"Hay gobernabilidad cuando la gente tiene trabajo", advirtió Cristina

La presidenta inauguró ayer junto a Daniel Scioli la segunda etapa del Polo Científico Tecnológico. Destacó que una parte de la población se haya puesto la campaña para el balotaje al hombro y aseguró: "No vengo a pedir el voto, simplemente mostramos lo que hacemos."



El acto que encabezó la presidenta Cristina Fernández en el anfiteatro del CONICET, dentro del Polo Científico Tecnológico que funciona en las ex Bodegas Giol, tuvo todo el simbolismo que el Frente para la Victoria está buscando para encarar las últimas dos semanas del balotaje. Hubo emoción, reflexión, advertencias sobre lo que significa el proyecto político y económico de la coalición opositora Cambiemos. Pero sobre todo lo que surgió de modo espontáneo en varias escenas vividas ayer al mediodía en el predio de Palermo –el abrazo largo de Cristina y Daniel Scioli; el pulgar para arriba que le dedicó el candidato a la mandataria; los zapatos embarrados de Scioli que había llegado con lo justo desde Moreno- fue el reflejo de la ola de involucramiento y movilización contra Mauricio Macri que viene creciendo en paralelo a las estructuras políticas tradicionales. "Una parte importante de la población, una parte importante de la sociedad, se ha puesto la campaña al hombro. Gente que ni siquiera es militante, gente que por ahí pertenece a otra fuerza política, gente que votó por otra cosa. Y esto es lo que tenemos que hacer los argentinos", destacó la jefa de Estado al finalizar la parte oficial de su discurso y en diálogo con los cientos de militantes y votantes del FPV que se habían acercado hasta las instalaciones del Polo Científico.
La visita de Cristina al edificio del CONICET que ocupa un área muy vasta sobre la calle Godoy Cruz entre Palermo y Soler, en uno de los barrios más cotizados de la ciudad, anticipaba un momento fuerte para el kirchnerismo. La inauguración de las instalaciones completas del Polo Científico –se incorporaron 23 mil metros cuadrados de laboratorios, espacio para reuniones, anfiteatro, a los 24 mil metros cuadrados que ya estaban en funcionamiento- sumaría al tejido urbano de la CABA una nueva construcción emblemática del proyecto iniciado en 2003. Al igual que Tecnópolis, el Centro Cultural Néstor Kirchner, el Museo Malvinas o los espacios culturales y de Derechos Humanos que funcionan en la ex ESMA.
Cristina llegó vestida de blanco, recorrió las instalaciones y luego se sentó junto al ministro de Economía, Axel Kicillof, y su par de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao: entonces comenzaron las videoconferencias. Ya en el discurso, las primeras definiciones de la presidenta apuntaron a desacreditar el relato del diario Clarín sobre la existencia de una supuesta campaña del 'miedo'. También advirtió sobre la importancia que tiene el trabajo, cuidar el empleo, como única garantía real para resguardar la gobernabilidad.
Así, como había hecho en su mensaje anterior, en aquel caso desde la Casa Rosada, CFK subrayó que esta transición presidencial se produce en el contexto "de un país normal", una meta que hoy suena módica pero que había sido una de las promesas de Néstor Kirchner al asumir en el convulsionado 2003. "Vamos a ir a un balotaje en un país normal. En un país que hemos logrado ordenar socialmente, económicamente. Porque algunos confunden gobernabilidad con acuerdo de cúpulas y estructuras partidarias. Y hay gobernabilidad en un país cuando en la calle la gente tiene trabajo, cuando los científicos tienen un lugar donde desarrollarse, cuando los estudiantes pueden ir a la universidad. ¡Esa es la gobernabilidad de un país!", advirtió la jefa de Estado en medio de los aplausos de becarios e investigadores del CONICET, dirigentes del FPV –Scioli la escuchaba desde la primera fila- y personalidades de los Derechos Humanos, como Hebe de Bonafini y Estela Carlotto. En el público, entre Carlotto y Victoria Montenegro, hija de desaparecidos, se encontraba Delia Giovanola de Califano, abuela de Martín Ogando, nieto recuperado número 118 (ver aparte).
"Quiero decirles a todos aquellos que escucharon de boca de algún dirigente político de nuestro país que los Derechos Humanos eran un curro, que el único curro que hubo con los Derechos Humanos fue el que hicieron, durante la dictadura, los grupos empresarios que, cómplices muchas veces de la dictadura, desaparecieron 30 mil argentinos científicos y docentes y obreros y trabajadores para imponer un plan económico que endeudó a la Argentina y que estatizó la deuda de los privados. Fíjense qué paradoja. Estos grupos que estatizaron la deuda, que era de sus empresas, durante la dictadura, ahora –una vez que nos hemos desendeudado nosotros desde el año 2003 a la fecha- quieren volver a hacer cualquier tipo de negocios con los mismos que alguna vez negociaron sus propias deudas. Díganme si no es una Argentina que pareciera, por momentos, circular", repasó la presidenta en un párrafo en el que provocó, sin quererlo, algunos estremecimientos.
