“Quiero que Aerolíneas Argentinas sea de los 40 millones de argentinos”, afirmó Cristina Fernández


La presidenta Cristina Fernández habilitó hoy un remozado hangar para la flota de los aviones Embraer 190 de Aerolíneas Argentinas, en la Terminal Sur del Aeropuerto Jorge Newbery de la ciudad de Buenos Aires. Durante el acto, resaltó la inversión del Estado en la empresa y criticó el “boicot encubierto” llevado adelante por una parte de los gremios contra las operaciones de la compañía: “Nadie pretende las gracias, sino que defiendan lo que es de ustedes, porque el día que esto se termine, a los primeros que se llevan puestos es a ustedes, a los trabajadores”, remarcó la jefa de Estado.


La presidenta Cristina Fernández fue recibida en el Aeroparque metropolitano por el presidente de la compañía aérea, Mariano Recalde, quien la acompañó en un recorrido por las instalaciones del hangar remodelado.
A continuación, se desarrolló el acto de inauguración, donde se proyectó el discurso de la jefa de Estado del 21 de julio de 2008, día en que se decidió la reestatización de la compañía. A continuación, la jefa de Estado dirigió a la concurrencia un discurso, en el que recordó que aquel acto tuvo lugar apenas 4 días después de que “la crisis más fuerte que se había sufrido en la Argentina en muchas décadas, culminó con el voto no positivo del Vicepresidente de la República”, durante lo que calificó como “el momento más difícil” de su gobierno.
“Esta Presidenta se hizo cargo de esta empresa en ese momento, vaciada, quebrada, sin aviones, dejada de la mano de quienes la habían quebrado, con 6 sindicatos en su interior”, resaltó. Y enfatizó: “Tomamos la decisión, sin echarle la culpa a nadie, nos hicimos cargo como nos hacemos cargo de todos los problemas de los argentinos, los hubiera ocasionado quien los hubiera ocasionado”.
Recordó que en ese acto asumió “un compromiso como la Presidenta” y pidió “un compromiso a los trabajadores”. Señaló que desde el Estado el compromiso fue el de “volver a construir una aerolínea devastada, con inversiones, con decisiones”. “Estamos inaugurando el nuevo hangar para los 20 aviones Embraer que compró esta administración”, puntualizó.
Sostuvo que los 5 millones de pesos de inversión que significó la nueva instalación “es la plata de los argentinos”, de la cual la Presidenta dijo ser “simplemente su administradora”. Agregó que se está construyendo otro hangar en Ezeiza, el cual es el “primer hangar que se construye desde 1949. Fue Perón el último que construyó hangares para Aerolíneas Argentinas”.
Cristina Fernández aseguró que la inversión estatal en Aerolíneas Argentinas “ha sido de 1453 millones de dólares en equipamiento solamente”. Además, subrayó que se incorporó “un 8% más de trabajadores y un 40% más de productividad en la compañía”.
Asimismo, consideró que “la competitividad no puede estar reñida con la dignidad de los trabajadores, subimos salarios a cada uno de los 6 gremios”. A continuación, repasó las cifras de los salarios promedio de los trabajadores pertenecientes a cada uno de los sindicatos que conviven en Aerolíneas Argentinas, que van desde los 11.500 pesos del personal de los escritorios y maleteros, hasta los 38 mil pesos que cobran los pilotos.
La Presidenta admitió que le dolió que le contaran que en un vuelo de una compañía norteamericana, “como no habían podido subir el catering, por otro bloqueo, el piloto dijo por el altavoz a todos los pasajeros, que la culpa era del Estado argentino”.
“Sentí mucha vergüenza como argentina y también un poquito de desilusión ante tan poca correspondencia por lo que hemos logrado en estos años”, reconoció. Y sostuvo que “nadie pretende las gracias, sino que defiendan lo que es de ustedes, porque el día que esto se termine, a los primeros que se llevan puestos es a los trabajadores”.
Además, la jefa de Estado felicitó “a la conducción de Aerolíneas Argentinas, al Ministro de Planificación, por cómo hemos mejorado la frecuencia de vuelo, de la que la principal es la frecuencia de los vuelos internos, que significa conectar a los argentinos”. “A pesar de que la línea es deficitaria, como lo son la mayoría de las aerolíneas del mundo, ha hecho una reducción muy importante del déficit”, subrayó.
En ese sentido, respaldó al titular de la compañía: “Como presidenta de la República, debo decir que al señor Mariano Recalde lo nombró esta Presidenta”, enfatizó. “El plan que fuera presentado la semana pasada por el ministro de Planificación, fue elaborado y me fue consultado paso por paso antes de ser anunciado. Que nadie confunda a nadie: la que decide es esta Presidenta por mandato popular”, remarcó.
Cristina Fernández dijo estar dolida por la situación actual y recordó “eso que me decían de “Aerolíneas somos todos”. Siento que Aerolíneas es de unos pocos, y no quiero que sea así. Quiero que Aerolíneas sea de los 40 millones de argentinos”.
