RECORRIDO POR LOS LUGARES HISTÓRICOS DE LA CIUDAD... SEGUNDA PARTE


CONTINUAMOS CON LA SEGUNDA PARTE DE LA RECORRIDA DE LUGARES HISTÓRICOS DE LA CIUDAD


Estación del Ferrocarril y Museo Ferroviario

La Estación Cañada de Gómez fue habilitada en 1866, contaba con un par de habitaciones, techos de tejas y era solamente de un piso. El 1º de mayo de ese año pasó la primera locomotora, “Cordova”, que unía Rosario con Tortugas. Su primer jefe fue Pedro Reün y en homenaje a él es que la Escuela Municipal que hoy ocupa esa propiedad lleva su nombre.
La Asociación Ferroviaria Cañadense “El Tren” es una sociedad civil sin fines de lucro, fundada el 7 de junio de 1966 por un grupo de ex - ferroviarios que pretenden mantener vivo en la memoria de los cañadenses todo lo relacionado con este medio de transporte tan importante para nosotros. Esta Asociación organiza el Museo Ferroviario habilitado en el mes de octubre de 1999. El mismo posee tres salas de exhibición, un patio cerrado y un furgón de cola que pertenecía al Ferrocarril Mitre.
El 31 de octubre de 2005 tuvieron sus primeros viajes inaugurales los servicios de trenes de pasajeros que cubrían Retiro-Córdoba-Retiro que en los primeros tiempos no tuvieron parada en la ciudad, esto se pudo concretar, gracias a intensas gestiones de la Intendenta Dra. Clérici, el 17 de agosto de 2006.


Museo de Arte Cañadense



El Museo es un espacio creado por la exposición y promoción de los artistas de Cañada de Gómez. Esta iniciativa nacida de los propios artistas que la intendente municipal Dra. Stella Clérici concretó en el 2009, año en que fue inaugurado.
El MAC esta ubicado en una antigua casa perteneciente a la empresa contratista del Estado Nacional. Ese inmueble se remodeló en forma completa y se acondicionó para la exposición de obras de arte, de proyección de audiovisuales, cuenta con un amplio patio donde en la temporada estival se desarrollan actividades al aire libre.

Club América (Ex plaza Argentina)


Como bien dijimos antes, Cañada de Gómez contaba con plazas una a cada lado de la Estación con frondosos árboles que hacían un poco más apreciable la imagen de las mismas. La Plaza Argentina estaba rodeada de paraísos, no tenía piso era más bien como el patio grande del barrio.
En 1910 la Comisión de Fomento le concedió los terrenos de la plaza al Club América, fundado en 1904, pero en 1922 el interventor de la Comuna Federico Guinle pidió la devolución de la plaza. Cuando Ricardo Andino asume como intendente municipal dio atrás a la decisión de su antecesor y desde allí definitivamente quedó el “Apache Americano”


