El secreto de mis ojos Conversaciones con Emidio Capanna, un testigo de nuestra historia. Quinta nota



En su recorrido por los negocios más importantes del Cañada de entonces Emidio sigue relatando sus recuerdos…
 
»Siguiendo, por Lavalle al 200 estaba  la fábrica de escobas de Juan Casalegno y al 100 la carpintería de Polla; en Belgrano y Balcarce, la tienda de Daud; en Lavalle y Belgrano, la venta de cloro de Carlos Sassi; (…) en Belgrano y Rivadavia, la carnicería Farías, hoy de la familia Natali; (…) en Rivadavia y Mitre, una casa de venta de fardos de pasto, luego almacén de Coccalotto, y actualmente casa de enseñanza del idioma inglés, My Flower; en la esquina de enfrente la Escuela Juan Bautista Alberdi, llamada por muchos la Escuela Pombo.
 
»En la manzana que encierran Brown, Colón, Ayacucho y Necochea  estaba el Club Argentino Juniors, que luego se unió con Everton, dando origen a Everton Argentino Juniors. Durante los partidos de fútbol el vestuario del equipo local estaba al aire libre en los fondos de la casa de la familia Fredes, mientras que el visitante lo hacía también al aire libre sobre  los fondos del tapial de la familia Disanzo; (…) en Brown y Belgrano, la panadería Robledo, del padre del destacado político Ángel Federico Robledo, luego de Juan y Poli Johansen; en frente, la verdulería de Ángel Capanna y en la vereda contraria, el almacén de ramos generales de Sassi…  Por ese barrio siempre se veía caminar a Don José Deganutti, con el torso desnudo, larga melena y descalzo aún en pleno invierno. Se destacaba por su gran generosidad. Fabricaba pan y lo regalaba a los vecinos y al hospital. En un terreno armó una plaza para diversión de los niños con hamacas, calesita, sube y baja, por él construidos.
 
»Al oeste se encontraba, por Maipú al 100, una herrería exclusiva para herraduras de caballos; en Ocampo al 1400, la fábrica de helados de Lopresti, realizados artesanalmente, entre dos barriles de acero se ponía hielo, se colocaba la crema en el barril más pequeño y manualmente se lo giraba hasta que se convertía en helado…
 
»En 9 de Julio y Moreno, la cancha de fútbol del Club Sarmiento; en San Martín y hoy Ruta 9, el comedor de Faggioli, frente a la fábrica de aceite de don Hugo Romegialli que contaba con más de cien obreros.
 
»En el barrio sur  en calle Edison y López, un surtidor de combustible, del que aún se conserva su fachada; en frente la canchas de fútbol y de bochas del Club América; el boulevard López era ruta principal de Rosario a Córdoba hasta que se inauguró la Ruta 9, por la misma calle detrás de la Estación del Ferrocarril se hallaba la cancha de tenis Lawn Tennis Club; en boulevard López y Libertad, el almacén de Miguel Chale; en boulevard López al 400, la cancha de fútbol del Club Tigre; al 500 el galpón de máquinas del Ferrocarril Central Argentino; en boulevard López y San Lorenzo, la cerealera de Montesi, luego fábrica de alimentos balanceados para animales Provita; en Patagonia y Callao, la pileta El Círculo; en Rawson al 700, la Comisaría II del barrio Arroyito; en Bolívar al 200, el bar Don Lino de Lino Cuagliotti; entre Bolívar, Rosario, Urquiza y Venezuela estaba situada la cancha de fútbol del Club Arroyito. Allí en un partido de fútbol el equipo local marcó un gol y un espectador que se hallaba sobre el techo de su casa, muy emocionado por festejarlo dió un paso adelante cayéndose, con suerte para continuar celebrando. En Bolívar y Libertad, la casa de compra-venta de Mateo Novara y en Bolívar al 700, la verdulería de los hermanos Martínez, frente al bar Rógani, haciendo esquina con Iriondo, el almacén y bar Pedelini, la panadería de Pedro Bondi y la vieja Escuela Almafuerte; en Urquiza al 200, la chatarrería Cuagliotti; en Urquiza y Libertad, en la casa de la familia Argüello donde había una pista de baile, de tierra, preparada por el Club Arroyito; en Urquiza al 700, la verdulería Bondi, frente al Hospital San José; en Urquiza e Iriondo, el almacén de Luis Ferrigno; en Ovidio Lagos al 60, la Cooperativa Mixta ; en Ovidio Lagos y boulevard López la casa de venta de ramos generales de la familia Cantori, una de las más prestigiosas de Cañada; en Ovidio Lagos, entre Callao y Roldán, el prostíbulo La Carmelita popularmente conocido como El Mejoral; en Bolívar y Paraguay, la panadería de Juan Santilli; en Callao al 1700, el almacén de Ida Beltramo; en Ovidio Lagos y Castelli, el almacén y bar de Lancioni; y en Lagos al 600, la carnicería de Mogetta. »

Foto: José Deganutti, recordado atleta cañadense