Historia Sanitaria de la Ciudad de Cañada de Gómez escrita por el Dr. Gerónimo Carlos Etchart. Parte 19

La Curtiembre Beltrame, c. 1950


CAPITULO IX:

Higiene Industrial.
Evolución del industrialismo: Historia y descripción de una industria local.
Un proyecto mínimo de obras de Asistencia social para obreros.

  

HIGIENE INDUSTRIAL

Pese a estar situada la ciudad de Cañada de Gómez en una zona netamente agropecuaria y ser las de la agro sus actividades predominantes, no se ha substraído al proceso de industrialización que ha iniciado todo el país en los últimos años. Se ha transformado así, en la actualidad en un fuerte emporio industrial, teniendo algunos de sus establecimientos una importancia tal, que los destacan en el concierto nacional.

Las primeras referencias que encontramos sobre este tópico, se remontan a los años 1873 al 1882, en que aparecen instaladas las siguientes industrias: Un molino con mula y uno a vapor  - una Destilería (fábrica de Caña) – una Curtiembre  - talabartería – fábrica o manufactura de tabacos.

Entre 1882 y 1892 se establece una fábrica de carros y carruajes, un aserradero a vapor y una jabonería.

En 1883 se instala, en la forma primitiva que podrá apreciarse en la correspondiente fotografía, la que posteriormente habría de ser una de las industrias más importantes del país: la Curtiembre del señor Antenor Beltrame.

En 1904 lo hace el señor Abel Romegialli con una fábrica de relojes para torres: de las dos industrias citadas últimamente nos hemos de ocupar extensamente a continuación.

Para revelar plenamente el desarrollo del industrialismo en la ciudad, bastarán los siguientes datos estadísticos: El censo Industrial de 1935, levantado por el Ministerio de Hacienda de la Nación revela que al 31 de octubre de dicho año, existían en la ciudad 64 industrias con un total de 480 personas empleadas entre empleados y obreros. Al 31 de octubre de 1952, el número de establecimientos industriales se eleva a 146 y el personal obrero solamente a 1232.

En un lapso de 17 años se han casi triplicado el número de industrias y el del personal empleado en ellas.

Resulta difícil ofrecer un panorama general de los distintos problemas higiénicos y sociales planteados por el industrialismo, teniendo en cuenta la cantidad de establecimientos y su muy distinta significación y actividades.

Hemos preferido, en cambio, realizar un estudio integral de uno de los más importantes establecimientos de la ciudad desde el punto de vista de la Higiene y Medicina Industrial y de las obras de Asistencia Social con que son beneficiados los integrantes de su personal. Esto nos permitirá recibir una impresión general del problema y, a continuación intentaremos realizar un proyecto de Asistencia Social mínima para todos los obreros empleados en la industria.

1.- “La Helvética” (metalurgia). 2.- Antenor Beltrame (Curtiembre) 3.- H. Romegialli (Aceites vegetales y pinturas) 4.- Fabrica Argentina de cartones. 5.- A. Lovazzano (jabon). 6.- Belgar S.R.L. (carretillas, tanques, maquinas. 7.- Galletitas  Serrano. 8.- La Lactonal (productos lácteos) 9.- Daos (calzado). 10.- P Zorzini e hijos (metalurgia). 11.- Botones Nacar. 12.- E. Perrone (mosaicos). 13.- Rosso Hnos (muebles). 14.- R. Bernabé (muebles). 15.- Gazzola y Drab (talabartería). 16.- Pacchiotti Hnos (muebles esmaltados). 17.- J. Ghignatti (carpintería). 18.- Ciani y Cárdenas (metalurgia). 19.- Muewbles Ferraro. 20.- A. Ferraro (muebles). 21.- Evidente (elementos vidrados). 22.- Bravi y Chiurchiu (soda y gaseosas). 23.- CCrosetti Hnos (hojalatería). 24.- D. Pettinicchi (marmolería). 25.- Mujica y Principi (acumuladores). 26.- Limay S.R.L. (muebles). 27.- P Corona (artículos de cemento). 28.- Migliozzi  Hnos (aserradero). 29.- Astegiano Hnos (taller). 30.- Del Bianco y Melloni (calzados). 31.- S.A.C.M.A. (motores) y generadores eléctricos). 32.- Del Bianco Hnos (valijas). 33.- Cervecería San Carlos (hielo y soda).
Hay en la planta urbana alrededor de treinta industrias mas no registradas en el plano.