Otra de las definiciones importantes de Cristina fue su valoración sobre el contenido de la campaña electoral que viene haciendo el FPV en estos días, que hace foco en el riesgo que corren los derechos conquistados en los últimos años ante un eventual triunfo de Cambiemos. La presidenta aseguró que la verdadera campaña deshonesta y de ataque más allá de lo político -la llamó "cloaca"- la viene sufriendo el oficialismo, y ella en particular, desde hace varios años. "Nos dijeron que para qué hacíamos satélites si era mejor comprarlos en el exterior. Cuando uno dice estas cosas comienzan a decir que hay campaña sucia. De eso también quiero hablar. Porque primero fue la campaña del fraude, que iba a haber fraude, y enfermaron la mente de muchos argentinos a través de los medios. Pero esa campaña se terminó cuando los resultados tal vez no fueron los que ellos esperaban, y fueron un poco más favorables para ellos. Pero la campaña sucia, yo diría campaña cloaca, es la que sufrió y sufre todos los días esta presidenta. Porque las críticas a un gobierno o a una gestión siempre son bienvenidas. Deben ser discutidas pero siempre son bienvenidas. Pero a mí me han publicado 30 tapas que no tienen nada que ver con mi gestión, tienen que ver con mi condición de mujer", recordó CFK en una aguda crítica a la revista Noticias de propiedad de Jorge Fontevecchia.
Tras esa aclaración, Cristina completó su mensaje a la militancia y a la gente que se está movilizando en defensa de sus derechos con la proyección de un video en el que se veía al economista Alfonso Prat Gay desacreditando la capacidad de "los caudillos de las provincias del norte y del sur, provincias con pocos habitantes" (ver aparte). "Cuando nosotros decimos y repetimos lo que dicen o dijeron algunos dirigentes no estamos haciendo campaña sucia. Estamos haciendo la campaña más limpia y transparente para que la gente sepa, a la hora de ejercer el voto, qué es lo que quiere para su país. No venimos a decirle 'señora vote por nosotros', simplemente mostramos lo que hacemos y recordamos lo que ellos hicieron y dijeron", remarcó entre aplausos, y arengas propias de un escenario electoral tan crucial como el balotaje que se avecina.  
AVANCES
Además de la puesta en funcionamiento de las áreas del Polo Científico Tecnológico, entre ellas el Banco Nacional de Datos Genéticos, la presidenta se comunicó con la ciudad de Mar del Plata, por videoconferencia, donde se realizó la botadura del buque oceanográfico Austral.
También se inauguró el tercer radar primario argentino 3D de largo enlace, y se anunció la firma del contrato de seis nuevos radares del país.
Por otra parte, la mandataria distinguió a científicos destacados por su actividad en el país, y encabezó el acto de firma de creación del Fondo de Regulación de Productos Agro-Biotecnológicos (Fonrebio), por el que se van a financiar parcialmente proyectos de desregulación de organismos genéticamente modificados y los ensayos necesarios para la aprobación de biofármacos biosimilares e innovadores, que se desarrollen en el país. 
Reconocimiento a la lucha por la memoria
"Yo quiero decirles a todos aquellos que escucharon de boca de algún dirigente político de nuestro país, que los Derechos Humanos eran un curro; que el único curro que hubo con los Derechos Humanos fue durante la dictadura, junto a empresarios cómplices, cuando desaparecieron científicos y trabajadores para imponer un plan económico que endeudó a la Argentina y que estatizó la deuda de los privados", sostuvo la presidenta durante el acto de ayer, que contó con la presencia de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, y Delia Giovanola, una de las fundadoras de la Asociación que el jueves recibió la noticia que más esperaba: identificaron a Martín, su nieto, apropiado durante la dictadura.
"Estos encuentros quizás convenzan a muchos que les da lo mismo una cosa que otra, hay que cuidar la democracia, lo adquirido, y no es posible nunca olvidar", destacó Estela en radio Provincia.
 "Esas promesas de mirar para adelante y que la historia hay que contarla cercenada, es lo peor que podemos hacer porque no hay derecho a impedirle a alguien conocer su historia", agregó Carlotto.
