de las estructuras territoriales y sectoriales del Partido Justicialista, más lo que le toca a la CGT en igual sentido. Ya había sido un enorme aviso ubicar a Gabriel Mariotto en compañía de Daniel Scioli con todo lo que, por si fuera poco, el titular de Afsca escenifica como voz cantante principal de la ley de medios. Hay un reforzamiento impresionante de la autoridad presidencial, pero con un giro que deja muchos heridos en el PJ. Es por eso que debe mirarse con mucha atención el entramado de lo que, tal vez, ya pueda señalarse como la construcción de una fuerza basada en nuevos cuadros, gente más joven y paulatino desmontaje del aparato peronista tradicional. Algunos se animan a llamarla “cristinismo”. Y en parte por eso vale retroceder en la cronología de la semana hasta el anuncio presidencial de ir por la reelección. No pasa todos los días que un hecho tan ampulosamente obvio despierte reacciones propias de una sorpresa espectacular. Pues acaba de pasar.

Por razones de seriedad analítica, primero pongámonos de acuerdo en dejar de lado a Elisa Carrió. Enloqueció hace ya tiempo. Casi el mismo tiempo en que no se dedica a hacer política, sino a como quiera definirse esa manía de destruir todo lo que construye. Pero hasta ahí, con mucha benevolencia, podría considerarse que la rigieron serios problemas de carácter, capaces de impedirle tomar decisiones acertadas. El punto inflexivo ocurrió en el almuerzo con Mirtha, cuando, para estupefacción de la propia Legrand, aseveró que la impactante manifestación popular durante el velatorio de Kirchner fue organizada por Fuerzabruta. Desde esa afirmación, quedó claro que no se está ante alguien con propiedades mentales intactas. Ahora, al cabo del anuncio, señala que Cristina la engañó con su luto y sus lágrimas, tras haber insistido hace meses con el vómito a cuatro vientos de que la Presidenta no sería candidata porque es una incapaz para seguir gobernando sin su marido. Es improbable encontrar la forma de no juzgar que volcó completamente. Es tal la impotencia, la falta de respeto, el resentimiento, que se impone acordar en eso de que Lilita no hace política. Hace el show de frustración de quien no tiene nada que perder más que su conciencia. Algo similar le cabe a El Padrino; pero en su caso, más que de demencia, se trataría de decrepitud. Aseguró que en quince días se conocerán las verdaderas encuestas. A resultas de ello, es irrefrenable no asimilarlo a su ex socio, Alberto Rodríguez Saá, cuando en 2003, montado en el escrutinio de una mesa electoral de Necochea, previno sobre maniobras mediáticas que lo daban perdedor.

Si salimos del radio de acción de los platos voladores, Francisco de Narváez dijo que Kirchner eligió morirse antes que perder las elecciones. No pudo ampararse en que lo sacaron de contexto. A las pocas horas de tamaña barbaridad, quiso aclarar que no intentó ofender; pero dichos de ese tipo no tienen retorno. Cualquier manual de psicología barata explica los fallidos ostensibles, y estamos hablando de la reacción de un candidato a gobernador bonaerense, a pocas horas de certificarse que va Cristina. ¿Es eso lo que corresponde esperar de un aspirante con pretensiones? ¿Es todo lo que tiene para decir? ¿Y toda la artillería de la prensa opositora pasa solamente por lo escandaloso de que la Presidenta haya formulado el anuncio en cadena nacional? Sí, es así. Y da la medida de aquello que es lo único de que pueden asirse: el insulto, la ofensa, la elevación de lo baladí a argumento primordial, la corroboración de que muerto Kirchner les desapareció el atajo para mostrarse taitas. Tan es así, que ni siquiera pudieron apoyarse en alguna reacción adversa de la Bolsa, del valor de los bonos, de alarma en el establishment. Al contrario. Lo que ocurrió en esos ámbitos fue la tranquilidad, e incluso el entusiasmo, porque les va poco menos que mejor que nunca gracias al dichoso populismo que tanto denigran. Y si así no fuera, y tal como lo confiesan en su conjunto, secreteado, esos grandes actores de la economía prefieren la permanencia de quienes demuestran capacidad de mando. No quieren más helicópteros. Son conscientes de que, al revés de hace diez años, cuando lo inorgánico de la protesta social les permitió reconstituirse y asentarse en una transferencia de ingresos prodigiosa, a su favor, esta vez hay mucha polenta –mucha gente joven, sobre todo– que estaría dispuesta a defender el nunca menos.

A partir de ese último aspecto, merece observarse lo juiciosos que resolvieron ser otros referentes de la oposición. El hijo de Alfonsín; su postulante a vice; Hermes Binner, consultados todos sobre lo que harían con los grandes trazos de la economía, respondieron –por ejemplo– que de ninguna manera sería cuestión de desfinanciar al Estado eliminando las retenciones al agro. Y aclararon que la distancia, crecientemente acotada, entre inflación real y cotización del dólar, no debe ser resuelta con devaluación brusca. Es decir: un marco declarativo que no le deja espacio a locuras. De ahí en adelante, a la comandancia mediática opositora no le resta mucho más que agarrarse de artificios o realidades susceptibles de herir al Gobierno, pero no como afectación electoral: Schoklender, Inadi, Jaime, amigotes que ganan licitaciones de obra pública. O un título principal, de portada, el jueves, dedicado a vender el humo de que fue Cristina quien resolvió la asistencia de público riverplatense al estadio. La información no se aprecia fundamentada en la crónica. Nadie descarta que la Presidenta haya intervenido, por consejo del comité de seguridad futbolístico, en aras de una eventual disminución de riesgo incendiario frente a la probabilidad de que River perdiera la categoría. Pero la intencionalidad del título, claramente, fue que River tiene coronita, según lo que le hubiera correspondido tras los incidentes del partido en Córdoba. En función de eso, la apuesta a generar rencor. El dato, o la obviedad, sirven para testimoniar en qué tiene que gastárselas la jefatura opositora. Pino, para peor, se les salió de madre convincente y, no conforme con pretender que medio mundo se encolumne tras su efigie, acabó por dividir a toda su tropa. Una verdadera lástima, porque su espacio era el mejor para correr al Gobierno desde una izquierda moralista de apunte fiscalizador, noble, acumulativo.

Este gobierno o esta Presidenta en particular, no más que una firme pero moderada expresión de eso que se conoce como modelo inclusivo, equilibrador de algunas de las desigualdades sociales más profundas, actuante de la integración regional contra las eternas pretensiones del Imperio y sus adláteres, enfrenta desafíos tan grandes como la inexistencia de un destino que no sea el que se quiera construir. Hay una economía que continúa primarizada, dependiente en exceso de la demanda alimentaria de los chinos y sujeta en gran medida al intercambio automotriz con Brasil. Hay una clase dominante rapiñera y antinacional, sin perjuicio de su desconcierto. Hay los lobbies devaluadores, los gauchócratas insaciables aunque hoy llamados a silencio, las usinas del odio de clase. Hay la impericia de dejar ciertos campos orégano que esa contra, sólo provisoriamente, no sabe aprovechar. Y hay que un segundo mandato –o tercero, según quiera vérselo– es calculado a priori como el del desgaste inevitable. Mandan, por tanto, dos preguntas básicas. ¿Hay que prepararse para esa inevitabilidad, consistente en que Cristina terminará agotando junto con lo que representa o quiere imaginarse? ¿O hay que entrenar para que eso no ocurra, porque no es honesto entregarse a que una sola persona o unos pocos cuadros políticos, en el mejor de los casos, resuelvan por nosotros? Como sea, si falla esto que, como pudo o como quiso, se diferenció de los cantos de sirena liberales, la responsabilidad será de los que se sientan a esperar.

Por lo pronto, basta con ver quiénes son los furiosos, los embroncados y los ambiguos, para saber o intuir de qué lado hay que pararse.

miércoles, 22 de junio de 2011

Ángel, te necesitamos por unos días



Querido Angelito por cuestiones de edad no pude verte jugar pero Varilla, mi viejo, que sí te vio, me dijo que eras un grande. Que contra Boca los cagaste a goles, entrabas a la Bombonera con la nariz tapada y te bancabas todo.
También supe por los archivos que armaste grandes equipo junto a Ramón Díaz, a Passarella, al Nene Commisso, al Negro JJ, a Fillol y muchos más.
Hoy lo único que te pido es que viajes a Córdoba y que el sábado te des una vuelta por el Monumental. Avisale, allá en las estrellas donde vivís, a Pedernera, al Charro Moreno, a Lousteau, a Pipo Rossi, a Peucelle que bajen todos. Agarralo al viejo Amadeo, si ya sé que está viejito, pero llevalo igual.
Quisiera que sus espiritus iluminen a los pechos fríos que hoy juegan en River, y nos den una mano en esta etapa dificíl que nos toca vivir.
Por favor Angelito, te lo pido y millones de hinchas que nunca nos entregamos, que alentamos a muerte y nos aguantamos a los giles de Boca.

