ARNOLDO MIGONI, LA HUMILDAD EN LA MEDICINA

Dr. Arnoldo Migoni


El próximo 3 de diciembre se conmemora el día del médico desde estás páginas queremos recordar a otros de los grandes profesionales de la salud cañadense, el Dr. Arnoldo Migoni.


Nació en Buenos Aires un 8 de noviembre de 1900 cuando en nuestra Capital, más precisamente en la Casa Enrique Lapage de Bolívar 375, anunciaban haber recibido para su venta una buena cantidad de gramo-phone a cilindros, en los que se podía escuchar hasta la voz humana. Se recibió como médico en la UBA, egresando un 4 de agosto de 1927, donde en su diploma se ve vislumbra la firma de Ricardo Rojas, aquel poeta, dramaturgo, orador, político e historiador que fuera rector de la Universidad entre 1926 y 1930 en los primeros gobiernos radicales de Alvear e Yrigoyen. Mientras estudiaba, trabajaba en el Puerto de Buenos Aires, Sección Inspección Sanitaria de Inmigrantes. Así se costeó sus estudios y colaboró en el sostenimiento de su hogar, constituido por su madre viuda y cinco hermanos.

Finalmente cuando caía la segunda década del Siglo XX y la crisis del treinta se avecinaba, y previo paso por la localidad de Montes de Oca, se instaló en Lavalle 774 de nuestra ciudad reabriendo el consultorio que, por ausentarse de ésta, había dejado el Dr. Manrique Mon. Migoni tenía una profunda pasión por su profesión y un enorme sentimiento hacia el ser humano. Sus pacientes se acercaban no sólo a él aquejados por su salud sino también en busca de algún consejo que le devolviera la esperanza. Según se puede leer en una biografía que se encuentra en el Museo, se puede apreciar que quiénes fueron sus pacientes tuvieron el «privilegio de conocerlo a través de una vida, lo vieron siempre respondiendo con un fuerte compromiso social, con desinterés y abnegación. Fue el médico de la familia, el que atendía a todos los miembros del hogar con la misma solvencia, fueran ancianos, jóvenes o niños. El que quedaba al lado del paciente que le preocupaba, el que regresaba sin que lo llamaran, el que no contaba las visitas, el que traía medicamentos para aliviar la situación económica cuando advertía las limitaciones de los pacientes.»[1]

Ingresó al Hospital San José en el año 1929 cuando aún lo administraba la Sociedad de Damas de Beneficencia, siendo médico de la institución durante cuarenta y tres años donde a partir de 1958 accede por concurso a la dirección de la misma sin cobrar un solo peso de sueldo como tal. En 1937 fue socio fundador del Rotary Club de Cañada de Gómez y el 10 de diciembre, fecha de su inicio, fue el secretario de actas de una comisión presidida por Agustín Ergueta y que fuera acompañado por Héctor Pérez Colman, Félix Pagani, Bartolo Cuffia,  Hugo Romegialli, Antonio Muñoz, Serafín Besson, Italo Beltrame, Eugenio Vázquez, Mario Gianni, Santiago D´Onofrio, Carlos Oliver, Norberto Fernández Corti y Ottorino Beltrame. Entre 1942 y 1943 fue concejal radical de la ciudad, compartiendo la banca con personajes de la talla de Enrique Padula, Héctor Ardigó, Horacio Abregú, Juan Perero, Juan Maero y un entonces joven radical, Ángel Robledo, quién con los años se convirtiera en uno de los referentes máximos de la historia del peronismo. Cabe agregar que durante la intendencia de Isidoro Martin, Migoni fue presidente del Concejo Deliberante.

