Con la muerte de Storni, triunfó la impunidad

La pedofilia o el acoso sexual muchas veces no son denunciados por las víctimas por miedo al que dirán. Monseñor Storni es el mejor caso de todos, y digo Monseñor porque nunca el Vaticano le sacó ese título tan mal merecido. Ahora transcribo la entrevista de Olga Wornat en La Capital de hoy.



Para la escritora Olga Wornat el sacerdote murió impune

"Monseñor Edgardo Storni murió impune", disparó ayer la periodista la periodista y escritora Olga Wornat, autora del libro "Nuestra Santa Madre", donde se revelaron los casos de abuso sexual protagonizados por el fallecido ex jefe de la Iglesia santafesina.
"Triunfó la impunidad", subrayó Wornat, quien añadió al enterarse de la muerte del prelado de 75 años: "No voy a decir que me alegro porque uno se alegra por la muerte de nadie, pero para mí era un personaje nefasto. Lo que lamento es que se haya muerto y no haya habido justicia, que haya muerto impune".
En diálogo con la emisora univesitaria santafesina la periodista comentó anoche con relación a los abusos sexuales a seminaristas que ella puso en el tapete en su libro "eran chicos menores de edad, a los que él abusó y se aprovechó del poder que tenía como arzobispo, lo cual es doblemente grave".
Historia traumática. "Son historias terribles porque es muy tremendo dar la cara en este tipo de situación, y dar tu nombre, contar lo que te pasó y remover una historia traumática para que la Justicia termine anulando todo. Y no fue el único, fueron varios", aseveró la escritora.
"No solamente se conocían sus abusos —continuó—, además Storni era una persona autoritaria, intolerante, nefasta, que tenía sus negocitos con los políticos. Le consultaban hasta a quién iban a poner en el gabinete".
El ex arzobispo Storni "fue un personaje tan nefasto, son uno de esos personajes que uno separa de la vida. Además, con la anulación de la condena y que, finalmente, la Iglesia le dio un manto protector, porque preso nunca estuvo. Nunca perdió su jubilación. Y por otra parte, triunfó la impunidad", concluyó la periodista y escritora.
La Capital, 21 de febrero de 2012

 

0