La Alianza del Mal

A pocas horas de conmemorarse un nuevo aniversario del último golpe de estado que aniquiló a nuestro país, ocurre un hecho inédito en la historia de la ciudad.

Por primera en 90 años de Concejo, éste cuerpo deliberativo no aprueba el presupuesto a un intendente municipal, dejando su la principal ordenanza de gestión al departamento ejecutivo municipal.
Sabemos que el presidente del Concejo Matías Chale busca por todos los medios llegar a ocupar alguna vez la intendencia municipal. Su principal arma es no involucrarse en problemas, mostrarse como un ser bueno, compresivo y honesto. Pero detrás de esa imagen de cordero inocente se encuentra el peor de los jabalíes carnívoros.
Cómo ejemplo pongo su trayectoria en el partido donde fue sacándose uno por uno a todos los dirigentes que con amplia trayectoria manejaban los hilos del centenario partido, entre los que me incluyo. Además de boicotearme mi gestión, hizo lo mismo con Mamet, Terrile, Abbondanzieri, Rogani y Villagra. No respetó a ninguno, su única ambición era llegar a tener todo el poder. Y lo logró. Hoy el 70% de los dirigentes radicales responden a Chale, mientras que el resto al Senador Rasetto, al cuál me referiré a continuación.
Rasetto es el hombre más odiado en el radicalismo cañadense, todos saben de sus arreglos económicos y sentimentales con Carlos Saúl en los noventa, con las recordadas listas con personas fallecidas en las internas radichetas, de las cosechas que les vendió a sus hermanos a escondidas y el alquiler de una mujer para demostrar que es un hombre de familia, cosa que no lo es.
Chale y Rasetto se odian. No se hablan. Uno apuesta a poner a un radical en la gobernación mientras que el Senador apuesta seguir currando. Uno lleva 20 años estudiando en la Facultad y al otro lo mantuvo el Estado 30 años hasta recibirse de Abogado (¿?).
Pero de tanto odio entre ellos, tienen un objetivo en común... Destruir a Stella Clérici.
Para que una gestión no funcione no se le debe aprobar el presupuesto. Sin dinero no se pueden realizar obras ni actividades culturales ni ayuda social.
Buscan de esa manera generar malestar en los ciudadanos, buscan a traves de mentiras e injurias ensuciar a la gestión más exitosa de toda la historia.
Ahora repasemos quiénes son los socios de este temible plan:
Disponen de mucho dinero puesto en periodistas de distintos medios, como Emanuel Sovercchia que lleva publicada más de 100 notas en contra del municipio y es trabajador de una agencia de quiniela clandestina;  Ruben Moreno, quién fuera expulsado de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos por su pasado en la Dictadura Cívico-Militar, que mediante una página web publica mentiras y falsas denuncias sobre miembros del gobierno municipal; miembros de la antigua Comisión de Cultura, entre ellos integrantes del último gobierno de facto en 1976; miembros de la Cooperadora policial y a un innumerable grupo de ciber militantes que disponen de tiempo para atacar todos los días a la gestión municipal.
Desde el gobierno provincial Carlos Fernández digita uno por uno los pasos a seguir de todos estos personajes y asesoró no sólo a los concejales sino también a funcionarios de la Justicia para que compliquen la salida del presupuesto municipal.
Chale se jacta de acusar a la gestión de poco transparente, pero no habla de las causas por corrupción que rozan a su familia en la localidad de Armstrong con el hallazgo de facturas truchas en la oficina de su cuñado.

Por eso cañadenses, no se confunda. Detrás de Chale se encuentran peligrosos personajes que buscan volver a los años oscuros de la política local.
0