Cristina Fernández anunció que será candidata

martes, 21 de junio de 2011

Un 22 de junio Cañada de Gómez fue Ciudad Evita



Un 22 de junio de 1953, por una discutida ley promulgada por el entonces gobernador Luis Cárcamo, Cañada de Gómez pasó a llamarse Ciudad Evita.
Este destacado justicialista nacido en San José de la Esquina dirigió los destinos de la provincia desde el 4 de junio de 1952 hasta el 4 de marzo de 1955 cuando Santa Fe fue intervenida por el Gobierno Nacional siendo el Capitán de Fragata Ricardo Anzorena fue reemplazante hasta la caída del gobierno peronista.
No sólo el nombre de la ciudad cambió, por ejemplo calle Lavalle se denominó Juan D. Perón y calle Ocampo por Eva Perón mientras que el Parque Municipal también llevó el nombre del General.
El Intendente de la ciudad era el Sr. Tomás Celso Torres, el mismo que dio a conocerse a la población el fallecimiento de Evita suspendiendo una velada en el Teatro Verdi.
Antes de cumplirse el primer aniversario de su muerte, la senadora provincial Romilda Montoya de Desanzo contra viento y marea, logró pese a la oposición de algunos peronistas y los no peronistas que el 22 de junio se apruebe la ley n° 4394 donde se designaba Ciudad Evita a Cañada de Gómez.
Tres días más tarde, el intendente Torres por intermedio del Decreto N° 534 aceptó la nueva identidad del pueblo, decreto que fue enviado inmediatamente al Concejo de la ciudad para su aprobación.
Cómo bien decía antes, esta decisión no fue bien vista en muchos justicialista y ni hablar de los recordados "contreras" cañadenses.
En setiembre de 1955 cuando Juan Domingo Perón fue derrocado,el interventor municipal Teniente Coronel José Jaime Gómez volvió a la antigua denominación de Cañada de Gómez.
Lo que vino después fue la barbarie, el busto de Evita arrastrado por la ciudad -historia que merece otro informe- y cómo al igual que el General, 18 años de la plaza sin el busto. Fue durante el gobierno de Jorge Albertengo, en 1973, que restituido el busto a su lugar.
Ciudad Evita, una pequeña historia que aún en día genera divisiones.

Fuentes:
Archivo del Museo Histórico Municipal

Pablo Di Tomaso

lunes, 20 de junio de 2011

Manuel Belgrano y su devoción mariana


El creador de la bandera, fallece un 20 de Junio de 1820 a las siete de la mañana y se lo sepulta en el atrio del convento dominicano e iglesia de Nuestra Señora del Rosario. Será recién en 1903, también un 20 de Junio que se trasladan sus restos al mausoleo levantado en el atrio de la basílica de Nuestra Señora del Rosario, esquina Belgrano y Defensa, en la ciudad de Buenos Aires.

La Banda estruja el corazón



Que el gran Ermindo Onega, cuando concluyó el partido contra Lanús que condenó a River a la promoción y a dirimir su permanencia en primera con el cuarto de la Primera B Nacional, sintió un estruendo más fuerte aún que aquél que produjo el neumático que se reventó y lo llevó a la muerte. Me contaron que el cabezón Enrique Omar Sívori, con un vaso de whisky en la mano, se preguntaba en otro rincón, ¿Cómo es esto posible?

Muñoz, Moreno, Pedernera y Loustau se miraron perplejos. De aquella Maquina a esta máquina de demoler trayectorias, de enlodar prestigios, de una decadencia que lo llevó en el 2008 a terminar último, luego de haber sido campeón el mismo año, jugando un fútbol muy lejos de su historia. De esa historia que lo convirtió en el más grande club del fútbol argentino. El que obtuvo más campeonatos. El del mejor estadio. El que aportó más jugadores a las selecciones nacionales. El que más puntos sacó sumando todos los campeonatos desde que se inició el profesionalismo en 1931. El de una escuela y línea que se identificó con la mejor tradición futbolística argentina.

Me contaron que Carlos Peucelle le preguntaba desconsolado a ese gran periodista que fue Dante Panzeri, si las noticias que llegaban desde la tierra no eran una operación de prensa.
Que el gran Pipo Rossi, aquél que por sus gritos en la cancha se lo llegó a denominar “La voz de América”, se quedó afónico gritando desde el más allá, a un equipo sin fútbol y sin alma.

Al que la histórica camiseta le pesaba tanto que le inmovilizaba sus piernas, inhibía sus precarias condiciones futbolísticas y vaciaba sus pechos de todo fuego sagrado. Un técnico como Juan José López, el notable jugador JJ, cuyo miedo convirtió a un equipo endeble en uno de los tres peores del campeonato, aunque la actual tabla de posiciones lo dejé en mejor situación que aquella a la que lo condena el promedio. Él mismo designado por el presidente del club, nada menos que el Gran Capitán Daniel Alberto Pasarella, aquél que siempre iba para adelante, el defensor más goleador del fútbol argentino, el que conjugaba fútbol y garra. El que primero nominó como director técnico a Ángel Cappa, que cree que se puede jugar como el Barcelona, con jugadores poco habilitados futbolísticamente, a partir de cierto fundamentalismo ideológico.

Me contaron que desde las tribunas del Monumental, el príncipe Francescoli con sus impecables gambetas y disparos y el Beto Alonso, aquel que deslumbraba con la proverbial magia de su antológica zurda, no alcanzan a dirimir a que juega un equipo incapaz de dar tres pases seguidos.
Nadie me lo contó. Lo vi. Percibí una decadencia inexorable con una dirigencia que convirtió una pasión en el negocio de unos poquitos, vaciando al club económica y deportivamente.

Nombres como el José María Aguilar o de Mario Israel, con mucho prontuario y poco currículum. Con la venta de los mejores jugadores salidos de las inferiores y “reforzando” el equipo con picapiedras. Así se llego a un club técnicamente en quiebra con un plantel carente de figuras, que confunde fútbol con rugby, correr con jugar. Donde llegar al arco contrario es una aventura exótica. Y cuando por casualidad se concreta un gol, se lo empatan a los pocos minutos. A pesar de los cinco defensores y el doble cinco. Con volantes más preocupados por defender que por atacar y con uno o a veces dos jugadores que posan de delanteros. Se ha llegado al extremo de tener más confianza en que Quilmes último le ganara a Olimpo, y salvara a River, que éste derrotara a Lanús en su propia cancha.

Escribo sumando mis lágrimas al llanto de Walter Gómez, a la segunda muerte de Angelito, al desconsuelo de Ermindo, a la desesperación de Peucelle, a la estupefacción de Sívori , a la afonía de Pipo Rossi, a la perplejidad de la históricos componentes de la Maquina.

Hace sesenta años que una banda roja me cruza el pecho. Esa que hoy me estruja el corazón. Y con la convicción que si no hay un vigoroso cambio, una inyección de fe, intentar ser equilibradamente ofensivos, River está más cerca de la B y Belgrano puede acariciar la A.

No quiero que esto suceda. Pero la realidad actual me grita que lo que era una locura, sólo posible en una visión apocalíptica o una pesadilla febril, hoy perturba con su fétido aliento.

Ojalá que con lo poquito que tiene, la banda se desate y deje de estrujarnos el corazón.


