Los intendentes de Cañada.... Isidoro Martin

Isidoro Martin, intendente municipal 1940-1943.
Foto Archivo Museo Histórico Municipal

A pesar que el diario La Nota expresara que Bautista Borgarello renunciaba por problemas de salud, cierto es, que el intendente era candidato a diputado provincial y se avecinaban las elecciones de diciembre de 1942 que elegiría nuevas autoridades en la provincia de Santa Fe. Por eso el 16 de noviembre de ese año, el citado periódico dirigido por Nemesio Valbuena manifestó que “así fue que en nutridos conciliábulos los caudillos que tienen su baluarte en la Municipalidad resolvieron que el heredero del renunciante Lord Mayor fuera el Secretario del mismo, Isidoro Martin.” Una semana después en sus páginas anunciaban la designación de Martin como Intendente Municipal, del Dr. Mario De Romedi como Secretario y la confirmación en el cargo del Ing. Bartolo Cuffia en Obras Pública. El flamante intendente se encontró con un conflicto suscitado entre los obreros de la pavimentación con la empresa contratista de la obra, acusando a Borgarello de no haber hecho lo posible para destrabar el tema.


El 15 de diciembre del ´42 se desarrollaron elecciones provinciales, nuevamente acusadas de fraudulentas por muchos sectores, donde por ejemplo en Totoras habían desaparecido la mitad de las urnas del escrutinio. Del resultado de ese domingo podemos leer en La Nota del 21 de diciembre del mismo año, que el PDP había ganado la senaduría provincial con Ricardo C. Romegialli y habían sido elegido diputados provinciales Lagos (PDP), Ciminari (UCR Comité Nacional) y Borgarello (UCR Santa Fe) entre otros. Y la fórmula Argonz-Leiva fue la elegida para llevar adelante los destinos de la provincia, en sus breve tiempo como gobierno se impulsó la educación, se creó el Ministerio de Salud Pública y Trabajo y también tuvo lugar la creación de la Caja de Asistencia Social a la vejez, a la invalidez, a la madre y a los huérfanos.

Sobre la gestión de Isidoro Martin podemos destacar que se continuó con las obras públicas comenzadas en el período anterior; se regularon los horarios de cierre de los espectáculos públicos siendo las 0:30 hs. su tope; se prohibió el estacionamiento y el tránsito a sangre en las calles céntricas y/o pavimentadas; a la calle Humberto I se la pasó a llamar Hipólito Yrigoyen, se creó la comisión pro-abaratamiento de la vida y lucha contra la especulación que tenía como sus principales funciones la de controlar, vigilar y denunciar las maniobras de los truts y especuladores; a toda aquella empresa que se instalaba en la ciudad se le exoneraba de 10 años de tributo municipales dando un impulso a la industrialización; se confeccionó un padrón de pobres con el asesoramiento de la Sociedad de Damas de Beneficencia dando ayuda social a los más necesitados; se habilitó un vivero para la forestación en especial del Barrio Sur; se adquirieron maquinarias para el mejor funcionamiento de la maestranza.

Fueron concejales en este período los señores Lorenzo Abate, Miguel Ruchelli, Héctor Ardigó, Arturo Ausgburger, Juan B. Regis, Francisco Trujillo, Enrique N. Padula, Arnoldo Migoni, Horacio Abregú, Juan B. Perero, César Bortolato, Juan Maero y un hombre que con el tiempo será unas de las figuras más destacadas en la historia de la política nacional, Ángel Federico Robledo.


Entre los hechos más destacados de estos años fue las fundaciones de clubes como Sarmiento, Las Flores, Los Charrúas y San Martín; se inaugura la fábrica de aceites “Helvética” de Hugo Romegialli; y sin lugar a dudas la obra cumbre inaugurada en noviembre de 1942 fue el Parque y Balneario Municipial, hoy llamado Parque Municipal “Juan D. Perón”. A pesar de la revolución del 4 de junio de 1943, que termina con la Década Infame en el país, el intendente Isidoro Martin se mantuvo unos meses en el cargo cuando fue reemplazado por Abel Romegialli.
0