HISTORIAS DE NOTICIAS V



Hoy en nuestro repaso histórico de los medios nos abocamos al Anuario 1966, de la entonces Revista Estrella.


Comenzamos con una entrevista que el Director José Antonio Ramacciotti le realiza a Héctor Gómez Machado en una comida ofrecida por la empresa Peralta S.A. Recordemos que Gómez Machado fue un destacado dirigente de la Unión Cívica Radical Intransigente que fuera diputado nacional entre 1958 y 1962, cómo así también presidió la Convención Reformadora, iniciada en Santa Fe el 16 de enero de 1962, en nuestra capital provincial cuando en la primera sesión preparatoria se conformó una comisión redactora del reglamento definitivo de la Convención. Hacía muy poco tiempo que los militares derrocaban al presidente Dr. Arturo Illia, y Gómez Machado expresaba su opinión del gobierno que llevaba adelante el dictador Juan Carlos Onganía...

«Al gobierno hay que ayudarlo a que no se equivoque, porque el país no puede hacer experiencias cada dos años. Pero en la medida en que el gobierno sea sensible a las necesidades populares. Yo creo que Onganía es un hombre honrado, que conoce los objetivos nacionales, pero que necesita un equipo que le permita encontrar los medios nacionales (...) Lo único que no puede hacer este gobierno es demagogia, porque sino, sería sinónimo de Unión Cívica Radical del Pueblo (...) Yo soy capaz de jugar mi destino por la Revolución Nacional, creo que la etapa abierta es nueva y requiere apoyo de toda la ciudadanía argentina. Creo que la representatividad de todos los partidos políticos anteriores al 28 de junio es inauténtico, pero afirmo que no hay gobierno que no pueda sostenerse sin apoyo de una fuerza que represente el presente y el futuro del país.»[1]

Un ejemplo clarísimo del apoyo de este dirigente de la UCRI a la dictadura del ´66 y una clara postura opositora al noble gobierno de Illia.

Última sede del Distrito Militar 35, ubicada en 7 de octubre y Sarmiento

También ese año en su reseña expresaban que en el mes de enero el Banco Nación anunciaba la remodelación de su edificio principal, sus dependencias y las viviendas para el personal jerárquico. Es preciso acotar que año después, cuando dichas obras fueron llevadas a cabo, se concretó el desarme más cruel de una obra arquitectónica única que los cañadenses perdimos de aprovechar. Ricardo Cónsul Romegialli y su esposa Elvira donaban un aula al Instituto José Razetto pero también por obra y aporte de quién por entonces era Intendente Municipal, se inaugura la nueva sede de la Escuela San Martín; comenzaban la construcción del edificio de la Comisaría Segunda en el barrio Sur; el Distrito Militar debía dejar la ciudad; la carpintería de Luis Perrone había sufrido un voraz incendio con perdidas que oscilaban el millón de pesos y el Club Everton Argentinos Juniors inauguraba su iluminación en la cancha de fútbol.

Escuela San Martín

En el resumen que ofrecía la Municipalidad de Cañada de Gómez, que fuera conducida por Ricardo C. Romegialli desde 1963 y que, aún después del golpe militar, su cargo fuera ratificado por los interventores nacionales en Santa Fe nos decía que el municipio durante 1966 continuaba con el programa de pavimento municipal llegándose a realizar treinta mil metros cuadrados, llegando a sesenta mil en la gestión. Se realizó el ensanche de calle Ovidio Lagos, la habilitación del puente sobre el Arroyo Chanchero, construyeron nuevas dependencias en la feria franca que tenía el municipio entonces ubicado en calle Brown al 500 y un galpón en la Maestranza mientras se anunciaba el interes en iniciar la obra del nuevo Matadero Municipal esperando una colaboración de la provincia.


La Fábrica de Jabones Cañadenzo anunciaba que tenía en el mercado unos setenta productos de calidad y su producción llegaba a los novecientos mil kilos mensuales. El directorio estaba compuesto por Ángel Domingo Lovazzano como presidente y gerente general; Ricardo C. Romegialli como vicepresidente; Domingo Luis Zürcher como secretario; Jorge Pérez Herbau, Enrique Miles, Dr. Juan J.F. González y Lorenzo Abate como directores titulares; Agustín Ángel Lovazzano y Ovidio J.F. Travaglino como directores suplentes; Dr. Modesto Borrás como síndico titular y el Dr. Dante Rubén Perazzi como suplente.

Más teléfonos para Cañada??? Así titulaba Ramaciotti una publicación donde presentaba el interés del gerente general de Teléfonos del Estado, el Gral. Horacio Walter Chaves, en brindarle a la ciudad la posibilidad de ampliar el servicio teléfonico. La reunión de las autoridades nacionales se desarrolló en el Centro Económico donde la empresa ofreció cuatrocientos nuevos servicios a cuarenta y ocho millones de pesos que serían absorbidos por los propios usuarios.