Diario Registrado

Ella sufre en su mansión, yo sufro en los arrabales

Esto no es un homenaje a la canción de Ricardo Arjona, que particularmente no es de mi gusto un poco por sus letras complicadas y otro porque me recuerda a una persona maligna de mi vida que era fánatica del Richard.
Es querer comparar como Cañada vive en estos últimos tiempos, donde muertes sorprendentes, dudosas y sin explicaciones nos invaden desde hace un par de años o quizás más.
Desde los arrabales muchos obreros, amas de casas, estudiantes, niños y ancianos están condenados a beber un agua prácticamente intomable, con arsénico y con mucho olor a cloro. Creo que si desayunamos con lavandina nos hace mejor…
Mientras que los señores de alto poder adquisitivo sean los terratenientes, empresarios, directores de fundaciones toman agua purificada, agua mineral que hoy cuesta los diez litros una suma cercana a los 6 pesos. Si pensamos que cada ser humano toma en promedio 2 litros de agua por día en una familia tipo de 4 personas se necesitan como mínimo de $150 para beber agua saludable.
No sólo el agua diferencia a estos señores de elite con el pueblo, ni hablemos de la salud donde el Hospital de Cañada de Gómez desde que está el socialismo tiende a desaparecer, sin director, con la Región de salud desarmada para depender exclusivamente de la ciudad de Rosario como si esa gran urbe no tuviera problemas como para hacerse cargo de los nuestros.
Si un hombre de pueblo necesita un crédito, una ayuda económica o un fiado de 15 días, los señores te miran de reojo, te piden un análisis de sangre, ADN y antecedentes policiales mientras que esos señores lucran con muchas mutuales lavando sus dineros en negro sin que nadie le pida explicaciones desde donde proviene el dinero. Pero es más lindo decir: “¿De dónde este negro sacó la plata?” Mientras que si algunos de los señores de las mansiones trae sus valijas, comentan “¡Cómo progresa! Es un genio”
Esto es Cañada, no nos asustemos. Hace muchos años atrás, cuando las chicas del barrio sur venían al centro a dar sus vueltas al perro los muchachos del centro hacían una ronda y le gritaban “Ahí van las fáciles del sur”, y fue así que muchos de ellos terminaron casado con algunas de esas niñas. O acaso nos olvidamos que los bailes del Sport Club eran para cierto nivel social mientras que los humildes bailaban en la pista del Club San Martín. Y sí, la Cañada donde vivimos.
Durante décadas nuestros gobernantes tenían al barrio sur como el patio de atrás de la casa, hoy podemos decir que es la puerta de bienvenida y es importante la decisión política de Clérici de hacerlo así, darle la importancia que le corresponde a un sector de la ciudad eternamente marginado.
Otro caso de discriminación cañadense, cuántas veces escuchamos que dicen que a cierta hora el centro de la ciudad es intransitable por la cantidad de “negritos” con gorritas que hay caminando. Es increíble pero nunca escuché a esa Agrupación de Derechos Humanos hacer una campaña de convivencia entre ambos sectores. Es que los de gorrita para ellos no serán humanos???
Así es Cañada, una ciudad gorila por excelencia, donde cualquiera es Gardel sin hacer nada y quiénes trabajan día a día para construir una ciudad mejor y pujante son criticados por vulgares personajes de la oscura urbe.

viernes, 17 de junio de 2011

Estimado Gordo de la heladera

Me dirijo a vos, si a vos, que te la pasas llorando por micrófono que te dan. ¿Qué miedos tenés de mi persona? ¿Me queres echar la culpa de tu mal desempeño como empresario? ¿También es mi culpa que te entregaron plata adelantada de un producto y nunca se la entregaste?
Yo tengo muy buena memoria, y me acuerdo cuando ibas al Comité del radicalismo a pedir tu limosna, también me acuerdo porque te enojaste conmigo fue por no darte publicidad en el 2007 a tu revista. Es que en realidad darte la plata que pretendía a vos que solamente te leen cuatro personas era como tirarle margaritas a los chanchos.
También me acuerdo como lo cagaste a Luis, mi recordado y querido amigo, cuando junto a él y por culpa tuya echaron a muchas personas de la APDH.
Cómo candidato lograste sacar apenas un puñados de votos, mucho menos de los que saqué yo.
A vos te bancan ciertos políticos que aferrados al poder le dan plata a cualquiera en pos de destruir una ciudad pujante y en crecimiento.
No me molesta que me digas traidor, vendido, funcionario K, etc., etc. Yo sigo siendo el mismo, trabajo para mi ciudad de lunes a lunes y a vos hace años que te veo al pedo, de bar en bar. ¿Me podes explicar de que vivís?
Es muy gracioso ver como la Agrupación, que integran cuatro personas, que dos de ellas son familiares tuyo hacen una carta para defenderte.
Es muy cómico verte llorar, nadie te creé.
En los 70 fuiste Dragoneante, en los 80 fuiste del Partido Intrasigente, en los 90 fuiste candidato en una lista que llevaba a Menem como conducción, ahora sos de Pino Solanas, y quizás mañana seas… depende de quién ponga.
Te repito gordito, yo levanto las banderas de Alem, Yrigoyen, Lebenshon, Perón, Evita, Illia, Frondizi, Raúl Alfonsín, Néstor, Cristina líderes que levantaron a un país de las ruinas, defensores de los humildes, porque quizás vos ni sepas que significa el guardapolvo blanco en los colegios, el voto universal, el voto femenino, el aguinaldo, las vacaciones, el Juicio a las Juntas, la libertad, la democracia y la igualdad.
No es mi culpa que los dirigentes radicales desde el 2007 hasta ahora se fueron con los grandes grupos económicos defendiendo a la derecha perversa y asesina de la Argentina. Por eso me fui, porque yo no traiciono mis convicciones y mis ideales.
Y por sobretodos las cosas soy cañadense, y orgullosamente cañadense. Cómo deportista he representado a mi ciudad muy correctamente y en forma destacada.
En 2009 me suma a este gobierno que cambió el rumbo de una ciudad que era gris, opaca y sin futuro. Hoy me siento parte de ese camino de transformaciones que comenzó Stella Clérici, a la cuál estoy muy agradecido que haya confiado en mi persona, y seguire sumando un grano de arena más por día a este cambio que lleva adelante esta gestión municipal.
Entonces gordito, deja de llorar, de acusarme de cosas ilógicas. No sé como te da la cara para participar de cursos religiosos, es como ver a Videla comulgar.
La diferencia entre vos y yo, está en la calidez humana y en la honestidad. Yo miro a las personas de frente porque no le debo nada a nadie.
Punto final, adiós.

miércoles, 15 de junio de 2011

Periodismo y dictadura: Enrique Vázquez le responde a Lanata

Todo comenzó con el repaso que 678 hizo sobre el paso de Chiche Gelblung como director de la revista Gente durante la última dictadura. Ese días, el periodista Enrique Vázquez participó del programa sumando criticas. Enfurecido, el actual conductor de radio Mitre respondió rápidamente. Pero al duelo se sumó Lanata que tras su choque con Aliverti salió en defensa de Chiche a través de su columna en el diario sensacionalista de Perfil. La respuesta de Vázquez a la columna de Lanata, no tardó en llegar:

“Te conocí cuando llegamos con Silvia Puente, Hugo Paredero, Diego Bonadeo y Alicia Cuniberti a Radio Belgrano, el 10 de diciembre de 1983. Vos ya estabas en la radio como jefe del turno tarde del noticiero. El director de la radio era el coronel Stornelli -padre del fiscal federal-, que fue sustituido por Daniel Divinsky en abril del ’84, Tu primer trabajo en la Belgrano “democrática” fue como movilero de “Nuevos aires”, el programa que yo conducía. Después, cuando se incorporó Aliverti con “Sin anestesia” en la primera mañana, comenzaste a trabajar con él. ¿Te acordás de todo esto? Supongo que sí.

Lamento que para aludir a mi desempeño profesional hayas tomado como única fuente informativa a un personaje estragado por la cocaína, acusado de pedofilia por su propia esposa y que profesa hacia mí un odio cuyos motivos jamás comprenderé. Te cabe el curioso mérito de haber sido el único colega que se hizo eco de sus acusaciones, a pesar de que trató de difundirlas por cuanta redacción existe.
Un buen periodista, como lo pretendías ser vos, tendría que haber cotejado las fuentes antes de propalar infundios.

Supongo que también aceptarás el principio periodístico de no recortar arbitrariamente una nota para usar en desmedro del autor sólo una parte del todo. La foto con Pinochet acompañaba un reportaje de 2 páginas, cuyo contenido omitiste, y en las 2 páginas siguientes iba un reportaje nada menos que al presidente de la Vicaría de la Solidaridad chilena, la única oposición al régimen y lugar de amparo para los perseguidos políticos.

Ví que tergiversaste los hechos con respecto a Eduardo Aliverti (él no era dueño de la productora que nos pagaba los honorarios) de modo que ya no sé qué pensar de vos: si sos el hacedor de los noticieros de los milicos, o el militante del PC que se trosqueó tras el “16 Congreso”, o el fabulador del reportaje al almirante Mayorga. En cualquier caso, te pido que rectifiques los comentarios sobre mí, porque jamás entrevisté a los miembros de la CIDH, ni fui el editor de ninguna tapa de “Somos”, revista a la cual fui a trabajar después de ser redactor de Política internacional en “La Opinión” cuando secuestraron a Jacobo Timerman y de la que me echaron por realizar actividades comunistas; que eran ciertas: habíamos formado una célula con Alberto Catena (hoy en el periódico Acción) y con Luis Alberto Frontera (hoy en Radio Nacional y en una revista de esta misma editorial).

Como dato marginal, te cuento que en el programa “Con sentido público”, en el cual hago un modestísimo micro de 4 minutos semanales sobre Seguridad democrática, trabaja tu ex esposa, Andrea Rodríguez, una periodista de enorme capacidad profesional, en la que deberías inspirarte”.

