DATOS INÉDITOS DE CAÑADA RELACIONADOS CON LA HISTORIA MUNDIAL

La Madre Cabrini
Aunque no hemos podido encontrar datos precisos, me refiero a papeles oficiales, me han llegado a mi página Pablo Di Tomaso, una historia diferente, dos pedidos de averiguaciones sobre dos hechos que asocian a nuestra ciudad con la historia mundial.  Uno tiene que ver con un nacimiento, y el otro con un fallecimiento.


UN HÉROE DE LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

Foto de Hugo Passarello, donde vemos que Lorrain nació en Cañada de Gómez

La primera información la recibí a comienzos de este año cuando Hugo Passarello, un destacado fotógrafo, investigador y periodista que vive en Europa me acerca una foto de una partida de defunción de un soldado francés en la Batalla de Verdún, ocurrida durante la Primera Guerra Mundial. Recordemos que esta contienda fue la más larga y una de las más sangrientas ocurridas en el nordeste de Francia entre febrero y diciembre de 1916, dejando como saldo doscientos cincuenta mil muertos y quinientos mil heridos entre los ejércitos franceses y alemán.

Entre uno de esos doscientos cincuenta mil muertos, se encuentra León Lorrain, nacido en Cañada de Gómez el 27 de septiembre de 1896. Su nacimiento no están en los registros parroquiales ni tampoco en nuestro registro civil, pero puede pasar que haya nacido ocasionalmente en el entonces floreciente pueblo y que sus padres lo hayan inscripto en otra localidad. Recordemos que en esos tiempos, y tampoco tan lejanos, a veces pasaban días hasta que el padre del recién nacido se decidiera ir a inscribir a su hijo donde correspondiera.

LA HERMANA DE LA MADRE CABRINI.

Figura de Cera, que contiene los restos de la Madre Cabrini


María Francisca Cabrini fue una monja italiana y la primera ciudadana estadounidense en ser canonizada. Se la consideró el ejemplo italiano más acabado de fundadora de congregación consagrada a la asistencia social. Nació en Sant' Angelo Lodigiano el 15 de julio de 1850 y era hija Agustín Cabrini, un cultivador muy acomodado, cuyas tierras estaban situadas entre Pavía y Lodi.  Su esposa, Estela Oldini, era milanesa y tuvieron trece hijos.

La protagonista de esta historia es Rosa, una de las hermanas de Francisca, que había sido maestra de escuela y no había escapado a todos los defectos de su profesión y fue la encargada de la educación de su hermanita en forma muy estricta.  Nació el 4 de marzo de 1835 y era 15 años mayor de la futura religiosa, quién aprendió mucho de Rosa. En 1870 ambas pierden a sus padres, y vivieron juntas un par de años hasta que Francisca, después de muchas idas y vueltas en conventos donde no fue aceptada, recae a pedido del Obispo de Lodi en una Casa de Providencia ubicada en Codogno, comenzando en ese orfanato su noviciado.

El 23 de julio de 1898, en el barco Washington, Rosa, aquella maestra y hermana de la Madre Cabrini, a sus 63 años arriba a nuestro país para visitar a su hermano Giovanni Batista. Según Pietro Monai, investigador de la vida de la Madre Cabrini y quién ha hecho llegar esta información a quién esto escribe,  Rosa no volvió más a Italia porque habría muerto en nuestra ciudad a los pocos meses que llegó a la Argentina. Lo misterioso es que en los archivos de nuestro cementerio no figura su ingreso, aunque podemos llegar a pensar que haya muerto por alguna de las tradicionales epidemias de entonces, haber inscripto mal su nombre o bien haber fallecido en nuestro Hospital y sus cuerpos depositados en alguna fosa común de aquellos que no tenían ni el dinero ni la posibilidad de adquirir su última morada. Recordemos que Fancisca Cabrini, conocida como la Madre Cabrini, además de ser la fundadora de los Misioneros del Sagrado Corazón de Jesús, fue beatificada el 13 de noviembre de 1938 por el Papa Pío XI y canonizada el 7 de julio de 1946 por el Papa Pío XII, quién cuatro años más tarde la proclamó como la Santa Patrona de los Inmigrantes.


Dos historias que marchan desde el hermoso momento de un nacimiento hasta el desconocido misterio de la muerte. Dos historias, que por documentación encontrada por un investigador, o bien, por la historia oral de una familia, tienen como punto en común a la Cañada de los Gómez. Dos historias, que a partir de hoy, irán de la mano de las leyendas de nuestra patria chica. Dos historias que aparecieron y que debía compartir con ustedes.