CRÓNICAS POLICIALES DEL AYER... EL CASO FRÍAS

Corría el mes de abril del año 1989, en las entonces frescas noches del otoño cañadense, el pueblo iba a ser testigo de un hecho aberrante que hasta el día de hoy se recuerda en la memoria colectiva local. Ese jueves 27, el matrimonio compuesto por el Dr. Carlos Manuel Frías y la Sra. Concepción Coca Escoda se estaban preparando para ir a cenar a la casa de Roberto Bernasconi, periodista del Diario Estrella de la Mañana entre otras cosas. Pero entre las 20 y las 21 horas de esa jornada, en su vivienda de Brown al 900, sucedió lo peor.


El Dr. Carlos Frías era un médico jubilado de 76 años, integraba el directorio del Centro de Trabajo Médico de Cañada de Gómez (CE.ME.CA.) e integró el plantel de docentes del Colegio Nacional de entonces. Carlos estaba casado hacia bastante con Concepción que era cuatro años menor que él y en el momento del crimen su familia se componía de su hija Helvecia, su hijo político Hugo Carassai y sus nietos Hernán, Sebastián, Lorena y Gabriela.

Los asesinos fueron dos, ayudados por la mujer de uno de ellos. Pasada las 20 hs. Oscar Rodríguez junto a su pareja fueron hacia la Terminal de Ómnibus a buscar a Gabriel Arias que desde las 18 lo esperaba junto a su esposa. Desde allí, Oscar y Gabriel, junto a la pareja del primero fueron hasta la casa de la familia Frías. Al llegar a la finca notan que la puerta del frente estaba cerrada, se dirigen hacia la del garage y descubren que se encontraba abierta; ingresan a la casa quedando la mujer afuera haciendo de campana. La primera persona que se encuentran es a Coca a quiénes los delincuentes empezaron a atacar violentamente; a raíz de los gritos desesperado de la víctima, la mujer que se encontraba de campana ingresa a la casa para ver que ocurría. Cabe aclarar que los tres habían ingresado encapuchados. Mientras tanto, Carlos Frías sale del baño donde se encontraba duchando y se enfrenta a los malvivientes, y ahí es atacado por Arias que lo derriba y lo golpea luego de un breve forcejeo. Una vez en el piso lo matan a golpes, una de las versiones indica que usaron una piedra para cometer ambos crímenes. A partir de ese momento, los tres se encargan de saquear el hogar de los Frías. Hacia las 21 hs. la tarea estaba concluida, Arias se dirige a la Terminal para regresar a Marcos Juárez y Rodríguez con su pareja se dirigieron al domicilio de un tercero a esconder el botín, que consistía en joyas, electrodomésticos y dinero. Al acercarse la hora de la cena, preocupó a Roberto Bernasconi que el matrimonio Frías no hayan llegado a su casa y partió en busca de ellos. Al llegar a la propiedad de calle Brown al 900, y no ser atendido ante el timbre, ingresa a ver que sucedía encontrándose con una escena dantesca pocas veces vista en la tranquilidad cañadense. Inmediatamente llama a la policía y a los familiares de las víctimas. Nadie había visto nada, no había huellas, no había elementos para aferrarse, sólo los indicios del robo y que una piedra gigante que se encontraba en el living era el arma mortal por encontrarse con rastros de sangre.

Pero, como en este país no existe el crimen perfecto, veinte días después del hecho,  el entonces subcomisario López de la Segunda trae una pista de un curandero de Carcarañá que había sido consultado por un cañadense agobiado por un grave hecho cometido. De esa investigación surge que Oscar Rodríguez era el hombre que fue a la consulta siende detenido inmediatamente. Una vez llevado a declarar y al descubrirse en posesión de su pareja elementos robados, Rodríguez confiesa ser autor del crimen. Posteriormente cae Arias en Marcos Juárez, donde confiesa donde estaban escondidas las joyas y otros elementos probatorios. También se supo que un medallón de oro con las siglas de la señora de Frías fue vendido en la ciudad de Rosario. El 25 de mayo de 1989, Gabriel Arias declara ser el asesino junto a Rodríguez de los crímenes. La causa estaba llegando a su final. Arias tenía un prontuario bastante importante con 12 causas, de las cuales muchas fueron cometidos cuando era menor de edad. Por su parte, Rodríguez era un ex policía que había ingresado en 1977 pero había sido cesanteado por robo el día 9 de noviembre de 1983. El 26 de junio de 1989 fueron procesados por el Juez de Instrucción de la 3ª Nominación, Dr. Rubén Darío Jukic, junto a ellos el magistrado procesó a Claudia Palomeque por el delito de robo y a Patricio Fluk por encubrimiento. Por el accionar de la policía, Helvecia Frías de Carassai, agradeció el accionar de las fuerzas en la investigación realizada. La investigación estuvo a cargo del entonces Jefe de la Unidad Regional X Comisario Mayor Juan Calixto Perizzotti, acompañado de su Subjefe Comisario Mayor Domingo Ángel Acosta y los oficiales de la plana mayor de las Comisarías 1ª y 2ª de nuestra ciudad. El 31 de mayo, Oscar Rodríguez en una entrevista realizada a Estrella de la Mañana declaró “quiero pedirle perdón a la hija”, mientras en su celda ya había solicitado la ayuda de un pastor como signo de arrepentimiento, además agregó “yo fui con la intención de hacerme de un dinero, por mis hijos. No tengo trabajo, no tengo oficio... No fuimos con la intención de matar... Me siento muy mal... Estoy tratando de que Dios me traiga un poco de paz encima... No quiero que mis hijos pasen por los mismos trances que yo... Tengo que pagar a la sociedad, pero no tengo miedo al juicio del hombre sino al juicio de Dios.”

En agosto del mismo año, los restos del matrimonio Frías fueron trasladados al cementerio de la Chacarita en Buenos Aires. En CE.ME.CA. se le rindió un emotivo homenaje, donde a la sala del Directorio, presidido en esos tiempos por la Dra. Marta Rigotti, se le impuso el nombre de “Dr. Carlos Manuel Frías”. Un final trágico de un hombre que fue Jefe de la sala de hombres del Hospital San José, docente en el Colegio Nacional Florentino Ameghino, Concejal de la ciudad entre los años 1948 y 1952, creador de CE.ME.CA., presidente de la Asociación Cañadense de Básquet y médico de espectáculos deportivos. Hoy con las condenas de sus asesinos y cómplices cumplidas, con el eterno homenaje de sus colegas y con el recuerdo de una sociedad que no olvida las injusticias, el Dr. Carlos Frías ha quedado en esa tribuna privilegiada de los protagonistas de nuestra historia local.

Bibliografía:

Notas de Estrella de la Mañana relacionadas al Caso Frías y pertenecientes al Archivo del Museo Histórico Municipal “Elías Bértola”
4