El asesinato de un trabajador, de un hombre

Asesinaron a un campesino, a un trabajador, a un padre de familia... todo por un pedazo de campo... Aparte alambraron un campo dejando a una escuela con sus docentes adentro y a los alumnos sin la posibilidad de ir a estudiar...


Hay cuatro detenidos por el asesinato a balazos de Cristian Ferreyra (23), integrante del Movimiento Campesino de Santiago del Estero (Mocase-Vía Campesina), entre ellos Javier Francisco Juárez, acusado de ser el autor material del homicidio y de la herida de bala que sufrió Darío Godoy (26), quien se encuentra internado. Los otros detenidos son Walter Juárez –hermano de Javier Francisco–, Mario René Abregú y Carlos Gregorio Abregú. El juez de la causa, Alejandro Sarría Fringes, también ordenó la inmediata detención del empresario sojero santafesino Jorge Ciccioli –para quien trabajan los cuatro imputados–, quien ha sido señalado como presunto instigador del ataque que sufrieron las víctimas. “Además de la muerte y del herido de bala, otro campesino fue golpeado y le pegaron patadas, trompadas y culatazos a la mujer de Godoy, que también está internada”, denunció a Página/12 Antenor Ferreyra, abogado de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) de Santiago del Estero.
El parte dado a conocer por la Seccional 22 de la policía santiagueña confirma lo dicho en su edición de ayer por este diario, en el sentido de que fue un ataque unilateral y no un “enfrentamiento”, como señalaron otros medios de prensa. En el párrafo donde relata la agresión, el parte dice: “Javier Juárez portaba una escopeta colgada al cuello, solicitó dialogar con Godoy y Ferreyra, llamándolos hacia el patio; cuando estaban saliendo, Juárez le disparó a Ferreyra en primer lugar en la pierna derecha y luego a Godoy, quien resultó herido en ambos muslos”. Hasta ayer había distintas versiones respecto del orden de la agresión. Los testigos habrían señalado que Juárez baleó primero a Godoy, para luego hacer lo mismo con Ferreyra, quien intentó defender a su compañero.
Antenor Ferreyra, de APDH, recordó que la agresión ocurrió el miércoles y que en la Seccional 22 “se negaban a recibir la denuncia y por eso tuvieron que decir que iban a hacer un ‘escrache’ para que escucharan a los familiares de las víctimas”. Para el dirigente, lo ocurrido “fue una típica disputa por la tierra y no un enfrentamiento, como dicen algunos medios santiagueños. La gente del Mocase no anda con armas, estaban en su casa esperando a que llegaran otros integrantes del grupo para hacer una reunión”. Al mismo tiempo informó que Ferreyra “deja una viuda y un hijo de un año y ocho meses” y que Godoy tiene hijos de 5 y 3 años.
El abogado de la APDH hizo responsable por lo ocurrido “al gobierno provincial, porque el problema con el empresario Ciccioli y su grupo armado comenzó hace ocho meses, cuando alambraron un campo de 3500 hectáreas y dejaron adentro, sin salida al exterior, a una escuela pública de la provincia. Quedaron la directora y tres maestras, pero los chicos hace ocho meses que no pueden ir a clases y el Ministerio de Educación provincial no hace nada para solucionar ese problema. Ahora, después de lo ocurrido, le estamos pidiendo contención psicológica para las familias afectadas por este ataque y sobre todo para los niños, que vieron cómo baleaban a sus padres, y tampoco hay ninguna respuesta oficial”.
Antenor Ferreyra también cuestionó al juez interviniente, Alejandro Sarría Fringes, porque “hace tiempo recibió dos denuncias por la presencia en la zona de esta banda armada, porque no son campesinos ni agrimensores, son una banda de unas diez personas contratadas por Ciccioli como seguridad privada para frenar al Mocase”. Agregó que “no hay dudas de que los contrataron por su capacidad de fuego, porque son un grupo mafioso”. También hubo una tercera denuncia, presentada por una familia de apellido Maldonado, que había sufrido antes una agresión similar.
Recordó Ferreyra que “también fueron ellos, los de este grupo armado, los que quemaron la radio que tenía el Mocase en Las Lomitas, en medio del monte, como represalia porque el Mocase había cortado algunos alambres”.
El ataque ocurrió el miércoles en el paraje Campo de Mayo del departamento Copo. La autopsia demostró que Ferreyra fue herido en la ingle y que eso afectó la arteria femoral, por lo que sufrió “un shock hipovolémico” y falleció antes de llegar al hospital.
El informe policial señala que todo comenzó cuando Mario Abregú estaba realizando un “labrado de postes” en la propiedad de Ciccioli, cuando llegaron al lugar Cristian Ferreyra y Darío Godoy, quienes “le solicitaron que deje de trabajar allí porque no le iban a permitir sacar los productos porque ellos son miembros del Mocase”. Mario Abregú dio aviso a su hermano, Carlos Gregorio, quien a su vez llamó a Francisco Javier Juárez, quien de inmediato se dirigió a la casa de Godoy.
En ese punto, el parte policial afirma que “Javier Juárez portaba una escopeta colgada al cuello, solicitó dialogar con Godoy y Ferreyra, llamándolos hacia el patio, cuando estaban saliendo, Juárez le disparó a Ferreyra en primer lugar, en la pierna derecha y luego a Godoy, quien resultó herido en ambos muslos”.
El delegado de Pastoral Social y Derechos Humanos de Santiago del Estero, Sergio Lamberti, consideró ayer que el asesinato de Cristian Ferreyra es “una muestra cruenta y sangrienta” de la “escalada de violencia” contra indígenas y campesinos por parte de “empresarios sojeros y de agronegocios”.
Fuente: Página 12