En otro párrafo de la biografía de Migoni, citada anteriormente, se puede apreciar que el mismo era

«...millonario de espíritu, su desapego por lo material y su preocupación por los ancianos desamparados lo llevaron a invertir sus bienes en la construcción y equipamiento de un moderno edificio. Allí fundó el Hogar de Ancianos Luis Dodero de Migoni, en homenaje a su madre. El hombre es su semejante, pero también lo son los animales y árboles. Estimuló la creación de la filial Cañada de Gómez de la Sociedad Protectora de Animales. Frente a una sociedad signada por el egoísmo, el interés y la ambición, resulta reconfortante la filosofía de vida del Dr. Arnoldo Migoni, porque ella responde a sentimientos transparentes y puros, fraternales y altruistas. Con las palabras de Einstein, el Dr. Arnoldo Migoni puede decir de sí mismo Los ideales que alumbraron mi camino y me infundieron la alegría de vivir el Bien, la Belleza y la Verdad[2]

Además de la tarea profesional, humana y social de Migoni, hoy su apellido es citado a diario por los cañadenses por la obra que le legó a su ciudad, el Hogar de Ancianos. Ese sueño lo proyectó un tiempo antes de dejar su cargo en el Hospital, fue así que el 8 de marzo de 1971 le escribe a la Sociedad de Damas de Beneficencia una carta donde describe su sueño

«Señora Alfonsa S. de Bianchi, de mi mayor consideración, con la emoción que me suscita el venerado recuerdo de mi señora madre Luisa Dodero de Migoni, quién fuera socia de ese benemérita institución, y en homenaje a su memoria, quiero formular por la presente, mi propósito de donar en su memoria a través de esta sociedad y para la comunidad, un edificio destinado a llenar una necesidad sentida; un Hogar para Ancianos, seres que no hallan en el ocaso de su vida, a menudo sino indeferencia, olvido y falta de defensa en sus postreros años. Quiero, así, simplemente, devolver a Cañada de Gómez lo que ella me diera. A tales fines, solicito a la sociedad Damas de Beneficencia, a la cual tantos años de tareas similares me unen, quiera facilitar el terreno que a la vera del Hospital posee, quedando, pues incorporado a vuestro patrimonio la obra erigida por el suscripto.»[3]

El 23 de marzo de 1981 se inauguró el Hogar de Ancianos que el mismo Migoni donara a su ciudad. Para la concreción de la obra se contó además de la colaboración de la sociedad con las importantes ayudas de los Bancos Independencia y Ganadero, de Emilio Terradez y esposa, de Hugo Romegialli, de la fábrica de jabones Cañadenzo, de La Helvética, de la Cristalería Vederfín, de Lina de Piva y su hija, de la Cámara de la Madera, de Fadecyp, de Julio Sileoni, de Mario de Romedi y esposa, entre otros. La crónica de Estrella de la Mañana del día 25 expresa que

«Alternativas emocionantes tuvo el acto realizado el lunes último con motivo de la inauguración del Hogar de Ancianos Luis Dodero de Migoni. La presencia del Ministro de Bienestar Social de la provincia Comodoro (RE) Francisco Roberto Pitaro y la comitiva oficial que le acompañó, jerarquizó la ceremonia.

»El programa comenzó con la entrega del Decreto Municipal Nº 0791 declarando huésped de honor en la ciudad al Ministro Pitaro. A continuación la Banda Juvenil Municipal Vicente Beltrán ejecutó el Himno Patrio y acto seguido el Reverendo Cura Párroco Renaldo Ferrero impartió la bendición a las instalaciones.

»La secretaria de la Sociedad de Damas de Beneficencia, Sra. Carolina de Leoni en su alocución reseñó todo lo acontecido desde el momento mismo en que el Dr. Arnoldo Migoni resolvió construir el Hogar, y destacó las múltiples colaboraciones recibidas pera llevar a feliz epílogo una obra que reclacó necesaria y de hondo significado humano.

»El titular del Ejecutivo Municipal, Contador Gerardo Francisco Cabezudo habló a continuación expresando la satisfacción de la Municipalidad ante un hecho tan trascendente, finalizando los discursos con las palabras del Subsecretario de Bienestar Social el Capitán de Navío (RE) Luis J. Etchevez.