La abuela Delia también habló de la recuperación de su nieto y dijo no poder "quejarse de la vida". "Yo ya estoy feliz. Quiero verlo, conocerlo, dentro mío hay amontonados 39 años", explicó en radio Vorterix. Y contó parte de su charla con Martín: "Me preguntó con quién vivía y le dije que estaba sola, esperándolo, aunque no estoy sola de afectos."


"Esto es muy viejo, viene de unitarios y federales"
La presidenta Cristina Fernández criticó los dichos del vocero económico de la alianza Cambiemos, Alfonso Prat Gay, que se refirió despectivamente a las figuras de la política que provienen de provincias del interior. "Es una idea de más de 200 años de una pequeña minoría que se ve como elite ilustrada", aseguró.
Después de proyectar el video en el que Prat Gay afirma: "Cada 10 años nos dejamos cooptar por un caudillo que viene del norte, del sur, no importa de dónde viene, pero de provincias de muy pocos habitantes, con un curriculum prácticamente desconocido", la presidenta aseveró: "Esto no es campaña sucia, es campaña de la más absoluta verdad."
Durante su discurso en el Polo Tecnológico, ubicado en las ex bodegas Giol, recordó que "desde una provincia donde hay más ovejas que personas, salieron estos dos presidentes", en referencia a Néstor Kirchner y a sí misma, cuyas carreras políticas transcurrieron en Santa Cruz.
"Esto es muy viejo, viene de unitarios y federales, esto es el puerto. Yo estoy preocupada ahora, en el 2015, porque la Ciudad de Buenos Aires ha tenido tres jefes de gobierno, dos fueron candidatos, uno llegó a presidente y en el 2001 se fue en helicóptero", remarcó la mandataria y recordó la campaña electoral de 1999 en la que resultó electo presidente por la Alianza, Fernando de la Rúa.
"En 2001 se fue en helicóptero con la Plaza incendiada", dijo en referencia a la represión que se llevó a cabo durante los días de diciembre en los que el ex presidente De la Rúa declaró el Estado de sitio y que ocasionó la muerte de cinco personas y decenas de heridos sólo en la Ciudad de Buenos Aires.
"Muchos dicen que hay que pedir el voto, yo no pido el voto, pido que reflexionen", agregó en referencia al balotaje que disputará el candidato del FPV, Daniel Scioli, con el candidato de Cambiemos, Mauricio Macri, el próximo 22 de noviembre. Y advirtió que "cada ciudadano debe hacerse cargo de su voto" para después no pedir "que se vayan todos" como en 2001. 
Vanoli advirtió por devaluación de Cambiemos
El presidente del Banco Central Alejandro Vanoli recordó que "cualquiera que haya vivido en Argentina en los últimos 40 años sabe que una devaluación del peso va  directamente a los precios". De esta manera, salió a responder las declaraciones formuladas por el economista de Cambiemos, Alfonso Prat Gay, en las que aseguró que una modificación cambiaria no impactaría sobre el valor de bienes y servicios. Vanoli aseguró que se trata de "un argumento de una falsedad manifiesta" y explicó que "en los últimos 12 meses hubo U$S 40 mil millones en importaciones que se hacen al tipo de cambio oficial de alrededor de 9,50 pesos, así que imaginen ustedes lo que ocurriría con los precios de los bienes importados (electrónicos, autos, etc.) en caso de una gran devaluación". "Para evaluar la falsedad de estos argumentos no hace falta ser economista ni tener un doctorado, ya que no resiste el menor análisis", enfatizó.
Vanoli explicó que "generar una liberalización financiera total como algunos proponen es una regresión al liberalismo que sólo se puede sostener en base a un gran endeudamiento y, en resumidas cuentas, una devaluación genera inflación en un país dolarizado como Argentina". 
CRÍTICAS
El secretario general de la Presidencia, Eduardo De Pedro, sostuvo que las declaraciones del referente económico del macrismo, Alfonso Prat Gay, demuestran "desprecio por las provincias y por nuestra identidad".
Otros dirigentes del FPV se sumaron a las críticas a Cambiemos. El intendente de La Matanza Fernando Espinoza dijo que una victoria de Macri en el balotaje significaría "hacer que Argentina sea Grecia". 
REYNOSO
Cristina aludió al caso del juez federal de Salta Raúl Reynoso, quien iba a integrar la comisión ad hoc creada por la Corte Suprema y terminó imputado por vinculaciones con el narcotráfico.  "Sería hora, que en lugar de dar lecciones desde el bronce algunos miembros de los otros poderes miraran un poquito más para adentro a ver qué están haciendo los miembros de ese poder en la lucha contra el narcotráfico y por la seguridad de los argentinos", dijo.
0