En su columna de Libre, Lanata había escrito bajo el título Bernardos 2: “Si bien Gente fue una de las columnas del aparato periodístico de la dictadura, Somos era la frutilla del postre: más elitista y enfocada exclusivamente en la política, formó parte del festín de los servicios de inteligencia de los años de plomo. Para el ex director de El porteño, Gabriel Levinas, Somos fue ‘El órgano oficial del ejército Argentino’. Levinas recopiló hace un tiempo aquellos años de ejercicio “profesional” de Enrique Vázquez en un editorial de Radio Cooperativa: Vázquez, como secretario de redacción, fue responsable de aquella tapa – Un país que cambió – donde el dictador Videla gritaba eufórico el triunfo del mundial 78. ‘En el número 157 de 21 de septiembre de 1979’, sigue Levinas, ‘Vázquez entrevistó a uno de los integrantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que visitaba la Argentina: ¿que vienen a hacer acá?, ¿Están al tanto de la campaña anti Argentina en el exterior?, ¿La Comisión dirá que aquí se vive normalmente?’”.

El ex director del fugaz diario Critica de la Argentina reseñó además que “al año siguiente (Vázquez) entrevistó al General Augusto Pinochet; de aquel encuentro se conserva una foto en la que ambos, sonrientes, se estrechan la mano. Recuerda Levinas que Vázquez en aquellos años publicó notas que elogiaban las dictaduras de El Salvador y Guatemala, y donde se fustigaba a los Sandinistas”.
Diario Registrado

La voz de Hebe



1 La voz de Hebe se levantó cuando la mayoría callaba. La inflexión intempestiva de su palabra, nacida del dolor, reivindicó la dignidad en un país amasado por la mayor de las indignidades y por las diferentes formas de la complicidad. Hebe fue un grito que rompió el muro del silencio. Fue una voz destemplada e injuriosa como sólo sabe amasarla el habla popular que no buscó eufemismos para golpear en el corazón de la injusticia y del terror, pero que tampoco se calló cuando, ya en democracia, muchos exigían cerrar los expedientes de la dictadura. Hebe ha sido y sigue siendo, junto a otras voces de otras madres y abuelas, la conciencia de los silenciados, la palabra de los asesinados, la irreverencia de los que no se sometieron al poder ni aceptaron la irreversibilidad de la historia que se ofrecía como una política del olvido y la reconciliación.

Hebe, como las otras Madres y las Abuelas, y eso más allá de sus discrepancias que han sido duras a lo largo de los años, constituye lo mejor de nosotros mismos, el gesto de la rebeldía en aquellos momentos en los que pocos se atrevían a desafiar a los perros de la noche. Hebe no es Sergio Schoklender, ella no se deja capturar por el discurso de los canallas que se montan en una relación desdichada nacida de vidas dañadas por un mal que asoló al país para descargar su batería de miserabilidades contra las organizaciones de derechos humanos y contra el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Hebe, en su lenguaje directo y muchas veces cargado del barro del habla popular, allí donde el insulto reemplaza a la venganza pero reafirma la condición juzgadora que no acepta las componendas ni las políticas del olvido, ha dirigido sus dardos contra la impunidad y no ha dejado nunca de señalar a los responsables y a los cómplices del terrorismo de Estado. Ella ha sido y sigue siendo una voz que acusa a los profetas de la memoria corta, a los adalides de reconciliaciones fundadas en el borramiento de las responsabilidades.

Contra esa voz se ha organizado una campaña brutal y despiadada que viene ocupando las tapas de los principales diarios y las intervenciones del ejército de periodistas que parecen disfrutar la profunda amargura que atraviesa este momento de la vida de Hebe. Ellos están satisfechos, han esperado pacientemente su turno como las hienas que no han hecho ningún esfuerzo y que sólo se preparan para lanzarse contra la víctima inerme. Pero se equivocan. No conocen a Hebe ni la significación de su nombre y de su voz en el interior de la vida argentina. Nunca comprendieron quiénes fueron esas madres “enloquecidas” que giraron alrededor de la Pirámide de Mayo exigiendo la aparición con vida de sus hijos e hijas. Nunca creyeron que ese puñado de mujeres indefensas, débiles en apariencia, hubieran podido desafiar al poder más horroroso y homicida que se desplegó, durante años, en nuestra tierra, mientras los actuales adalides de la libertad de prensa se apresuraban a festejar y sostener a la dictadura.

Y ellas, sus voces, entre las que estaba desafiante y potente la de Hebe, estuvieron allí para salvar al país de su peor miseria: la del silencio absoluto, la de la complicidad abrumadora. Ellas nos recordaron que existían los resistentes y que entre los pliegues de un territorio abrumado por la represión emergían los rostros de quienes se cubrían con unos pañuelos blancos en los que habían escrito, con letra temblorosa y dolida, los nombres de sus hijos desaparecidos. Ellas han sido el agua pura en medio de la ciénaga contaminada. Ellas hablaron cuando los grandes medios de comunicación –los mismos que ahora se lanzan contra Hebe y contra lo mejor de una historia que fue impiadosa con ella y con sus hijos– se callaron. Cuando, peor todavía, eligieron ser cómplices de la mentira y del horror. Y la voz de Hebe, con su intemperancia, con su radicalidad que parecía excesiva, con sus inflexiones atravesadas por lo inclaudicable de una lucha sin reclamos de violencia ni de venganza por mano propia, estuvo siempre ahí para injuriar cuando la injuria se convirtió en la única garantía de una memoria amenazada por los cantos de sirena de aquellos que proclamaban que ya era llegado el tiempo de mirar hacia adelante sin rencores ni reproches. Dura, exagerada, inclemente, extrema, caprichosa, injuriosa como sólo sabe injuriar quien fue brutalmente dañado, todo eso ha sido la voz de Hebe.

Pero también ha sido una voz de la memoria, de la recuperación de valores que fueron pisoteados por el odio de los poderosos, de una militancia infatigable que buscó reconstruir los puentes con los jóvenes y con los humildes en nombre de las voces desaparecidas de sus hijos que volvieron a encontrarse con la historia y con las nuevas generaciones a través de la voz de las madres. Una voz que, nacida de una historia quebrada y dolorosa, también supo y sabe de equivocaciones que no podían ser ajenas a la extraordinaria dureza de una travesía sin mapas previos ni certezas probadas, pero que siempre actuó desde la profundidad de una convicción inclaudicable cuando la mayoría miraba hacia otro lado: la convicción de luchar contra viento y marea por la verdad y la justicia en una tierra arrasada. Impudicia de quienes intentan aprovecharse de un daño infligido por quien traicionó confianza y generosidad, para arrojarse, como aves de rapiña, sobre la voz de Hebe.

2 Una voz, entramada con otras voces inaudibles para la mayor parte de los argentinos, que se alzó contra la violencia que se cebó en miles de cuerpos de hombres y mujeres que fueron arrasados por una represión alucinada por mentes febriles para hacer del país una tierra para pocos en la que no quedaría ni siquiera el recuerdo de sus rebeldías y de sus resistencias. Los esbirros del ’76 creyeron que su política de arrasamiento y de terror terminaría por minar hasta el nombre de aquellos que lucharon por la igualdad y la justicia. No imaginaron, ni siquiera en sus delirios pesadillezcos amparados por la noche del horror, que un puñado de madres enloquecería su estrategia de sometimiento y de olvido. Nunca creyeron que serían desafiados por quienes sólo tenían su dolor y su amor inconmensurable como armas para confrontarlos. Las creyeron “locas”, alucinadas caminantes de rondas fantasmagóricas a las que muy pocos argentinos siquiera les prestaron atención mientras el país se preparaba para el Mundial de Fútbol y para el jolgorio de la plata dulce. Creyeron que nadie se atrevería a rebelarse contra la impunidad de un poder desenfrenado en su capacidad destructiva. Se equivocaron. Ellas insistieron incluso después de que las garras homicidas desgarraron los cuerpos de algunas de las primeras madres que se atrevieron, más allá de toda valentía, a gritar su dolor y a exigir por la vida de sus hijos e hijas.

Una voz de la dignidad que reclamó para sí el derecho irrenunciable a injuriar a quienes habían cometido el peor de los crímenes y a aquellos que, disimulando sus complicidades, quisieron, una vez acabada la noche de la dictadura, bañarse en las “aguas puras” de una inocencia agusanada. Hebe recordó, nos recordó, que las voces de los insepultos seguían allí, entre no- sotros, clamando por una justicia que se les negaba mientras el mismo gobierno democrático que en un principio había juzgado a los principales responsables después retrocedió impulsando las leyes de la impunidad que confluirían con los vergonzosos indultos del menemismo. Hebe, con sus palabras roncas, duras, extremas, injuriosas, inclementes y atravesadas por los ecos de Antígona, nunca se calló, siempre estuvo ahí exigiendo una justicia que parecía imposible. Supo de desencuentros con las otras madres, pero también supo de un empecinamiento que golpeaba duro contra las formas encubiertas de la complicidad sabiendo, como lo sabía alguien que se forjó a sí misma desde el dolor y la fuerza intempestiva que nació de la ausencia de sus hijos, que muchos de los que actualmente se ofrecen como defensores de los derechos humanos y de la transparencia republicana fueron cómplices de los perros de la noche, sacerdotes mediáticos del culto a la muerte que dominó los años de la dictadura.

