Un cañadense asesinado en Rosario

Un muchacho de 21 años oriundo de Cañada de Gómez fue asesinado cuando intentó comprar estupefacientes con un billete de 100 pesos falso. La Policía encontró el cuerpo de la víctima en Alem al 4000, tirado en la vereda.

“Lo sacaron de adentro del búnker, lo arrastraron de las piernas hasta el volquete que está enfrente y lo dejaron tirado ahí. Afuera había una chica con un bebé pero rajó porque también la iban a matar”. Así reconstruyó el homicidio de un joven de 21 años, ocurrido ayer a la madrugada en Alem al 4000, un habitante de barrio Tablada en diálogo con El Ciudadano, quien prefirió mantenerse en el anonimato por temor a represalias.
El crimen de Carlos Gabriel Rodríguez, quien tenía 21 años y era oriundo de la localidad santafesina de Cañada de Gómez, se conoció minutos después de las 2 de ayer, cuando un vecino de Alem y Doctor Riva llamó al 911 para advertir que había una persona herida de arma de fuego. Cuando los uniformados llegaron se encontraron con Rodríguez desvanecido en la calle frente al pasillo de Alem al 4023 con un disparo en el tórax del lado izquierdo. El médico del Sies determinó que el muchacho no tenía signos vitales, describieron los voceros policiales.
Algunas personas que viven cerca de donde se cometió el asesinato señalaron que la víctima fatal “hacía desde la mañana que estaba dando vueltas con 100 pesos falsos. Parece que anoche volvió a intentar comprar (drogas) y lo mataron. Fue adentro del búnker que está a mitad de cuadra por la mano impar. En el pasillo”, detallaron.
“Esto pasó cerca de las 2.30. Le pegaron el tiro adentro porque se ve que descubrieron que la plata era falsa y después lo tiraron a la calle. Había una chica esperándolo en la entrada del pasillo con un bebé en brazos. Cuando vio que lo sacaban de las piernas se rajó porque los iban a matar a ellos también. Hoy no vendieron en todo el día”, describieron los vecinos.
Los investigadores esperaban ayer a la tarde que los familiares se presentaran a declarar. Sin embargo, ya habían logrado determinar que el disparo se hizo con un revólver. “No sabemos el calibre. El fallecido presenta una herida con orificio por el hemotórax izquierdo y salida por el posterior. La persona que nos informó dijo haber visto un revólver pero no pudo describir a los que dispararon”, aclararon los pesquisas.
Ayer a la madrugada, mientras los investigadores trabajaban en el lugar del hecho, llegó el padre de la víctima, a quien le habían avisado lo ocurrido por celular. “El progenitor reconoció que su hijo era adicto. También aportó que hacía un tiempo Carlos compartía una vivienda con una joven de nombre Noelia, ubicada en jurisdicción de la comisaría 15ª, y que anoche (por anteanoche) su hijo junto a un amigo y su pareja habían ido hasta la zona de Alem y Doctor Riva para comprar estupefacientes”, indicaron las fuentes del caso.
El caso es investigado por el Juzgado de Instrucción de la 13ª Nominación, con la colaboración de la comisaría 16ª.
Fuente: El Ciudadano