Plaza Padre Armando Amiratti- Ubicación Iriondo y Urquiza, al lado del Hospital

Esta plaza fue emplazada en homenaje al Ciudadano Ilustre Pbro. Armando Amiratti. Este hombre nacido el 12 de marzo de 1918 y que se ordenó sacerdote en diciembre de 1941, fue un recordado cura párroco de la ciudad.
Amiratti llegó a Cañada de Gómez en 1962, reemplazando como jefe parroquial a Monseñor Guillermo Martín. En la crónica periodística de entonces, el llegado cura manifestaba: “Vengo a servir. Especialmente a aquellos que más necesitan... Quiero que vengan a mí por cualquier cosa... Lo que esté a mi alcance yo haré especialmente por los más necesitados”.  Y todo fue así, dando el ejemplo en el día a día, sacrificando lo mejor de él para consolar la necesidad de los más pobres, de los humildes del corazón, de los enfermos, de los niños, predicando la palabra de Cristo en cada rincón cañadense.
El pueblo al enterarse de su renuncia y su inmediato reemplazo produjo la mayor movilización que tenga la memoria colectiva. Los seguidores de Amiratti tomaron la parroquia, la policía actuó disparando contra la muchedumbre hiriendo a varios conciudadanos. Amiratti fue albergado primero en el Colegio San Antonio de Padua (las hermanas fueron desplazadas por Monseñor Bolatti por esa actitud) y en casa de familias. Para recordar su presencia es preciso recordar su despedida, descripta en “Estrella de la Mañana” el 18 de agosto de 1972 : “Al dejar muy a pesar mío, Cañada de Gómez, siento la necesidad de agradecer a todos, no sólo a los que estuvieron físicamente más cerca de mí, sino a toda la población, su afecto. Realmente me he sentido muy querido y puedo decirles que los quiero con toda el alma y que no los olvidaré jamás. Tengo que irme. Como un día creí que debía quedarme para bien de la comunidad, hoy creo que debo partir para bien de la misma comunidad. Me voy a La Rioja. La elijo porque es un lugar pobre. Yo creo que la Iglesia tiene dos polos: la comunidad de fe y la comunidad de los pobres, marginados y oprimidos y transitan juntos el camino hacia la liberación, se habrá dado la unidad en la Iglesia. Mientras tanto Cristo está dividido. Y este es el gran pecado. La Iglesia se renovará desde las bases. (...) Muchas gracias por todo. Nunca les agradeceré suficientemente lo que hicieron por mí. Vine sin nada y me voy sin nada. Sólo me llevo en el corazón el cariño inolvidable de todos ustedes. No guardo resentimiento para nadie, les saludo con afecto a todos sin excepción.”
Cabe recordar que en la localidad riojana de Olta, donde Amiratti descansa en paz, un Colegio lleva su nombre y el legado de su vida es tan respetable y admirado como en Cañada de Gómez.
 
Hospital Provincial “San José”



El Hospital tiene su origen en una Ordenanza aprobada en 1887 y firmada por el entonces jefe comunal Santiago Ríos, donde se conformó una comisión integrada por las máximas autoridades del departamento Iriondo y figuras del ambiente local. La misma le solicitó al administrador del Ferrocarril Central Argentino, Guillermo Fischer, la donación de una manzana de terreno para la instalación del Hospital.
El 1º de enero de 1890 comenzó a prestar atención el Hospital de Caridad sin inauguración oficial. Según las constancias firmadas el 22 de agosto de 1892, ante el escribano Guillermo José de Altube, la Compañía de Tierras del Central Argentino le escrituró a nombre de la Comisión de Fomento presidida por Melitón Gómez, el solar cedido por Fischer en 1887. Meses más tarde, en una asamblea popular convocada en el Hotel Universal se inició una suscripción pública y nombró una nueva comisión que debía colaborar con la Comuna en la terminación del Hospital.
Al constituirse el 4 de marzo de 1894 la Sociedad de Damas de Beneficencia, la misma se hizo cargo de la administración del Hospital y seis días más tarde la Comisión de Fomento transfirió a la Sociedad el solar ocupado por el Hospital de Caridad; y el 25 de mayo de ese año se habilitó oficialmente. El 7 de julio de 1898 se inauguró el edificio central.
No hay certera de quién fue el primer director, pero como en 1894 el único médico local era Mario Angeletti es posible que él haya dirigido el Hospital durante los primeros años. También debemos recordar a dos destacables pioneros en la medicina local, como el Dr. Gonzalo Beresiartu y el Dr. Arnoldo Migoni. El primero de ellos concurrió durante más de cuarenta y cinco años diaria y gratuitamente. Mientras que Migoni fue durante muchos años Director ad-honorem, una de las actuaciones más importantes en la vida de la institución recordada por muchos empleados, Damas y las hermanas de la congregación de San Antonio. Otros destacables de los comienzos fueron los Dres. Elías Schteingart y Alfonso Gallo Fernández.
En 1948 el Hospital “San José” pasó a manos del gobierno provincial y el 17 de mayo de 1993 fueron inauguradas las nuevas instalaciones.

0