Su odio, el de los cómplices, esperó con paciencia el momento para descargarse contra esa voz profética que incomodó desde siempre no sólo al poder sino, también, a una sociedad que prefería el olvido y la desrresponsabilización. Hebe siempre les recordó sus bajezas y sus negociados. Nunca dejó de gritarles la impudicia del encubrimiento ni la cobardía de tantos buenos vecinos y vecinas que siguieron viviendo sus vidas mientras el país era un infierno y que luego declararían su absoluto desconocimiento ante el horror que se desarrollaba delante de sus ojos. Hebe alteró siempre la buena conciencia de miles de argentinos empapados de inocencia. Y eso, Hebe lo sabe, no se perdona. Ni ayer ni hoy.

Por todo eso fue también su voz la voz de un sueño; la búsqueda de alguna forma de reparación y no sólo el testimonio de un dolor inconmensurable y sin redención. Ella soñó junto a otras madres con un proyecto que les permitiese construir vida y dignidad donde había desolación y miseria. Creyó que sus pañuelos podían encontrar otros sentidos y otras prácticas. Su decisión, y el arrojo para llevarla adelante, fueron acertados, algo que sólo podía salir de una fuerza nacida de lo más profundo de cuerpos débiles y ajados por las terribles pruebas de la vida. Hebe, su voz, se volvió a levantar para construir dignidad. Y esa decisión no queda entredicha ni es cuestionada por la acción envilecida y traidora de quien o quienes recibieron, cuando nunca lo hubieran imaginado, el amor de Hebe.

La prensa canalla está cebada. Cree, de la misma manera que lo creyó durante el conflicto con el “campo” o durante las semanas posteriores a las elecciones de junio de 2009, que encontró lo que estaba necesitando para horadar al Gobierno lastimándolo donde más le duele. Cree que la fortaleza de una anciana de 83 años está debilitada y a punto de desmoronarse. Se preparan, con su eterna mezquindad y sus escribas a sueldo, para tomar por asalto la causa de los derechos humanos. Sus mandíbulas están abiertas y despiden el aliento fétido de la revancha, esa que persiguen desde el día del retorno de la democracia. Pero se equivocan una vez más. Hebe, ahora, somos todos los que seguimos soñando con una sociedad más justa. Ya habrá tiempo para hacernos cargo de lo que ha significado Schoklender, tal vez el más pérfido Caballo de Troya que el azar y los componentes malditos de una historia de horror supo introducir en el seno de quienes con valor inconmensurable resistieron todas las tormentas del mal. Si existe una causa sagrada e inviolable en un país que supo conocer todas las formas de la injusticia, esa causa ha sido y sigue siendo la de las Madres de Plaza de Mayo (sea la de la Asociación o la de Línea Fundadora que, a los ojos de la historia, son iguales en dignidad y en coraje). Por eso, hoy, ahora y siempre... todos somos Hebe.

Por Ricardo Forster *
*Doctor en Filosofía, profesor de la UBA y la UNC.

Comenzó el debate sobre tierras a pesar del boicot de la oposición

El ministro de Agricultura Julián Domínguez subrayó que se trata de “un recurso estratégico” y pidió a los legisladores un rápido tratamiento. Los representantes del PRO, la UCR y el PJ disidente faltaron a la cita.



La tercera fue la vencida. Pese a la ausencia casi total de la oposición y tras dos convocatorias fallidas, la diputada Vilma Ibarra logró convocar a la Comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados, y con la presencia del ministro de Agricultura, Julián Domínguez, se puso en marcha el debate sobre el proyecto enviado por el Ejecutivo nacional para restringir la extranjerización de la tierra.
El ministro aseguró que “con esta propuesta se trata de darle a la tierra un tratamiento distinto al de la inversión porque se trata de un recurso estratégico no renovable y hay que proteger la titularidad de los argentinos sobre ese recurso”, y les pidió a los legisladores celeridad a la hora de tratar el proyecto.
Dentro del equipo técnico que acompañó a Domínguez se encontraba el abogado constitucionalista Eduardo Barcesat –uno de los redactores del proyecto de ley– quien hizo especial hincapié en la necesidad de sancionar la norma de manera urgente. “Hay una urgencia dramática en este tema para poder asegurar el correcto acceso al alimento de la población argentina y colaborar en el alimento de la población mundial”, enfatizó Barcesat.
El concepto de Barcesat fue reforzado por el ministro, quien subrayó que “estamos ante un bien que jurídicamente hay que cuidar. Nos parece que el recurso tierra pasó a ser de tanto interés como la zona de frontera o las áreas de seguridad nacional, al igual que el recurso agua. Quien maneje la titularidad del dominio de la tierra va a manejar para los próximos 40 años el principal recurso para proveer de alimentos para el mundo. Lo que digo es que la tierra se ha convertido en un recurso estratégico nacional al cual hay que tratar de manera diferente.”
La ausencia de las comisiones de Asuntos Constitucionales, presidida por la peronista disidente Graciela Camaño, y de Agricultura, presidida por el radical Juan Casañas, no permitieron profundizar el debate. Asimismo, la ausencia de los representantes del Peronismo Federal, de la Unión Cívica Radical y del PRO en la Comisión de Legislación General tampoco permitió que se avance en una agenda común.
Ante la reticencia a dar el debate, Ibarra aseguró: “Voy a pedir la unificación de los giros de los 14 proyectos. Creo que las diferencias se van a zanjar, porque casi todos los bloques han presentado proyectos, pero necesitamos la vocación, sobre todo, del presidente de la Comisión de Agricultura, del diputado Casañas, que no han convocado a la comisión y no quiere participar de una reunión conjunta. Esperemos que una vez unificados los giros podamos hacer una reunión plenaria, emitir dictamen y tratarlo en el recinto antes de fin de año.”
Tiempo Argentino

martes, 14 de junio de 2011

Atropellados, mentirosos, nerviosos y perdidos.



En estos locos aires contaminados con cenizas volcánicas los referentes del Frente Antiprogresistas, Incívico y Antisocial de Cañada de Gómez, los concejales Rógani y Chale volvieron a gritar por los medios de comunicación sus pensamientos antidemocráticos.
En el día de ayer, por un medio de comunicación local estos señores repitieron que de obtener mayoría en el Concejo la actual Intendenta Municipal se debería cerrar el recinto legislativo. Poniendo de manifiesto la actitud democrática de los ediles opositores de la ciudad.
Si revisamos los números de la última elección interna, esta manera de trabajar apenas la apoyan un puñado de cañadenses.
Según dicen estos muchachos presentaron casi un centenar de proyectos, de los cuáles ninguno de ellos son obras o cambios para la ciudad. La mayoría, son anticonstitucionales o frenan el ritmo de crecimiento de la ciudad.
Los cañadenses hasta cuando vamos a tolerar que estos señores sigan mintiendo alevosamente, denunciando cosas inciertas contra la gestión municipal. Estos usurpadores de un partido que desde su base defendía los derechos de los humildes, hoy revolcados a la derecha con Alfonsín - González Fraga y los grupos económicos.
Usted sabe cuánto cobran por mes estos señores? Sus sueldos superan los $4.000.
Saben cuántas horas trabajan por semana? Apenas lo que usted trabaja en un día.
Usted los encuentra en el Concejo? Muy pocas veces los encuentran, ya que pasan sus mañanas en el café mientras centenares de personas trabajan en el Municipio para hacer de Cañada una ciudad grande.
Rógani integra las comisiones de Obras Públicas y Seguridad, Salud y Medio Ambiente y preside la Comisión de Desarrollo Productivo. ¿Alguna vez lo escuchó hablar seriamente de algunos de estos temas?
Chale integra la Comisión de Hacienda y Cuentas y preside la Comisión de Obras Públicas y Seguridad. Imposible que este chico entienda algo, ya que en sus 28 años jamás trabajó.
Yo le hago una pregunta a usted.
¿Qué haría su patrón si usted no iría a trabajar?¿Le pagarían el sueldo?
¿Y si usted es empresario, cuántas horas le dedica a su empresa?

domingo, 12 de junio de 2011

Viedo Aniversario 75 años Colegio Superior F. Ameghino "EL NACIO"

Antonio Rico Las facturas apócrifas que involucran a Miguel Del Sel ...

