ENTRE AQUELLA CAÑADA Y ESTA...

Estrella de la Mañana inicia el camino de sus primeras seis décadas. Habrá pensado el Director que ese emprendimiento llegara a esta etapa, pasando tempestades, climas cálidos, templados y la calma de los tibios. Hoy quiero hacer una comparación de aquel momento en que José Antonio Ramacciotti decide crear la Revista Estrella con estos tiempos que nos toca vivir a los cañadenses.


El país vivía los últimos tiempos de la dictadura cívico-militar que desplazó al peronismo en 1955. Aramburu era el dictador que llevaba las riendas de un país, donde una parte buscaba la forma de exterminar con el justicialismo y la otra comenzaba la resistencia, una larga lucha que dejó miles de muertos y desaparecidos y que recién finalizó en 1983 con la vuelta a la democracia. El radicalismo vivía una de sus divisiones más fuertes, nace la UCR Intransigente al mando de Arturo Frondizi y la UCR del Pueblo comandada por Ricardo Balbín. Se realiza la Convención Constituyente que borra del mapa a la del ´49; salvo el artículo 14 bis. Cañada de Gómez vivía una economía plena, no por los frutos de los dictadores, sino por los resultados de las políticas económicas comenzadas y desarrolladas en los tiempos de Perón. Mano de obra plena, fábricas en pleno crecimiento, los chacareros disfrutando de sus primeras cosechas después de aquel mandato del General diciendo: «El campo es del que lo trabaja...» A pocos días de aquel 4 de octubre del ´57, se festejaron en la ciudad los 35 años de la declaratoria de la misma; el intendente cañadense era Ricardo C. Romegialli quién además de presidir aquellos actos, también estuvo presente en los 60 años del Suizo, cuyo presidente era su hermano Hugo; los 25 años de Talleres y colocó las piedras fundamentales de la futura Escuela Lisandro de la Torre inaugurada en 1959 gracias al aporte económico de La Helvética.

A los pocos meses de aquella apertura, allá por abril de 1958, la democracia a medias, vuelve a resurgir con la proscripción del justicialismo. A través de un pacto entre Frondizi y Perón, el candidato radical triunfa en las elecciones presidenciales. Asesorado por Rogelio Frigerio y un grupo de entusiastas progresistas y desarrollistas, las esperanzas productivas de Argentina renacen nuevamente. Cabe recordar que Arturo Frondizi desde mediados de año el gobierno había tenido que enfrentar planteos militares, los primeros de una treintena ocurridos a lo largo de cuatro años. Incluso, una seria crisis institucional cuando el vicepresidente Alejandro Gómez renunció a su cargo por disidencias en el manejo de la política petrolera, por discrepar con las decisiones en el área educativa -Gómez propugnaba la enseñanza laica- y por reprobar un episodio donde se reprimió a un grupo de obreros. Los hombres próximos a Frondizi en el Congreso presionaron para que Gómez renunciara a su cargo, con la acusación velada de que conspiraba contra el presidente. Según expresa Felipe Pigna, en su página el Historiador:  «El modelo desarrollista comenzó a aplicarse pero a poco menos de un año, las presiones de los factores de poder que lo veían demasiado populista, condujeron a un cambio radical en la política económica, que se materializó a mediados de 1959 con el reemplazo de Rogelio Frigerio en el Ministerio de Economía por Álvaro Alsogaray, economista de confianza de los grupos de poder económico, avalado por los militares, que con su famosa frase "hay que pasar el invierno" orientó la política económica a promover las exportaciones, limitar el proceso de industrialización y liberalizar las restricciones impuestas a las importaciones disminuyendo considerablemente la capacidad expansiva de la industria nacional.»[1]

En Cañada de Gómez también había triunfado la UCRI, es preciso recordar que solamente se votaba a concejales, ya que a los intendentes los designaba el gobernador, pero al haber también ganado en las urnas los intransigentes con Carlos Sylvestre Begnis, sólo hacía falta saber quién sería el jefe comunal radical que designaran. El elegido fue Gerardo Cabezudo. Aquel Concejo Deliberante estuvo integrado por Héctor Tonella, quién estuvo al mando del ejecutivo interinamente, Mansueto Viti, Alfredo Fernández, Víctor Grisale y José Partelli. En los planes de estos dirigentes estaba la idea de llevar a cabo un Plan Regulador, mejoras en la calidad de vida en los barrios y atraer a las empresas para que inviertan en la ciudad. Se continuó con las obras de pavimento y se iluminó la zona céntrica en las recordadas Vías Blancas.

Y así, década tras década, el Decano de la Prensa del Interior vio pasar la historia, en sus páginas están escritos todos los acontecimientos que pasaron por la ciudad y la región. Los números estelares, las revistas semanales y finalmente la tirada diaria de martes a sábado. Las crónicas sociales, los resultados del fútbol, los anuarios, las estrellas de plata, de oro; Cacho, Saturnino, los personajes de la ciudad, los diálogos entre el Gaucho y el Indio; todo está guardado en esas hojas, que sobrevivieron a otoños duros para renacer en la primavera.

Hoy, 59 años después de aquellas jornadas, todo parece que vuelve a repetirse. Un Rogelio Frigerio es ministro como aquel, pero esta vez su nieto, no acompaña a un estadista sino a un monigote de las corporaciones. Alzogaray se transformó en Gay, en Prat Gay y ahora los empresarios no edifican escuelas, sino traen a infiltrados culturales yanquis, a decir que todos aquellos logros del pueblo no son más que basura puestas por gobierno populistas, ante la mirada atónica de 60 monos bananeros, que siendo peones se ven en el espejo como reyes, reyes que al cabo de muy poco tiempo quedarán guardados en la misma caja que el peón.

Aquel Intendente tenía mayoría en el Concejo como la actual, la Dra. Stella Clérici. Con la diferencia que aquellos opositores dialogaban y sumaban ideas al gobierno local. Tenían en claro que se debía apostar a la ciudad y no a un partido político. Hoy vemos como desde la oposición se busca sistemáticamente poner palos en la rueda, mentir, agraviar y financiar a escribientes que hacen la campaña sucia con la ayuda del Senador, el mismo que tiene Fundaciones fantasmas donde desvía millones de pesos. Pareciera, que estos ex jóvenes, a los cuáles se les termina el verso de la renovación, no aprendieron nada de Mamet, el Gringo y aquellos correligionarios que supieron apostar a la ciudad.

Hoy a casi 60 años de aquella Estrella que nacía, podemos decir que desde la Gestión administrada por Clérici, se solucionaron problemas de larga data. Aquel Plan Regulador, hoy es el Plan Estratégico. Aquel sueño de un Área Industrial, hoy se convirtió en un Parque Industrial de 40 hectáreas. Aquellas inundaciones del arroyo, hoy se encuentra celosamente resguardada por la Presa Santo Padre Francisco, una obra que alejó a la ciudad de las terribles amenazas del agua. Aquellas primeras cuadras de pavimento, hoy son centenares realizadas y otras más por hacer. Aquella Estrella, hoy es el diario, que a pesar de todo y contra todos, sigue firme junto a los cañadenses, en cada mesa del bar, en cada mate familiar, como hace casi 60 años, sigue firme esa idea que José Ramacciotti pensó en aquella jornada de 1957: «... Si hemos de estrellarnos que no sea contra vuestra puerta, sino sobre vuestro corazón.»



[1] http://www.elhistoriador.com.ar/biografias/f/frondizi.php