Hildo Storni, el hermano de Alfonsina, intendente de Cañada y su pasaje


Hildo Alberto Storni nació en Rosario cuando comenzaba el siglo XX y era el hermano menor de Alfonsina la recordada poetisa, quién sería su “madrecita”.
En 1901 la familia Storni que estaba acostumbrada a vivir en una hermosa casona de la ciudad de San Juan, se instala en una casa sórdida, pequeña, triste ya que Alfonso, su padre, no podía pagar otros lujos. La familia tiene que reducirse a un par de habitaciones mal construidas y mal ventiladas.
Al poco tiempo, gracias a la sugerencia de un amigo de los Storni se les ofrece abrir una cafetería frente a la Estación Sunchales –hoy Rosario Norte–, a priori era un trabajo tranquilo que no requería el sacrificio de ausentarse del hogar ya que contaba con una habitación para la familia.
El establecimiento, ubicado en Mendoza y Constitución pasa a llamarse “Café Suizo” proporcionándole a la familia un buen pasar.
La alegría duró poco, en 1906, su padre Alfonso perdido en las noches de alcohol nuevamente entra en bancarrota, y a causa de un cáncer deja de existir dejando a la familia prácticamente en la calle.
Los niños no podían ir al colegio y su madre Paulina junto a ellos se trasladan a modestas habitaciones que tienen locales en las trastiendas.
La familia de a poco se fue desmembrando María una de sus hermanas se casó y Alfonsina recorrió el país con un grupo de teatro, Paulina su madre se casa con Juan Perelli, con quién tuviera otros hijos y se instala en la vecina localidad de Bustinza junto a Hildo su hijo menor.
El 24 de agosto de 1908 es el día en que Alfonsina estuvo en Cañada de Gómez, fue cuando vino a visitar a su familia. Fue recibida por José Martínez quién la llevo a la vecina localidad. Desde ese momento alternó su vida entre Rosario y Bustinza e Hildo disfrutó junto a su hermana y sus nuevos amigos hermosas y cálidas jornadas de verano.
Hildo fue testigo de las primeras líneas que escribiera su hermana, en un reportaje que se realizó en La Capital, recordaba uno en especial que decía “Hildo, hermano mío, mi piel quemando tiene olor a tu piel…”, como hermano menor acompañó a Alfonsina a muchas partes, fue testigos de sus ilusiones y fracasos, como así también de sus desengaños.
Este hombre desde muy joven empezó sus tareas en agrupaciones empresariales y en política. En 1943 fue el primer presidente de la Cámara de Industriales Metalúrgicos. Fue un gran amigo y vecino de don Ricardo C. Romegialli quién lo llevó a ocupar lugares importantes en el Municipio de la ciudad. Su primer cargo trascendente fue la Secretaria de la Intendencia Municipal,  entre los años 1955 y 1958, cuando Ricardo Romegialli fue Intendente. Durante las ausencias del jefe municipal, fue él quién lo reemplazó durante varios meses.
En 1963 nuevamente fue designado Secretario de la Intendencia, cuando Romegialli fue nuevamente Intendente, pero esta vez elegido por el voto de los concejales, ya que por una norma de la ley orgánica de municipios y a raíz del cambio de la Constitución provincial, a los intendentes de la ciudades de segunda categoría, deberían elegirlo los Concejos Deliberantes entre los miembros del mismo. La lista encabezada por don Ricardo había sido la más votada, decisión ratificada por los ediles de entonces.
Al caer Illia en el gobierno nacional, no pasó lo mismo en Cañada de Gómez y así en 1967 al dejar definitivamente la intendencia Romegialli, Hildo Storni es designado por el interventor de la provincia Contraalmirante Eladio Modesto Vázquez y asume la Intendencia Municipal el 19 de abril de 1967 entregando su mando a Jorge Omar Albertengo en 1973 en el retorno de la democracia.
Durante su gestión se empezó a construir en el parque municipal la estación de ómnibus que luego fuera abandonada por muchísimos años cuando finalmente Stella Clérici decidió terminar con ese lugar feo, sucio y peligroso para el barrio y transformarlo en el 1º SUM –Salón de Usos Múltiples– de la ciudad.
También bajo su mandato donó los terrenos de la recordada Plaza Rivadavia a la Nación donde hoy se encuentra el edificio de la AFIP, la Banda Municipal y el pasaje que lleva su nombre.
Vivió en la propiedad ubicada en las esquinas Necochea y Quintana vereda norte, fue amigo personal de Ricardo Romegialli, dirigente de la industria metalúrgica y varias veces funcionario municipal.
Aún hoy don Hildo Storni es reconocido por su honestidad y buena predisposición con los ciudadanos, de un hombre que de ser hermano de Alfonsina fue un vecino de Cañada de Gómez.