Padrinazgo presidencial, Yrigoyen y su ahijado cañadense

Todos sabemos de la vieja tradición rusa en la que el séptimo hijo varón es hombre lobo y la séptima hija mujer bruja. Fue así que en la Rusia zarista de “Catalina la Grande” se otorgaba el padrinazgo imperial que daba una protección mágica contra estos males y evitaba que los niños fueran abandonados.
Oficialmente se conoce como el primer padrinazgo presidencial ocurrido en 1907 cuando la pareja constituida por el agricultor ruso Enrique Brost y Apolonia Holmann quienes le solicitan al presidente José Figueroa Alcorta que apadrinara a su séptimo hijo varón, de acuerdo con la costumbre de la Rusia zarista. El bautismo fue en Coronel Pringles, donde vivían los Brost, y el presidente delegó su representación en el jefe municipal del lugar.  Aunque en los archivos de la Casa de Gobierno se encontró un viejo periódico que decía  “Corren los años de la Restauración. Alegría en los barrios del “Tambor”. Canta el candombe. Fiesta mayor de los morenos. Su excelencia el Gobernador de Bs. As., APADRINARA AL SÉPTIMO VASTAGO DE LA NEGRA Aurora y del pardo Robustiano. Morenos y morenas, emperifollados con lo mejor, cantan y bailan, sobre un fondo de banderines rojos y fuegos artificiales

Ya no gemirá en el Plata
En cadenas ni un esclavo.
Su amargo llanto ceso,
Desde que Rosas humano,
De su libertad ufano,
Compasivo y generoso
Prodigo este bien precioso
Al infeliz africano

Así nació la costumbre: Juan Manuel de Rosas, benefactor de los negros, sostén de su emancipación, quiso refirmarles su afecto, siendo padrino de los séptimos varones de los prolíficos congos.
Pasaron los años. Llegó Caseros, la tradición paso a la categoría de cosa de gauchos bárbaros. El padrinazgo de la primera autoridad cayó en desuso. Pero no había muerto.
Como bien dijimos al principio se conoce oficialmente como ahijado presidencial a aquel niño de origen ruso nacido en nuestras tierras en 1907 pero los registros estables guardados rigurosamente en los archivos presidenciales comienzan en 1928 encabezándolos como primer ahijado presidencial Ismael Armando Viotti, nacido en Bragado provincia de Bs. As y bautizado el 21 de Noviembre del mismo año. Representó al presidente Hipólito Yrigoyen el diputado nacional Dr. Pedro Núñez.
Pero el viejo caudillo radical tuvo otro ahijado y fue en Cañada de Gómez. El niño era Hipólito José Agú, nacido el 4 de noviembre de 1918 y bautizado el 10 de enero de 1920, hijo de Bautista Agú y Juana Río.
El entonces presidente radical no visitó la ciudad, simplemente envío a un representante llamado Carlos F. Barozzi y la madrina fue la Srta. Elena Agú. El ministro celebrante fue Amado Caccovalle y su asistente el Pbro. P. Colabianchi Cicerón.


Datos para saber:
·         El cura que celebró la primera ceremonia se apellidaba Alfonsín, y nadie sabe si era familiar del ex presidente.
·         En 1974 Juan Domingo Perón Convierte esta tradición en ley  y para seguir con la igualdad de los sexos, en 1974 se estableció el "madrinazgo presidencial", durante el gobierno de María Estela Martínez de Perón.
·         En la actualidad se entrega una medalla de oro que se obsequia al agraciado y que ostenta una leyenda que dice “El Presidente de la Nación Argentina a su ahijado XX ”
·         Cuando el 25 de mayo de 2003 asumió Néstor Kirchner  además de la inseguridad, los piquetes, la devaluación, una Corte cuestionada y una abultada deuda externa, recibió otra herencia de sus antecesores inmediatos: 150 ahijados presidenciales a la espera de un padrino que pudiera comprarles la medalla de rigor.
Foto de Hipólito Yrigoyen y reproducción de la tarjeta de bautismo que posee el Museo Histórico Municipal de Cañada de Gómez 

Pablo Di Tomaso

Comentarios

Entradas populares