“Buscan la oportunidad para disolvernos”



“Tratan de dividirnos, de que nos desconfiemos”, asegura Estela de Carlotto. La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo dice que se sorprendió al ver declaraciones suyas en la tapa los diarios Clarín y La Nación con las que supuestamente acusaba a la presidenta de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, de estar comprometida en los delitos por los que fue denunciado el ex apoderado de la Fundación de las Madres Sergio Schoklender. “Deformaron lo que dije, lo tergiversaron con mala intención”, explica. No niega las diferencias que tuvo y mantiene con Bonafini, pero también destaca la historia en común. Y está convencida de que hay una campaña para enemistar a los organismos de derechos humanos y obstaculizar las políticas implementadas en ese área. En el mismo sentido, Abuelas junto con Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas e HIJOS (Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio) dieron a conocer un comunicado en el que señalan que “la lucha por la Memoria, la Verdad y la Justicia no puede ser manchada ni atacada por ningún grupo económico ni político que intente desprestigiar el arduo y comprometido camino que hemos recorrido en más de treinta años” (ver aparte).

Carlotto habla con Página/12 después de haber sido presentada como jueza y fiscal de Bonafini. Explica que luego de que se conocieran las denuncias contra Schoklender no quiso opinar sobre el tema a pesar de los insistentes llamados de distintos medios, pero que decidió decir algo cuando escuchó que algunos periodistas o presentadores de radio y televisión no diferenciaban a las Madres de Plaza de Mayo que lidera Bonafini de Abuelas de Plaza de Mayo, institución de preside: “No es que por aclarar yo estuviera responsabilizando ni juzgando a nadie, simplemente quería decir que somos dos organizaciones distintas y que el momento que estamos pasando es muy doloroso para nosotros también, porque todo lo que concierne a un organismo de derechos humanos nos afecta a todos. Somos todos parte de una historia. Tenemos en común el haber iniciado hace tantos años una lucha con un dolor muy grande”.

La presidenta de Abuelas sostiene que “lo que dije es que, confiando en la Justicia, lo que esperamos es que se aclaren las responsabilidades de quienes cometieron delitos. La propia dirigente del organismo los denuncia. Pero cuando yo hago esas declaraciones, sin acusar a nadie, la prensa que está buscando la oportunidad agazapada para ver cómo puede desunirnos, disolvernos, atomizarnos y además directamente quienes involucrar la gestión del Gobierno, tergiversan los dichos, los ponen en otro contexto, los aíslan y ponen palabras que no son ciertas. Son medios que no nos convocan absolutamente para nada para hablar de cosas que son inherentes a Abuelas, como la búsqueda de nuestros nietos, no cubren juicios ni restituciones con la repercusión con que cubren estas cuestiones. Ahora hay un aprovechamiento de un momento tan duro, y que todos estamos expectantes de que tenga un final deseado, que se esclarezca todo, que se sepa qué responsabilidades hay y tratan de enfrentarnos entre nosotros, los compañeros de ruta.

–Las diferencias entre los organismos de derechos humanos existen. Pero si uno se rigiera por lo que publicaron algunos medios, parece que se están acusando entre ustedes.

–Tratan de dividirnos, de que nos desconfiemos, que nos reprochemos. En una historia de 34 años no tuvimos siempre las mismas opiniones. Hemos discutido, hemos resuelto las cosas y seguimos juntos. De ninguna manera esto va a romper una amistad, ni un afecto de tantísimos años. Lo siniestro es que quieren con esta situación entintar las gestiones tanto de Néstor Kirchner como de Cristina, que fueron las que más hicieron por reconocer nuestra historia, de respetarla y darnos respuestas de manera permanente sobre lo que queremos, como verdad, memoria y justicia.

–¿Para usted el objetivo es electoral o hay una intención de obstaculizar, por ejemplo, los juicios contra los represores?

–Hay un motivo electoral. Lo que quieren es desprestigiar la gestión de Cristina, como lo han querido siempre, sólo que ahora hay una campaña muy fuerte para que la gente que no tiene acceso a la lectura fina de la historia haga alianza con esas infamias y que esto tenga un resultado en las elecciones. Están peleando para que no se ponga en vigencia la Ley de Medios. Es un ataque a un proyecto de país. Y sobre los juicios, también, porque todos ellos han estado juntos desde la época de la dictadura, para poner un ejemplo, Clarín con Papel Prensa y (Jorge Rafael) Videla. Todos estos que estamos buscando como responsables del genocidio, de una manera u otra han sido partícipes de la apropiación de bienes, de concentración de poder en lo mediático. No quieren que hablemos, no quieren que se juzgue, no quieren que encontremos niños, porque, justamente, están en este momento en el tapete dos criaturas, un hombre y una mujer hoy, que pueden ser los nietos que buscamos, en poder de la dueña de un monopolio.

–De todas formas las denuncias contra Sergio Schoklender existen, la misma Hebe de Bonafini las respalda, ¿cuál es su postura sobre ese tema? Para que quede claro...

–En principio nadie tiene derecho a juzgar a las personas si no existen las pruebas contundentes. Creemos, por lo que la propia Hebe dice, porque ella misma los denuncia, que hay un grupo de 16 personas que serían responsables de los delitos de los que se los acusan. Ella dijo abiertamente que se iba a avenir a lo que la Justicia resolviera. No niega que se investigue y, lógicamente, si está exenta de esto nada la va a tocar. No tenemos que acusar injustamente pero tampoco endiosar, porque todos somos seres humanos. La exageración en cualquier sentido no es buena. Somos nada más que mujeres en lucha.
Por Victoria Ginzberg para Página 12

Carta de Víctor Heredia a Hebe de Bonafini, Madres de Plaza de Mayo

Hebe, la compañera.


Ochenta y tres años tiene la compañera, la madre que perdió a dos de sus hijos y a su nuera a manos de la intemperancia política, de los duros, los mesiánicos, los adalides de las asonadas, porque no fue sólo de los militares la dictadura que nos rompió el corazón a todos los argentinos. Hubo otros cómplices que callaron a sabiendas, otros que impulsaron la matanza a favor de oscuros intereses y otros que por inocencia y desinformación ignoraron lo que sucedía, pero los que nunca serán juzgados son aquellos que intuían que algo pasaba y prefirieron quedarse quietos, ignorando los gritos indubitables de los torturados y la agonía de los arrojados al mar, de las embarazadas asesinadas después de su maternidad.

La compañera, junto con otros compañeros y compañeras, salió a la Plaza de Mayo a gritarnos en el rostro que había que unirse para tratar de rescatar a los secuestrados y juzgar a torturadores y asesinos. Esa mujer sencilla, común como mi propia madre, apenas leída y de lengua rápida y popular nos mostró el camino a todos, a los pusilánimes y a los indecisos, a los distraídos y a los inconscientes de toda conciencia ciudadana, humana y solidaria. No tuvo empacho en negar la dádiva del estado: doscientos cincuenta mil dólares por cada hijo asesinado.

Es decir que se negó a recibir 750.000 dólares, si incluimos a su nuera, porque consideraba que con la sangre derramada no se negociaba, otros no pudieron resistir la tentación, pero Hebe es así de taxativa con su ideología y su dolor. Esa misma Hebe borró el nombre de los suyos del pañuelo, para indicar que luchaba por los hijos de todos.

Hoy no entiendo la postura de quienes fueron sus compañeros de ruta tanto tiempo y, aunque acepte y comprenda diferencias y desacuerdos que no vale la pena enunciar aquí, debo decir que entre todos, poco tiempo atrás, siempre tratamos de zanjar esas instancias, porque está claro que el camino hacia la verdad es difícil y está plagado de trampas, engaños, zancadillas y somos conscientes de ser falibles, podemos equivocarnos en los análisis y en las propuestas y aprendimos por experiencia a sacar fuerzas en conjunto, para ayudar a esclarecer al equivocado, para levantar al caído y no exponerlo a los buitres, mucho menos aceptar que se lo inculpara gratuitamente, lo que no quiere decir tergiversar, tapar, ocultar sino defender la verdad, sobre todo cuando la acusación pretende poner en tela de juicio la lucha por los derechos humanos en todo su conjunto.

Eso suelen hacer los verdaderos camaradas, los compañeros. Todo ello nos hizo mejores cada día, más sensibles, abiertos, capaces de manejar inteligentemente las pocas oportunidades que brinda esta terrible realidad, el cerrado egoísmo del sistema, para avanzar en el proyecto común, popular y colectivo.

Hoy lamento decir que algo nos pasa, algo doloroso, incomprensible, pero también absolutamente peligroso para todo lo avanzado cuando no defendemos abiertamente, desde organismos similares, a quien sólo trató de seguir los pasos que le marcaba la sangre derramada de sus hijos: ser útil al prójimo, ayudar haciendo casas para los más humildes, hospitales, salas materno-infantiles, escuelas, guarderías y fue, así parece indicarlo todo, claramente estafada en su maravilloso y humanitario intento.

Hebe va a salir airosa de esto porque sencillamente es inocente por amor, por dar segundas oportunidades a quienes evidentemente no lo merecían, por madraza testaruda, por confiada y crédula, su único y criticable error.

