lunes, 23 de abril de 2018

CAÑADA DE GÓMEZ Y EL POLO

Juan Bautista Miles, en la tapa de El Gráfico



Corría 1875 y Nicolás Avellaneda dirigía las riendas de un país en formación siempre soñando, como toda su generación, en ser un país con profunda cultura anglosajona. No sólo apostaban a la llegada de ciudadanos nacidos en las gloriosas tierras británicas sino que fomentaban todas las actividades culturales que nos hicieran sentir más europeos que americanos. En ese mismo año durante el mes de agosto en la Estancia El Negrette de David Shennan, ubicada en la llanura pampeana de Buenos Aires, se enfrentan dos equipos que llamaron provisoriamente Ciudad y Campo, integrado por  campesinos que ostentaba la suerte vivir en la zona urbana y en la zona rural de aquel entonces. Esos ocho gringos que al galope golpeaban una bola de billar, ya que fue lo más parecido que consiguieron a una bocha polera, iniciaron en Argentina la larga vida de un deporte tradicional, que exige una estricta destreza y que pertenece a la elite de un pueblo bastante lejos de poder disfrutarlo.


Cuando nacía el polo en el país nuestra ciudad era custodiada por Cirilo Peralta como juez de paz, siendo la única autoridad reconocida en una flamante colonia nacida un par de años antes. También recibíamos la visita de Julio Argentino Roca, y Elías Bertola describe a ese hecho muy simpáticamente cuando expresa que «a principios del año 1875, el General Roca, en aquel entonces Coronel, después de haber derrotado en Santa Rosa, Mendoza, el 17 de Diciembre de 1874 al General revolucionario Don José de Arredondo, se vino a pasar una temporadita en este pueblo guardando el incógnito, por ser notorias sus zorradas políticas, como huésped del caracterizado vecino don Enrique James.»[1]

En 1892 se oficializa The Polo Association of the River Plate, la primera entidad que agrupaba al deporte en Argentina teniendo a Cañada de Gómez como uno de los centros de competencia por las cercanías a las ubicaciones de los equipos que disputaban los campeonatos oficiales. En la Revista La Nación del 26 de diciembre de 1993, una reseña de la historia del Campeonato Argentino de Polo nos relata que «por entonces, los centros polísticos de la Argentina se ubicaban en las cercanías de la Capital Federal y en el sur de Santa Fe, por lo que llevadas por un espíritu salomónico las autoridades de The Polo Association resolvieron que se disputaran dos veces por año, una en Hurlingham y otra en Cañada de Gómez.»[2]

        Y así fue que las primeras tres finales de la historia de ese torneo se disputaron en Cañada de Gómez sobre las tierras de lo que fuera la Estancia Del Sel y las mismas ocurrieron entre 1893 y 1895. La primera de ellas el 15 de octubre cuando Hurlingham derrota al equipo santafesino North Santa Fe 1 a 0, eran integrantes de los campeones Francisco J. Balfour, Frank Furber, C. J. Tetley y Hugo Scott-Robson. Al año siguiente durante el mes de marzo The Casuals obtuvo la copa siendo integrado por E. Follet Holt, R. Mc Smyth, Percy Talbot y F. S. Robinson. Por último la última final jugada en nuestras tierras fue la del 1895, en el mes de abril, siendo campeón Las Petacas el primer equipo íntegramente argentino e integrado por Sixto Martínez, José Martínez, Frank E. Kinchant y Francisco Benítez. Pero aquí no termina la relación de Cañada y el polo argentino. Desde 1893 hasta 1923 dieciséis campeonatos fueron ganados por equipos santafesinos, ocho de ellos por North Santa Fe, tres fueron obtenidos por Las Rosas y The Casuals y Las Petacas ganó las dos restantes.




LOS HERMANOS MILES

Enrique Eduardo Miles nació en Burminghan, Inglaterra, el 25 de marzo de 1862. Se radicó en nuestro país en 1881 dedicándose plenamente a tareas agropecuarias trabajando en los campos de la familia Paso, descendientes del legendario Juan José que fuera integrante de la Primera Junta, en los dos Triunviratos, miembro del Congreso de Tucumán y una figura de peso en la política nacional entre 1810 y 1833. Mientras Enrique era un de los hombres de confianza de los Paso, conoce a Rosa una de las hijas de familia, con quién se casa y tienen nueve hijos de los cuales dos de ellos fueron destacados polistas argentinos. Estamos hablando de Juan Bautista y David Benito, éste último fue entre 1930 y 1932 el primer intendente de una dictadura en Cañada de Gómez. La familia Miles en 1917 adquiere la Estancia La Unión, ubicada en el límite cañadense con Bustinza.

Los hermanos Miles integraron el equipo Las Rosas junto a Willy Benitz y Carlos Land que obtuvieran el Campeonato Nacional de 1919. Juntos también integraron los equipos campeones de North Santa Fe en 1916 y 1917 y Juan en 1923 integró el equipo de Las Rosas que ganara por última vez el máximo torneo de polo. En 1922 la Selección Argentina de Polo «obtuvo los abiertos de Inglaterra y los EEUU, en sus propios reductos, en una doble hazaña mundial nunca superada, que fuera conformada por una selección argentina en su primera gira al exterior, integrada por Juan B. Miles, Juan D. Nelson, David B. Miles y Luis L. Lacey, hasta ese momento prácticamente desconocidos en el orden internacional».[3] En 1924 el deporte argentino consigue su primera medalla de oro olímpica con Los Cuatro Grandes del Sur como se conoció a ese equipo de polo, que un 12 de julio, Juan Bautista Miles junto a Arturo Kenny, Juan Diego Nelson y Enrique Padilla, siendo suplentes Guillermo Brooke Naylor y Alfredo Peña Unzué obtuvieran el máximo anhelo en un Juego Olímpico. Es preciso agregar que David Miles, protagonista del memorable equipo de la Gira del '22 e integrante del equipo olímpico, comunicó un mes antes de la partida que, por razones imprevistas, no podía viajar a París. Cuatro años después, Juan Miles integra el equipo Meadow Brook, obteniendo nuevamente el Abierto de Estados Unidos.

Mientras David Benito Miles, quién quedara en la historia de la vida política cañadense como el primer hombre en ocupar la intendencia en una dictadura, falleció trágicamente en octubre de 1934 cuando su avioneta se estrelló en la localidad de Junín. Por su parte Juan Bautista Miles murió el 18 de diciembre de 1981 y en su homenaje la Asociación Argentina de Polo organiza anualmente la Copa Juan Miles, un torneo para equipos de 23 y 24 goles de hándicap.






[1] Apuntes históricos de Cañada de Gómez, Elías Bertola. 1923. Reedición 2013.
[2] Revista La Nación. 26 de diciembre de 1993. Página 5
[3] http://aapolo.com/institucional

Publicar un comentario

Entrada destacada

LA CAÑADA DE LOS GÓMEZ 1918

Juan Nicoli El 1º de enero de 1918 asumieron las nuevas autoridades cañadenses, como verán no había mucho drama en reunirse en fecha...