Murió Monseñor Justo Oscar Laguna a los 82 años

Monseñor Justo Oscar Laguna murió esta madrugada tras ser sometido a una intervención quirúrgica, confirmaron fuentes del obispado de Morón. El fallecimiento del sacerdote, que tenía 82 años, se produjo a las 3, precisaron las fuentes. 

Laguna nació en Buenos Aires y era sacerdote desde 1954. Fue párroco de la Catedral de San Isidro, fiscal eclesiástico, canciller en 1961 y vicario general durante dos décadas. En 1980, el Papa Juan Pablo II lo nombró Obispo de Morón. 

"A mí no me cambió la ordenación episcopal, pero sí, Morón, el contacto con los pobres, conocerlos, acercarme a ellos para asumir su causa. No se olvide que venía de San Isidro. Es otro mundo. Conozco a los pobres cuando vengo a Merlo, a Moreno y a Morón. Ahí conocí las ollas populares", aseguró en 2004 a Página/12. 

Fue una figura central del Episcopado Católico durante la última dictadura militar y fue el primer obispo procesado en una causa por los crímenes de lesa humanidad cometidos en ese momento. 

Según relata una nota de Horacio Verbitsky, la decisión fue adoptada en julio de este año por la Cámara Federal de Rosario, cuyos integrantes acusaron a Laguna de falso testimonio al declarar sobre el asesinato del ex obispo de San Nicolás, Carlos Horacio Ponce de León, mediante un simulado accidente carretero, el 11 de julio de 1977.

No obstante, fue uno de los pocos clérigos que hizo una autocrítica pública sobre su accionar frente al genocidio de la última dictadura militar. "He mostrado poca entrega para salvar personas", se había reprochado en 1996 en una entrevista con el diario salteño El Tribuno. "Tengo que darle cuenta a Dios, y lo haré en algún momento, de cómo no luché como luchaban otros, de una manera tan clara y decisiva".

En comparación con otros religiosos, se puede decir que tenía una postura un tanto moderada sobre algunos temas y su visión sobre la Ley el Divorcio en 1987 fue un ejemplo de ello. "El divorcio es un mal, pero es un mal para los católicos, y no podemos imponer en una sociedad plural una ley que toca a los católicos. Son los católicos los que tienen que cumplirla y no el resto", había declarado en pleno debate. 

Laguna era muy amigo del ex presidente Raúl Alfonsín, a quien le dio la extrema unción al momento de su muerte. Se habían conocido con motivo de la mediación papal por el canal del Beagle en 1983. 

Sobre temas coyunturales, el prelado tuvo una visión personal sobre al aborto y el matrimonio gay. “Soy antiabortista de alma, pero con la penalización hay que tener cuidado. Hay que analizar en cada caso el qué y el cómo”, afirmó en abril de este año. 

A su vez, el obispo también rechazó en forma tajante la aprobación del matrimonio igualitario, pero aseguró: "Por supuesto estoy a favor de la unión civil. Hay que respetar las diferencias y no ser sólo tolerantes, sino aprender de los que piensan distinto".
El Argentino