Me pregunto si los que se solazan con su equivocación o tratan de ponerse a salvo marcando distancias en lugar de cerrar filas ante el evidente ataque a una institución que es símbolo entrañable de toda una época, podrán sentirse igual de inocentes en el futuro, o por el contrario tendrán que golpearse el pecho arrepentidos desde la vereda de enfrente, que es exactamente donde parecen dirigirse ahora.

jueves, 9 de junio de 2011

¿Se lanza el anestesista?

La primera: ¿Resistirá la alianza provincial del FPCyS santafesino una eventual candidatura del gobernador de Santa Fe por fuera de la estrategia nacional de su socio local? La respuesta es compleja, pero muy probablemente el lanzamiento presidencial de Binner no trastoque en los escencial el sistema de alianza provincial santafesina.

Después de todo, una fractura del FPCyS dejaría al conjunto de las fuerzas que componen el acuerdo (y a sus referentes!) en situación de mucha debilidad respecto al revitalizado FPV que superó su situación electoral de junio de 2009 y se encamina a una disputa provincial en principio de probable paridad.

La segunda: ¿Tiene efectivamente espacio electoral disponible Hermes Binner? Ya lo respondimos hace tiempo: sí que lo dispone.

Articulando el espacio del propio Hermes en Santa Fe que aportaría 3,5 puntos nacionales a su candidatura, con el del Partido Nuevo de Luis Juez en Córdoba, otro mega distrito que podría transferir 2,5 puntos nacionales al socialista, junto a la candidatura de Margarita Stolbizer en Buenos Aires que puede arrastrar el equivalente a otros 3 puntos nacionales, complementado con un punto adicional que tracciona Solanas en Capital, el espacio parece disponer de un piso nacional de 10 puntos solo en estos cuatro distritos que concentran el 65% del electorado nacional.

Falta aún imaginar la respuesta del 35% restante de electores nacionales para imaginar el techo de este espacio cuyo inauguración a nivel nacional sería una gran novedad política en las hasta ahora muy previsibles elecciones presidenciales de octubre de 2011:

Un espacio de centroizquierda no populista nítido, autónomo y de identidad definida por fuera de los grandes partidos nacionales, que termine con el ciclo de oportunismo electoral típico de las estrategias filo PC de la izquierda nac&pop, siempre apenas un apéndice del tronco populista nacional y segura frustración futura de sus ocacionales votantes.

Veremos qué ocurre.

Artemio López para Diario Registrado

miércoles, 8 de junio de 2011

Un poco de historia para entender a Ricardito

Tratemos de hacer una síntesis de la historia radical para entender el momento. Ya fue el propio Hipólito Yrigoyen quien dejó como su sucesor a Marcelo T. de Alvear, que expresaba una línea más conservadora que la suya. De ahí surgió el famoso "alvearismo", la contracara de la intransigencia, aquella que en los treinta acunó a tipos como Manuel Ortíz Pereyra, Arturo Jauretche y Homero Manzi, entre otros. De ahí saldrían los muchachos de FORJA (Fuerza de Orientación Radical para la Joven Argentina, recuerdo para los jóvenes y los desmemoriados) quienes jugaron sin suerte a que el viejo caudillo cordobés Amadeo Sabattini arreglara con el coronel Perón una fórmula conjunta para las elecciones de 1946.

Ya en vida de Don Hipólito, el radicalismo tendría dos alas. La alvearista, que luego se continuaría con el balbinismo, y un sector más díscolo que luego de FORJA tendría expresión en el Movimiento de Intransigencia y Renovación liderado por Moisés Lebensohn, que luego decantaría en la Unión Cívica Radical Intarnsigente (UCRI) cuando el partido se divide en la convención de Tucumán de 1956 (El balbinismo se transformaría en la Unión Cívica Radical del Pueblo (UCRP). Por entonces quedaron bien marcadas las diferencias, por ejemplo en torno al peronismo, donde la UCRI tuvo una postura de mayor cercanía, hecho que se explica en los acuerdos de 1957 para que Perón mandara a votar por Frondizi en 1958 y luego cuando Oscar Alende convoca a elecciones de gobernador el 18 de marzo de 1962 y desafiando la proscripción del peronismo permite la participación de la fórmula Framini-Anglada, que ganaría esas elecciones en la PBA.

Por entonces el vínculo promiscuo del radicalismo del Pueblo con los militares era superlativo, al punto que, por ejemplo Arturo Mor Roig, ex presidente nada menos que de la Cámara de Diputados de la Nación durante el gobierno de Arturo Illia y siendo miembro del Comité Nacional de la UCRP fue el ministro del interior del dictador Lanusse, hecho que llevó a un muy joven Raúl Alfonsín a solicitar su expulsión del partido. Mor Roig operó en las más altas esferas para que la justicia le prohibiera a la UCRI seguir haciendo uso de las siglas UCR, de ahí es que la UCRP se queda con el "sello" del partido y la UCRI se divide en dos: El Movimiento de Integración y Desarrollo (MID) de Frondizi y Frigerio y el Partido Intransigente (PI) que nace en 1972 bajo el liderazgo de Oscar Alende.

También en 1972 y dentro del radicalismo del pueblo Raúl Alfonsín crea el Movimiento de Renovación y Cambio, que rescata las banderas de Lebensohn y la intransigencia pretendiendo dar batalla dentro del aparato de la UCR hegemonizada por el ala conservadora y profundamente antiperonista de Ricardo Balbín. El joven dirigente, que ya había sido presidente del bloque de diputados provinciales durante la gobernación de Alende (1958-1962) pretendía llevar al radicalismo a posiciones más progresistas, por eso enfrenó en la interna a Balbín, allá por 1972, donde fue derrotado pero ya quedó perfilado como la renovación del viejo partido, algo que se consumaría en 1983 cuando destrozó en la interna a Fernando De la Rúa en su camino a la presidencia de la nación.

Con toda su complejidad, está claro que Raúl Alfonsín pretendió un radicalismo con algún nivel de independencia de los grandes poderes(Hubiera sido impensable que de haber triunfado en la interna De la Rúa, se hubiera juzgado a los comandantes, por ejemplo) No lo consiguió por las condiciones políticas y por errores propios (eso escapa a lo que me interesa puntualizar en este post) pero lo intentó, lo buscó. Luego de la experiencia alfonsinista lo que volvió al poder en el radicalismo sería una expresión rediviva de lo viejo, de ese partido anquilosado que entronaría a De la Rúa y luego terminaría consumando este bochornoso acuerdo con De Narváez que está tan lejos de constituir una confluencia con sectores del peronismo como muy cerca de terminar siendo la mascarada electoral del Grupo A Powered By Techint/Clarín. En todo caso, lo que expresa De Narváez es el ala recalcitrantemente conservadora que estuvo parasitariamente dentro del movimiento con lo cual tendríamos a la postre una suerte de transversalidad por derecha.

Tenemos, entonces a un partido centenario que, salvo pequeños interregnos, generalmente fue hegemonizado por su ala conservadora y es por eso que hoy termina conformando una alianza que lo aleja nuevamente de una perspectiva tenuemente progresista y lo coloca en la franja más recalcitrantemente reaccionaria. Por eso creo que los titulares de estos días no nos están hablando de un dirigente -Ricardito- con gran habilidad para armar algo con "lo que hay" sino de un partido que definitivamente cerró las puertas a la búsqueda de un perfil más transformador y que por ende se hunde en las entrañas de las corrientes más antipopulares de la historia política argentina.

Por Gerardo Fernández para Diario Registrado

"Nunca me imaginé que los radicales llegaran a tanto"


“A mí no me cabe duda”, respondió el líder de Proyecto Sur y diputado nacional ante la consulta de radio Mitre sobre la candidatura presidencial de Hermes Binner, y sostuvo que “el sábado, en el congreso socialista, se va a confirmar”. “Parece ser que sí, todo eso empieza a discutirse hoy, los trascendidos que llegan de Hermes dicen que quiere que lo acompañe Margarita”, añadió el cineasta y candidato.

De esa forma, Solanas se manifestó “contento" porque el trabajo con el socialismo y GEN “tuvo sus frutos" y de cara a la elección del 23 de octubre “hay otro espacio político para competir por el gobierno nacional”.

“Lo trascendente de ayer es que quedó claro que ese trabajo silencioso ha dado sus frutos y hoy tenemos otro espacio político para competir por el gobierno nacional”, dijo el líder de Proyecto Sur.

Además, agregó que no se hubieran sumado a una alianza con el radicalismo y el socialismo juntos, y se mostró sorprendido de la elección de la UCR de llevar como vicepresidente a Javier González Fraga, “presidente del Banco Central durante la primera etapa de Carlos Menem”.

Solanas criticó el acuerdo del candidato a presidente del radicalismo, Ricardo Alfonsín, con el peronista Francisco de Narváez, quien irá en la misma boleta como candidato a la gobernación bonaerense.