»Visiblemente emocionado el Dr. Migoni recibió la plaqueta recordatoria por la Municipalidad, testimonio a su benemérita actitud.»[4]

El 28 de septiembre de 1984 se inauguró el Hogar Santa Catalina, en aquella jornada la Sra. Judith M. de Pérez dirigió unas palabras alusivas manifestando que

«El Dr. Arnoldo Migoni, que fue médico y director del Hospital por muchos años, vio necesidad de crear un hogar para ancianos. Esta idea formó veta profunda en su pensamiento y emprendió la ardua misión de socorrer al hombre de la tercera edad. Su anhelo se hizo realidad acompañado por las Damas de Beneficencia. Fue el 4 de abril de 1981 que nuestra Sociedad recibió esta segunda Institución para dedicarle toda su atención y control. Hoy alberga a 16 ancianos que diariamente agradecen la dimensión de su obra y su ejemplo...»[5]

Preciso es aclarar que la primera institución que administró la Sociedad de Damas fue el Hospital hasta 1948, y actualmente administra el Hogar de Ancianas Santa Catalina desde 1984.
 
Néstor Zapata entre el premio a Migoni, 1985

En 1985 el Dr. Arnoldo Migoni recibió el premio Florian Paucke junto a celebridades como Monseñor Vicente Zazpe (post morten), Amilcar Renna, Lázaro Flury y el Dr. Carlos Medera. También sobre esta distinción debemos recordar que Migoni rechazó en principio este homenaje aduciendo que «los argentinos, generosamente, somos proclives a tales actos y conmovernos por acciones, medianas a veces, que llevan a ello CONOCETE A TI MISMO dijo el filósofo. Enorme verdad. De mi examen de conciencia y trayectoria de mi modesta vida, no saco en consecuencia que yo merezca homenajes como el proyectado u otro.»[6] A pesar de su negativa finalmente Migoni aceptó el homenaje y así fue a la ciudad de Santa Fe a recibir el Premio Florian Paucke. En el periódico de la capital santafesina El Litoral, días posteriores a la premiación, enuncia que

«Con la presencia del Subsecretario de Cultura de la provincia, Sr. Néstor Zapata, el secretario de Servicios Públicos de la Municipalidad de Santa Fe, Sr. Lionel Binetti, en representación del intendente Berdat, el intendente municipal de San Jorge, Sr. Carlos Bravo, y representantes del arzobispado y de la Prefectura Naval fueron entregados los premios Florian Paucke 1985.

»Luego de entonarse el Himno Nacional, habló el Sr. Zapata, quién destacó la importancia de los premios que serían entregados y que distingue la conducta de hombres que han constituido y constituyen el ejemplo para sus conciudadanos en esta provincia de Santa Fe.

»Seguidamente fueron entregadas las mencionadas distinciones al Dr. Arnoldo Migoni, al Ing. Carlos María Medera, el Sr. Lázaro Flury, al Lic. Amílcar Renna y a monseñor Vicente Zazpe (post morten), distinción recibida por el Cont. Luis Ángel Puig, representante de la Fundación Monseñor Vicente Zazpe.

»Cerrando el acto, actúo la Orquesta Sinfónica de Niños de la provincia, con la dirección del Maestro Juan Rodríguez.»[7]

Aquel hombre que un 5 de junio de 1991 dejara este mundo, partió dejando un profundo legado. En tiempos donde el capitalismo consume las vidas de esta sociedad, rescatar del cajón de los recuerdos la existencia de un hombre que dejó todo lo cosechado a su ciudad y a los seres más débiles de este sistema, como los ancianos, nos invita a tomar como ejemplo su espíritu altruista, compresivo y humanitario.




[1] Biografía de Arnoldo Migoni presentada en Santa Fe con motivo de solicitar el Premio Florian Paucke
[2] Biografía de Arnoldo Migoni presentada en Santa Fe con motivo de solicitar el Premio Florian Paucke
[3] Carta de Migoni a Damas. Archivo del Museo Histórico Municipal Elías Bertola
[4] Estrella de la Mañana, 25 de marzo de 1981.
[5] Judith M. de Pérez, discurso inauguración del Hogar Santa Catalina.
[6] Carta dirigida a Maria Cristina Zabala y amigas. 5 de septiembre de 1985
[7] El Litoral, Santa Fe, viernes 22 de noviembre de 1985
0