A continuación repasó algunos de los informes sobre vuelos cancelados por distintos motivos, que le enviaba el ex presidente de Aerolíneas Argentinas y actual ministro de Justicia, Julio Alak. Señaló que Mariano Recalde le comentó que “en los vuelos del interior, el que más dificultades tiene siempre es el de Río Gallegos. Qué raro, ¿será por Néstor, será por mí?”, se preguntó.
“Estas cosas de boicot encubierto, nos hace perder millones de dólares. El último conflicto nos hizo perder 20 millones de dólares”, remarcó. Sostuvo que la cifra no se calcula solamente por los gastos que le ocasiona a la compañía la cancelación de vuelos, sino también por “la pérdida de prestigio de una compañía, cuyo deber es llegar a punto tal cual se comprometió con el pasajero”.
“Pido a todos el máximo de colaboración. Esta presidenta no es eterna, no lo quiere ser. No vaya a ser que en algún momento en lugar de doña Rosa, venga doña Helena, entienda que el Estado es muy mal administrador, y vuelva la historia adonde empezó”, consideró la Presidenta.
También se refirió a las críticas que recibió el presidente de Aerolíneas Argentinas por su juventud: “Pareciera ser un pecado tener menos de 40 años”, opinó. Ilustró que “hasta hace poco si uno era piloto de una aerolínea, no podía volar en la otra”. Y opinó que “eso no es de jóvenes, eso es de niños, de infantes. Cuando nos peleábamos y el gordito se llevaba la pelota”.
La Presidenta sostuvo que la línea aérea “le tiene que servir a los 40 millones de habitantes, y no a un grupo que se siente privilegiado por encima de los demás”.
Más adelante, señaló emocionada: “Cuando yo escucho “no puedo hacerme cargo del subte por algo”, “no puedo porque tengo tendinitis”, y a mí se me murió el compañero de toda la vida, tenía los dos hijos hechos pelota, y tuve que salir a trabajar y a poner el lomo todos los días”. “Muchas veces siento que no me da el cuerpo. Pero tengo que salir y poner la mejor sonrisa, dar expectativas y esperanzas a todos los argentinos, porque es lo que corresponde a un presidente”, enfatizó.
“Yo creo que en el tiempo estas cosas se reconocen. Aspiro a que todos los argentinos puedan vivir un poco mejor y ser felices”, sostuvo. “Voy a seguir poniendo la cara porque creo en eso. Pero por sobre todas las cosas, como el verdadero homenaje que le puedo hacer a él. El mejor homenaje que cualquiera que se sienta con este proyecto nacional y popular que comenzó Néstor Kirchner es trabajar y colaborar con la imagen del  país, con la imagen del Estado”, remarcó Cristina Fernández.
La jefa de Estado dijo sentirse “con obligaciones no sólo con Aerolíneas, sino con todos los argentinos”. Sostuvo que cada argentino que viaja en Aerolíneas Argentinas debe saber “que el Estado ha puesto todo lo que podía poner, que son políticas y dinero, inversiones, incorporación de personal para mejorar la prestación”. Y pidió a los pasajeros: “Si tienen problemas, en buenos modos, porque no creo en la violencia, le pida a ese hombre o a esa mujer, que él es igual que él, un trabajador o un empresario, que quiere que Argentina sea grande”
“Si no lo quieren hacer por esta presidenta o por él, háganlo por los 40 millones de argentinos, y sobre todo por los que nunca han visto un avión ni de cerca, y sin embargo pagan sus impuestos y colaboran para sostener Aerolíneas Argentinas”, exhortó a los trabajadores que obstaculizan los vuelos.
Para concluir, señaló: “Estoy vieja para las declaraciones de amor. Lo que les pido es que trabajen. Para que Aerolíneas sea lo que me dijeron en julio de 2008 en la Casa Rosada: que Aerolíneas somos todos. Demuéstrennos a los argentinos que Aerolíneas somos todos”.
La Presidenta estuvo acompañada en el acto por el gobernador de La Rioja, Luis Beder Herrera, el ministro de Planificación, Julio De Vido, el ministro de Economía, Amado Boudou, el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, y el titular de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde. Además, asistieron al acto varios ministros del gabinete nacional, autoridades nacionales, legisladores y dirigentes gremiales.
El nuevo hangar
En el marco del Plan de Negocios 2010-2014, Aerolíneas Argentinas reformó el hangar (ex–CATA), ubicado en el aeroparque metropolitano “Jorge Newbery”, y realizó en obras de reestructuración y equipamiento una inversión de más de $ 5 millones.
El hangar fue adecuado para la operatoria y mantenimiento de la flota de aeronaves Embraer 190 de Austral, que operan desde dicha estación aérea.
La nueva factoría cuenta con taller de ruedas y frenos, de baterías y oxigeno, para la reparación y mantenimiento de los aviones E-190. El equipamiento de estos talleres (maquinas, compresores, etc.) demandó una inversión de $ 2,2 millones.
El cobertizo fue remodelado y se efectuaron trabajos de pintura, instalaciones eléctricas, nuevas oficinas administrativas, sala de descanso, de capacitación y vestuarios, como así también de cartelería con la nueva imagen de Aerolíneas Argentinas y Austral.