“La alianza de Alfonsín con de Narváez, llevar de vice a González Fraga, todo eso ha marcado un giro, a muchos les ha sorprendido, nunca imaginé que llegaran a tanto”, dijo.

"El núcleo duro interno de la UCR no tiene diferencias de fondo con el núcleo duro del PJ en cualquiera de sus variantes. En cualquier momento un (Eduardo) Duhalde o cualquiera se cruza de un bando a otro. Si ya está diciendo Duhalde que lo va a apoyar a (Ricardo Alfonsín) en la segunda vuelta y De Narváez anda llamando a (Mauricio) Macri", apuntó.

Por eso señaló estar “contento porque ese acuerdo” confirmó el límite de la alianza en la Unión Cívica Radical, que él había rechazado durante este tiempo. "La Alianza ya fue", concluyó.
Diario Registrado

martes, 7 de junio de 2011

En el día del periodista les regalo una imagen

Elías Bértola fue quién escribiera "Apuntes Históricos de Cañada de Gómez" en 1923, y fue además uno de los primeros cronistas y periodistas de nuestra ciudad. Por eso dejo un retrato de este hombre, que a los que nos gusta la Historia local, dejó la piedra fundamental de tan linda tarea en la ciudad.

Imperdible, se los recomiendo

Sobre ellos y nosotros de Eduardo Aliverti en Página 12

Están tirando a lo pavote, con lo último que les queda. Buena oportunidad, con el Día del Periodista al caer, para insistir con alguna mirada sobre los medios. También sobre algunos de nosotros, y sobre nosotros mismos. Vamos en primera persona, que en esta profesión casi nunca es recomendable por aquello de que el yoísmo hace más protagonista al quién que al qué. Y vamos sin eludir conceptos apasionados, tampoco aconsejables por aquello de que, aunque autonomía no significa neutralidad, el examen periodístico debe guardar ciertas distancias con los hechos analizados. Está bien que así sea, porque, si un periodista no puede controlar sus ardores, pierde serenidad. Pero a veces, muy pocas veces, no es que no se puede. No se debe.

Hace una semana se decía aquí que sólo les quedaba aferrarse de una Sarlo en 6-7-8 o de un Schoklender-Madres. Lo primero ya se va extinguiendo de modo inexorable, como corresponde a un mero debate televisivo. En lo segundo y ante todo, el orden de los factores altera el producto. Como ya fue dicho, no van por Schoklender. Van por las Madres, porque ir contra ellas es apuntar esos pocos cartuchos disponibles al quiebre de un espinazo gubernamental: la política de derechos humanos, su recueste en los organismos del área, su reivindicación de una lucha clave para que ésta no sea una democracia vacía de contenido real. Hasta la semana pasada, las denuncias sobre Schoklender no parecían tener mayor asidero. Ahora sí. Y fue muy conveniente que ayer Hebe diera su explicación puntual de los hechos. El jueves, en la Plaza, había brindado una respuesta política, con la que se puede estar de acuerdo sin perjuicio de algún exabrupto innecesario. En efecto, y no sólo por el cotejo contra lo que se juega en esta etapa electoral, sino también respecto de cómo caracterizar la marcha general de las cosas, el episodio ocupante es, estructuralmente, una pelotudez. ¿Qué se supone? ¿Que la trayectoria épica de las Madres ingresa a la duda porque un tipo oscuro u oscurecido hizo o habría hecho de las suyas? Pero mucho más que eso, aunque pueda señalárselo como un razonamiento ad hominem en tanto, antes que argumentar con solidez, pretendería atacar al adversario por su sola condición de tal: ¿con cuál autoridad de antecedentes se erigen en moralistas quienes usan a Schoklender para tirar abajo lo que no pueden derrumbar? ¿Así que los compinches del robo de la Argentina se escandalizan por metidas de mano antes que de pata? ¿Así que silenciadores y cómplices de apropiación de bebés vienen a ensuciar a las Madres? De todas maneras y así sea que esta tenida va registrando algunos tiros para el lado de la justicia, no deben dejarse flancos. Cualquier analista, consultor, politólogo, advierte hace rato que los riesgos del Gobierno no están enfrente sino adentro. Enfrente, hoy, no hay nada, por lo menos electoralmente hablando (es dudoso que lo haya a través del corrimiento orgánico del radicalismo hacia la derecha). Pero esa no es sin más ni más una buena noticia para el kirchnerismo. Tal vez sea lo contrario, porque la nada invita a dormirse.

Hay esa gente cooptada por el discurso corporativo. Esa gente mimetizada con él hasta un punto en que asumen el “nosotros”. Podrá no justificarse pero se entiende, como forma de esquivarles el bulto a las angustias existenciales. Esa gente que llega a decir “estamos invirtiendo en”, como si en vez de empleado fuese accionista. Puesto eso en línea de medios periodísticos, hay esa gente necesitada de creer que forma parte de una cruzada republicana contra el autoritarismo gubernamental, el avasallamiento de las instituciones, los ataques a la prensa libre. O algo así. No hablamos de Morales Solá, naturalmente, que hace unos días fue capaz de animarse a reivindicar a Nora Cortiñas en su defensa de los tobas que acamparon en la 9 de Julio. Nora, una militante enorme, una intachable, un ejemplo en todo sentido, “usada” por el diario La Nación con tal de embarrar a Hebe a como diera lugar. Morales Solá es parte íntima de ellos, es núcleo duro de su bajada de línea, es cuadro de la derecha. Pero vos, Jorge, vos con quien compartimos tantos años, tanta utopía, tanta pelea en solitario contra viento y marea y, sobre todo, tanta seguridad de que si tocaban a las Madres nos tocaban a todos, a todos los como vos y como yo y como tantos, ¿qué te pasó, Jorge? ¿Qué te pasa? ¿Estás nervioso? ¿Qué hacés mendigando espacios en el territorio de ellos, para decir lo que les conviene contra lo que tanto tiempo soñamos juntos? ¿A vos te parece hacer eso? Entendeme: no hablo de que nunca se debe trabajar en campo contrario, y menos que menos en esta profesión. Y además, si fuera por eso yo no sería uno de los más indicados para decirlo. Pero si, encima de tener que resolver esa contradicción, te convertís en el vocero explícito de lo incompatible con lo que pensás, ya no es dialéctica, Jorge. Es servilismo. ¿O es que siempre pensaste como ellos y haber sostenido lo inverso fue de oportunismo transgresor? Vos edificaste sobre la transgresión, Jorge. Una transgresión progre, humanista, llamémosle de izquierda. Y la estás haciendo percha con una transgresión contrapuesta que ni siquiera es pícara, porque la cancha te la marcan ellos para que vos juegues con el extremo de ensuciar a las Madres. Nada menos que a las Madres. Fue espantoso verte el otro día en TN jugando precisamente a eso, con pasajes en los que tus interlocutores trataban de moderarte, digamos, con la advertencia de que las Madres, después de todo, podrían no ser iguales que el sujeto de marras. Que al día siguiente habría gente que iría a la Plaza para dejar claro que estaba con lo que las Madres significan, no con Schoklender. En TN casi para que te corran por izquierda, Jorge. Me duele, aun por esta única parrafada, estar entrado en el juego que querés: que te respondan para seguir reconquistando lugar. Resolví que no me importe.

Que quede bien clarito, porque ésta sigue siendo la batalla por la construcción de sentido. Y el sentido que ellos quieren construir no es, en su naturaleza profunda, la existencia de un corrupto metido dentro de las Madres. Necesitan fabricar que somos, todos, la misma mierda que ellos. No hay que dejar que siquiera lo intenten, porque además nos sobran los blasones para que no puedan ensayarlo. Habemos (muchos) quienes no nos quebramos, no nos vendimos, mantuvimos las palabras clave, nos miramos tranquilos al espejo, no verseamos nunca ser periodistas independientes. Como decía David Viñas en su cita de Aristóteles: el hombre es un animal político, y si se le quita lo político es simplemente un animal. No quieran jodernos con sus pretensiones de asepsia profesional. Si acaso fuera cierto que Hebe se equivocó feo dejando correr andanzas de un malandra, nadie dice que no deba decírselo. Sus declaraciones de estas horas echan buena luz para aclarar que le es posible haber sido víctima de una defraudación. Lo reconoce, le duele en el alma. Pero aunque no hubiera sido así, hay formas y formas de apuntarle. Porque decir no es lo mismo que vomitar. Porque casi todo lo que decimos o dejamos de decir es en un contexto. No hay los términos sueltos, salvo para quienes creen o quieren convencerse de que primero se es periodista y recién después el animal político.

Feliz día, mañana, para los que comprenden que es al revés.

Fuente: Página 12

Entrada destacada

LA CAÑADA DE LOS GÓMEZ 1918

Juan Nicoli El 1º de enero de 1918 asumieron las nuevas autoridades cañadenses, como verán no había mucho drama en reunirse en fecha...