Estimado Gordo de la heladera

Me dirijo a vos, si a vos, que te la pasas llorando por micrófono que te dan. ¿Qué miedos tenés de mi persona? ¿Me queres echar la culpa de tu mal desempeño como empresario? ¿También es mi culpa que te entregaron plata adelantada de un producto y nunca se la entregaste?
Yo tengo muy buena memoria, y me acuerdo cuando ibas al Comité del radicalismo a pedir tu limosna, también me acuerdo porque te enojaste conmigo fue por no darte publicidad en el 2007 a tu revista. Es que en realidad darte la plata que pretendía a vos que solamente te leen cuatro personas era como tirarle margaritas a los chanchos.
También me acuerdo como lo cagaste a Luis, mi recordado y querido amigo, cuando junto a él y por culpa tuya echaron a muchas personas de la APDH.
Cómo candidato lograste sacar apenas un puñados de votos, mucho menos de los que saqué yo.
A vos te bancan ciertos políticos que aferrados al poder le dan plata a cualquiera en pos de destruir una ciudad pujante y en crecimiento.
No me molesta que me digas traidor, vendido, funcionario K, etc., etc. Yo sigo siendo el mismo, trabajo para mi ciudad de lunes a lunes y a vos hace años que te veo al pedo, de bar en bar. ¿Me podes explicar de que vivís?
Es muy gracioso ver como la Agrupación, que integran cuatro personas, que dos de ellas son familiares tuyo hacen una carta para defenderte.
Es muy cómico verte llorar, nadie te creé.
En los 70 fuiste Dragoneante, en los 80 fuiste del Partido Intrasigente, en los 90 fuiste candidato en una lista que llevaba a Menem como conducción, ahora sos de Pino Solanas, y quizás mañana seas… depende de quién ponga.
Te repito gordito, yo levanto las banderas de Alem, Yrigoyen, Lebenshon, Perón, Evita, Illia, Frondizi, Raúl Alfonsín, Néstor, Cristina líderes que levantaron a un país de las ruinas, defensores de los humildes, porque quizás vos ni sepas que significa el guardapolvo blanco en los colegios, el voto universal, el voto femenino, el aguinaldo, las vacaciones, el Juicio a las Juntas, la libertad, la democracia y la igualdad.
No es mi culpa que los dirigentes radicales desde el 2007 hasta ahora se fueron con los grandes grupos económicos defendiendo a la derecha perversa y asesina de la Argentina. Por eso me fui, porque yo no traiciono mis convicciones y mis ideales.
Y por sobretodos las cosas soy cañadense, y orgullosamente cañadense. Cómo deportista he representado a mi ciudad muy correctamente y en forma destacada.
En 2009 me suma a este gobierno que cambió el rumbo de una ciudad que era gris, opaca y sin futuro. Hoy me siento parte de ese camino de transformaciones que comenzó Stella Clérici, a la cuál estoy muy agradecido que haya confiado en mi persona, y seguire sumando un grano de arena más por día a este cambio que lleva adelante esta gestión municipal.
Entonces gordito, deja de llorar, de acusarme de cosas ilógicas. No sé como te da la cara para participar de cursos religiosos, es como ver a Videla comulgar.
La diferencia entre vos y yo, está en la calidez humana y en la honestidad. Yo miro a las personas de frente porque no le debo nada a nadie.
Punto final, adiós.
0