Nuevo Altar en la Parroquia San Pedro, era el título que anunciaba la modificación de nuestra parroquia. Una entrevista Jorge Drab de Acción Católica nos hablaba que «la forma del altar quiere expresar la idea de la mesa del banquete eucarístico y la idea de piedra sacrificial al mismo tiempo. Está construida de piedra natural, difícil de conseguir, de manipular e incluso sería sumamente costoso, o sea, de hormigón.»[2] Al lado de este reportaje, una crónica describía la misa concelebrada en homenaje al Padre Amirati con motivo sus bodas de plata como sacerdote, que fue realizada el 21 de diciembre de 1966, donde participaron además de Amirati, «los sacerdotes hijos de Cañada de Gómez, Padres Dante Travaglino, Hilario Parollo, Renato Raffaeli, Livio Gorza, Armando Monzón, Elmo Gorza, Reinaldo Bredice, Natalio Torresi, y los Vicarios Cooperadores de la parroquia Padres Rubén Malaria, Oscar Lupori, Jorge Francini, Eugenio Zitelli y Luis Parenti. Fue guía de la ceremonia el Padre Desiderio Pollino, párroco de Carcarañá. Posteriormente a las 22 horas, en el salón de la Escuela Normal se realizó el acto cultural programado. El doctor Ahmad Munini ofreció la demostración, siguiendo a continuación el Coro de Cámara de la Escuela Normal, que interpretó varias partes de su repertorio; luego una alumna del Colegio San Antonio de Padua dedicó una poesía al Padre Amirati»[3] Recordemos que Eugenio Zitelli, ex vicario en nuestra ciudad, recientemente fallecido, fue uno de los sacerdotes cómplices en la dictadura cívico militar de 1976, participando en las torturas, en la ciudad de Rosario.

Una carta al Intendente Romegialli, firmada por Marcelo Mercuri, Francisco Tamborín, Orlando Scrivano, Armando Guindon, José Valfosca, Arturo Peirone, Claudio Echeverría y Francisco Trujillo reclamaban al mandatario local entre otras cosas el arreglo de todas las veredas ubicadas dentro de la zona pavimentada en 1941, principalmente las que se encuentran en el centro de la ciudad, que los terrenos baldíos en la zona céntrica representaban un atraso en la ciudad, donde sería oportuno intervenir para que esos lotes cambien de fisonomía en beneficio del progreso, invitando a que se construya o bien que se coloquen en venta y finalmente la invasión de hormigas, que destruiían a los plátanos y fresnos de las calles, le solicitaban una mayor persecución a semejante destructor.

Que haría usted con los ferrocarriles??? Así era el informe donde la población cañadense opinaba sobre la situación ferroviaria. La nota publicada por Revista Estrella expresaba que «fuera de toda reacción popular, no hay solución popular. El pueblo solamente, puede dar las soluciones, porque el pueblo difícilmente se equivoca.»[4] La encuesta nos decía los siguiente, «simplemente los vendería (Héctor Trujillo); Que sean privados, aquí no hay suficiente autoridad moral para mantener el ferrocarril. Debe haber despidos y si lo toman los japoneses, que sean usadas sus propias reglas. Igual si son alemanes o franceses (Arnaldo Mayer); El ferrocarril es algo bueno para el país. Sólo que no han sabido organizarlo. No se le pueden pedir ganancias, pero sólo el gobierno, o los gobiernos, son los culpables de sus problemas (Jorge Martino); el ferrocarril así como está no le va a dejar echar vuelo al país. Para buscar una solución, entiendo que va a haber que aceptar a algún sacrificado. Pero el país no puede soportar ese peso. Más bien buscar para ese empleado que queda sin trabajo, nuevas fuentes de trabajo (Ruben Martínez)...»[5] Rarísima la encuesta que no encontró ningún vecino a favor de que los ferrocarriles sigan siendo nacionales...

Una buena noticia era las obras que inauguraba la Sociedad Damas de Beneficencia hacia finales del ´66, cuando gracias al noble gesto de Juan Felipe Marx, un hombre que por aquel entonces tenía 87 años y treinta de ellos los vivió asilado en el Hospital San José, donara su única propiedad a la Sociedad. Gracias a la venta de ese inmueble, el dinero se invirtió en obras donde se reconstruyó un confortable comedor para ancianos, en la cocina y la adquisición de mesas y sillas.

Alberto Battistelli anunciaba la construcción de su edificio haciendo una buena publicidad del mismo; Alberto Carloni era el Campeón Santafesino de Karting 1966; Sportivo Las Parejas campeón del fútbol cañadense integrado con jugadores de la talla de Lapetina, Tabares, Chamorro, Castro, Rivero, Luján, Federico, Indalecio López, Pasquinelli, Vallejos y Antuña. Siendo el Chueco Tabares la figura del mismo.

Sportivo AC Las Parejas, Campeón 1966
Así cerraba un año muy difícil para el país, la caída de Arturo Illia, principalmente alentada desde la oligarquía nacional y los medios de prensa, daba el punta pie inicial a una dictadura dura que nadie imaginaba que sería nada comparara con la más cruenta de ellas, la sucedida en 1976. Pero José Antonio Ramaciotti anunciaba que Revista Estrella cerraba un ciclo, el formato revista, para iniciarse en el formato diario como actualmente lo disfrutamos. Así, en 1966 moría Revista Estrella y nacía Estrella de la Mañana.



[1] Anuario Revista Estrella, año 1966.
[2] Idem.
[3] Idem.
[4] Idem.
[5] Idem.

0