RECORRIDO POR LOS LUGARES HISTÓRICOS DE LA CIUDAD... PRIMERA PARTE


A continuación comparto con ustedes escritos sobre lugares históricos de la ciudad. Este trabajo fue realizado por todo el equipo del Museo y es el recorrido que le brindamos a las escuelas e instituciones cada vez que nos solicitan. Hoy haremos un paseo por la zona fundacional de Cañada...


Plaza San Martín



Hacia 1880 Cañada de Gómez contaba con dos precarias plazas, las llamadas República y Argentina, con algunos solitarios árboles y estaban ubicadas en las manzanas situadas inmediatamente al norte y al sur de la Estación, lo que permitía leer el nombre del país en el centro de los antiguos planos del lugar. Entre 1889 y 1890 el presidente de la comuna Waldino Basualdo mandó a erigir los pilares, construidos por Andrés Ponisio, el mismo que construyó la primitiva iglesia de dos torres, y también se levantaron las verjas que fueron forjadas por Luis Borgarello. El 25 de mayo de 1910, cuando se celebró el Centenario de la Revolución de Mayo, se inauguró el busto del Gral. José de San Martín y se la rebautizó con el nombre del Libertador.  En 1915 bajo la gestión del presidente comunal Andrés Frey se derriban los pilares y las verjas más el trabajo de embellecimiento de los jardines.
El mástil de la Plaza San Martín se inauguró un 25 de mayo de 1939 con la presencia del gobernador Manuel María de Iriondo, obra proyectada por Cléber Mascotti siendo intendente municipal Bautista Borgarello.
Sobre calle Aizpuru puede vislumbrarse el Monumento a la Madre Universal, obra de José Gerbino y que fuera inaugurado en octubre de 1962 y que generada innumerables quejas de vecinos que sintieron tocada su moral por la desnudez del niño.
El busto en memoria de Eva Perón fue inaugurado al cumplirse el primer aniversario del fallecimiento de la Primera Dama. Este monumento tiene una historia trágica, cuando en 1955 es derrocado Juan Domingo Perón, un grupo de cañadenses, encabezados por un importante números de personajes locales de la alta sociedad, se robaron el busto de Evita. El mismo fue arrastrado por la ciudad y arrojado al arroyo. Cuando ya nadie tenía esperanzas de encontrarlo, un vecino al ver a muchos militantes en medio de las aguas del arroyo les avisa que encontró el busto y lo tiene en su casa. El mismo fue entregado a un militar simpatizante del General, que posteriormente se lo entregó al empleado municipal Pablo Salomón quién lo cuidó durante muchos años, hasta entregárselo a la UOM. En 1973, el recién asumido intendente Albertengo restituye el busto a su lugar.
Para los festejos del Bicentenario se inauguraron las nuevas iluminarias, modificándose totalmente la superficie de la misma, el busto al Gral. San Martín fue recubierta su base con mármol, se colocaron juegos infantiles y se hermosearon los monumentos. A su vez se descubrieron placas alusivas a la conmemoración de la fiesta patria y a los héroes de Malvinas oriundos de nuestra ciudad.


Parroquia San Pedro



En 1869, la familia de Mariano Rodríguez quién fuera presidente comunal en 1893, costeó el primer oratorio, un pequeño edificio que se encontraba en el mismo lugar donde se construiría la antigua Iglesia. La piedra fundamental de la misma fue colocada el 26 de octubre de 1879.
En 1881 Andrés Ponisio comenzó la construcción de la primitiva iglesia de dos torres, erigida frente a la plaza República, que ocupaba el espacio del actual atrio y fue techada el 15 de agosto del año siguiente. Según Elías Bértóla era “un gran galpón con su frente a la plaza y con dos campanarios a falta de uno.” La obra finalizó en 1884 y el 1º de enero de 1885 ocupó el cargo de párroco el Fraile Nicolás Pudignani.
A inicios del siglo XX comenzaron las gestiones para la construcción del nuevo Templo, el párroco Domingo Pezzini fue quién elevó una carta al Obispo de Santa Fe Juan Agustín Boneo. El prelado santafesino visitó la ciudad y mantuvo reiteradas reuniones con personajes destacados del pueblo, conformando una Comisión Ejecutiva de la obra del Nuevo Templo. El párroco Pezzini también solicitó a la comuna el permiso para la reedificación, la cual fue aprobada por Félix Págani y Tomás Gauset presidente y secretario de la misma.
El nuevo edificio fue inaugurado el 5 de junio de 1910 y seis años después se finalizó la obra con la colocación del campanario. En 1935 se demolió la torre y es reemplazada por la actual.
Entre los curas párrocos más recordados y apreciados podemos citar a Mateo Llodrá, Monseñor Manuel Aizpuru, Armando Amiratti, Monseñor Guillermo Martín y Renaldo Ferrero.


Hotel Universal y la primera construcción de la ciudad



La primera construcción que se realizó en Cañada de Gómez data de 1870 y fue donde hoy se encuentra la Escribanía de Juan Carlos Giordano,  perteneció a Pedro Reün quién falleció antes de ocuparla. A inicios del s. XX funcionó el Correo y más tarde el Distrito Militar 35.
Hacia 1880 Augusto Schnack decide construir el Hotel Universal quién fuera administrado no sólo por su familia sino luego por distintos distinguidos conserjes hasta mediado de la década de 1950 cuando la familia Piva compró la propiedad. Las remodelaciones del mismo se realizaron durante los años ´30. En él se alojaban las figuras de renombre que visitaron el Cañada del ayer como Carlos Gardel, Arturo Frondizi, Enrique Mosca, Marcelo T. de Alvear, Arturo Illia, Félix Luna entre muchos otros. 
Si seguimos recorriendo las calles que rodean la plaza en la esquina de Schnack y Aizpuru se encuentra otra de las primeras construcciones de la ciudad, erigida c. 1900 y perteneció a Augusto Schnack, quién fuera presidente comunal entre 1906 y desde el balcón original, Lisandro de la Torre habló en un importante acto de la “Liga del Sur”.

Plaza de la Vida



La Plaza de la Vida es el lugar donde Cañada de Gómez recuerda a las víctimas de la última dictadura militar. Un lugar para meditar sobre el pasado y el futuro de nuestro país, los sueños de aquellos militantes sociales desparecidos no puede quedar en vano y está en las nuevas generaciones la construcción de ese país que idealizaban los más de 30.000 argentinos que nunca volvieron a sus casas. En dicha plaza se plantaron tres árboles recordando a Fanny Giordano, Víctor Paciaroni, Daniel Bertone y Armando “Trucha” Giordano.