Amplían derechos laborales de los trabajadores rurales

La ley que permitirá a los peones rurales tener una jornada de trabajo de ocho horas e igualar todas sus condiciones laborales a las de cualquier otro trabajador fue sancionada ayer en el Senado. Durante el debate en el recinto, la oposición y el oficialismo se cruzaron por el registro de trabajadores rurales que hasta el momento manejaba el sindicato del sector, la UATRE, liderada por Gerónimo “Momo” Venegas, y que a partir de ahora pasará a estar bajo la órbita del Estado. 


De acuerdo con el nuevo estatuto del peón, el trabajo rural pasará a regirse por la Ley de Contrato de Trabajo. Establece  además el descanso semanal con sábado inglés, licencia por paternidad de 30 días, baja la edad jubilatoria de los 65 años y 60 años en caso de las mujeres, a 57 años con 25 años de servicio y es taxativo en cuanto a que la remuneración del trabajador nunca podrá ser inferior al salario mínimo, vital y móvil.
El presidente de la Cámara de Diputados Julián Domínguez, consideró que “el concepto de peón rural fijaba que la jornada laboral era de sol a sol”. “Lo que estamos haciendo es venir a traer y a restituir derechos que antes no tenía el peón rural”, señaló. 
Si bien la votación en general sumó 68 votos afirmativos y uno solo negativo, el del ex presidente Carlos Menem, el debate se desencadenó a partir del remplazo del Registro Nacional de Trabajadores Rurales (RENATRE), que controla el gremio del peones rurales por el RENATEA, que será el registro que creará el Estado. 
En este punto, se opusieron los senadores del radicalismo, Compromiso Federal y el Frente Amplio Progresista (FAP). De hecho, mientras se debatía, el Momo Venegas organizó protestas frente al Congreso y en distintos puntos del país (ver aparte). 
El senador radical Gerardo Morales dijo que la UCR acompañaba “el proyecto en general” pero defendió la continuidad del RENATRE. La respuesta llegó de parte del bloque del Frente para la Victoria, Miguel Ángel Pichetto, quien destacó que el proyecto del Poder Ejecutivo apunta a recuperar “las funciones que son propias del Estado para el control y fiscalización” contra el trabajo informal y el trabajo esclavo que se da en el sector. 
La nueva ley tipifica distintas modalidades de contratación de trabajo agrario, como el trabajo permanente discontinuo (trabajador golondrina), que es la forma de ocupación de dos tercios de los trabajadores agrarios.
La iniciativa estipula, además, el reconocimiento de horas extra, el descanso semanal, las condiciones adecuadas de higiene y seguridad, la provisión de ropa de trabajo por parte del empleador, el otorgamiento de licencias de la ley de Contrato de Trabajo, prohíbe el trabajo infantil y regula la contratación de menores de entre 16 y 18 años de edad. Finalmente, la norma prohíbe el pago salarial en moneda distinta a la de curso legal, sea en bonos o en especie. 
Tiempo Argentino
0