Los intendentes de Cañada.... Hoy Rosendo Casañas

Rosendo Casañas, intendente municipal 1924-1926.
Foto del Archivo del Museo Histórico Municipal de Cañada de Gómez
En la historia política local sólo un hombre pudo ser presidente comunal e intendente municipal, y ese hombre fue Rosendo Casañas, un uruguayo que administró el Hotel Universal entre los años 1906 y 1929.

Antes de comenzar a recordar la labor política de Casañas, debemos recordar que no todos los ciudadanos tenían la posibilidad de ser miembros de la comisión directiva, ya que por Ley Orgánica de Comunas, sancionada en 1901, en su artículo segundo expresaba que “las Comisiones de Fomento serán compuestas por lo menos tres personas elegidas entre los vecinos más respetables de la localidad, quiénes designarán de entre ellos quién deberá ocupar el cargo de presidente.”
Su etapa como jefe comunal fue accidentada desde su inicio, ya que en realidad él era vicepresidente primero de la comisión y al fallecer el presidente Juan Nícoli el 6 de noviembre de 1919 le tocó asumir interinamente la presidencia. Inmediatamente Casañas convoca a las elecciones que deberían reemplazar a la Comisión Comunal pero se origina un conflicto “entre los Mayores Contribuyentes y los nuevos electos que se rehusan de hacerse cargo de la Comuna. La comisión en ejercicio cansada de tal situación, pide al Gobierno mande un Interventor.”[1]
Además integró la primera comisión administradora que colaboró con Andino en la primera intendencia a raíz de la renuncia de José Razetto a comienzos de 1923 y fue miembro del primer concejo deliberante presidido por Ignacio Besson acompañado de Juan Malberti (h), Walter Voegeli y Feliciano Vázquez.
El 8 de octubre de 1924 fue designado por el gobernador de Santa Fe Ricardo Aldao como Intendente Municipal, siendo su secretario David Mamberto y nuevamente su gestión se vio muy complicada a raíz de un conflicto suscitado entre la compañía que administraba la luz electrica en la ciudad, el Concejo Deliberante y Casañas, dejando muchas veces la ciudad entera a oscuras. Otras de las equivocadas decisiones de Casañas fue la de derrumbar las hermosas fuentes con agua que tenía por entonces la Plaza San Martín.  La nota de color durante su gestión fue la inauguración del Teatro Verdi el 14 de febrero de 1925. Ese día la ciudad recibió la visita del gobernador santafesino y su vice según lo expresan las crónicas de la fecha, pero no citan al intendente Casañas entre los presentes. Es de suponer que el mismo se haya encontrado en la noche inaugural ya que ningún funcionario se hubiese privado de asistir a tan importante velada.
Quizás queda su tarea más destacada, fuera de la administración pública ya que Casañas tenía varias propiedades en la ciudad, en una de ellas ubicada por calle Rawson fue sede transitoria la Escuela Almafuerte y en otra que pertenecía a su esposa, la ubicada en Chañares (hoy 7 de Octubre) e Yrigoyen, fue el primer asiento del Banco Provincial de Santa Fe.
Rosendo Casañas renunció el 6 de setiembre de 1926, siendo el primero en hacerlo en una década de muchos cambios políticos sociales y fue reemplazado el 13 del mismo mes y año por Mardoqueo Contreras, un agricultor de la localidad de Bustinza.



[1] Elías Bertola, Apuntes históricos de Cañada de Gómez, 1923 y reeditado por la Municipalidad de Cañada de Gómez en 2013