LA DISCRIMINACION DE LA PARODIA A LA REALIDAD