Lo que dijo Telám:
"Tomó participación el Juzgado de Instrucción en lo Criminal y Correccional del Departamento Copo. De acuerdo a las manifestaciones de las personas que fueron testigos, el autor del hecho fue Francisco Javier Juárez, argentino, de 38 años, domiciliado en el paraje La Firmeza departamento Copo. El mismo es empleado de Jorge Ciccioli, domiciliado en calle 9 de Julio Nº 621 de Cañada de Gómez, provincia de Santa Fé, propietario del campo denominado San Bernardo", asegura el informe elaborado por la policía que intervino.
"El día del hecho, entre las 10:00 y 11:00 de la mañana, Mario Abregú estaba realizando el labrado de postes en la mencionada propiedad, a requerimiento de Francisco Javier Juárez; llegaron al lugar Cristian Ferreyra y Darío Godoy, quienes le solicitaron que deje de trabajar allí porque no les iban a permitir sacar los productos porque ellos son miembros del MOCASE (Movimiento Campesino Santiagueño). De inmediato Mario Abregú dio aviso de lo sucedido a su hermano Carlos Gregorio Abregú, quien a su vez le cuenta a Francisco Javier Juárez", consigna el reporte policial.
"Al enterarse -sigue el informe-, Juárez se dirigió a la casa de César Godoy, ubicada en el paraje Campo de Mayo, a 4 km. De San Bernardo, en una motocicleta. Allí se encontraba el dueño de casa junto a Cristian Ferreyra, Sergio Ferreyra (a) “Veneno”, Marta Noemí Salto y Noelia Viviana Ferreyra".
Según el informe de la policía provincial, "Javier Juárez portaba una escopeta colgada al cuello, solicitó dialogar con Godoy y Ferreyra, llamándolos hacia el patio, cuando estaban saliendo, Juárez le disparó a Ferreyra en primer lugar, en la pierna derecha y luego a Godoy, quien resultó herido en ambos muslos.
Posteriormente se trenzó en lucha con Sergio Ferreyra, a quien le aplicó un culatazo en la boca, dándose a la fuga del lugar en el mismo moto vehículo en el cual había llegado".
"De acuerdo al diagnóstico médico -indica el informe- Cristian Leandro Ferreyra resultó con una herida de arma de fuego en la ingle de la pierna derecha, lo que provocó su fallecimiento y Godoy permanece internado con heridas de arma de fuego en cara anterior de ambos muslos, sin orificio de salida, curables en 35 días salvo complicaciones. Se dispuso la autopsia sobre el cadáver de la víctima".
"El Juez interviniente, Dr. Alejandro Sarria Fringes, libró orden de detención para Francisco Javier Juárez, supuesto autor de los disparos, Carlos y Mario Abregú, Hugo Juárez, Walter Juárez y Jorge Ciccioli, este último como supuesto partícipe secundario de todos los delitos investigados", se aclara en el parte policial.

0