EVOLUCIÓN DEL INDUSTRIALISMO
HISTORIA Y DESCRIPCIÓN DE UNA INDUSTRIA LOCAL

Hemos elegido como tipo para la descripción del desarrollo del movimiento industrial en la ciudad, la conocida Curtiembre y Talabartería “Beltrame”. Esta poderosa industria de la actualidad fue fundada en el año 1883 por el Señor Antenor Beltrame, iniciándose con las modestas instalaciones que pueden apreciarse en la fotografía correspondiente y siendo sus únicas actividades las de curtiembre.- el capital inicial fue de ochenta pesos bolivianos.

En la actualidad, transformada en una Sociedad de Responsabilidad Limitada su producción se especializa en curtiembre, fábrica de valijas, talabartería y correas, girando con un capital  de más de cuatro millones de pesos.

Las instalaciones actuales, de las que ofrecemos una vista fotográfica aérea,, ocupan tres manzanas de terreno y las construcciones son de material, en su mayoría de tipo moderno y ubicadas en dos plantas de edificación.

Para realizar un prolijo estudio de los ambientes de trabajo, condiciones de higiene, accidentes de trabajo, enfermedades profesionales, ausentismo, obras de Asistencia Social industrial, etc., recurrimos a la gentileza de sus autoridades, quienes, con una amplitud que deseamos destacar, nos permitieron estudiar ampliamente cuanto pudo interesarnos y, además, confeccionamos un cuestionario que fue evacuado por el personal técnico y cuya reproducción nos parece notablemente ilustrativa.

Dice así: “Teniendo en cuenta que de la higiene del trabajo depende la mayor o menor  capacidad productiva del hombre, los problemas higiénico-sanitarios constituyen una constante preocupación.

El trabajo manual exponiendo al individuo a diversos riesgos, exige ser rodeado de las mejores condiciones de realización. Es así que esta Sociedad consiente que la salud del obrero dependen en gran parte de las condiciones higiénicas, ha resuelto, en la medida  de sus posibilidades la mayor parte de los problemas que plantea la Higiene Industrial.

Así por ejemplo, la ventilación y el alumbrado. Se trabaja en locales cuya atmósfera esta constantemente renovada y refrescada y no existen radiaciones luminosas que impliquen peligro para los obreros. Se está experimentando la llamada “luz fría” con miras a la instalación en todo el establecimiento.

Los distintos factores de insalubridad, sólidos, líquidos y gaseosos, cuyo ideal es su eliminación en el sitio mismo de producción, han sido igualmente resueltos. Así, por ejemplo, los residuos sólidos (polvos, partículas, etc.), aislando al obrero con  caretas, anteojos, guantes, botas y con las maquinas construidas en forma que aspiran rápidamente el polvo que se produce; los residuos líquidos mediante la mecanización y, cuando ello no es posible, mediante el uso de guantes y botas y, en cuanto a los gases, se eliminan captándolos en el mismo sitio de producción por medio de dispositivos adecuados de aspiración.

Cuenta asimismo esta industrias manufacturera, con una instalación completa de decantadores construida de acuerdo a las disposiciones de Obras Sanitarias de la Nación, por lo que, los líquidos industriales en perfectas condiciones higiénicas, con vertidos a la red cloacal de la ciudad, consiguiéndose de esta manera que las aguas residuales y los residuos líquidos y sólidos que obran en el aire por las continuas emanaciones, no constituyen un peligro y ni siquiera una molestia.

Respecto al ruido resultante de la actividad, que tanta influencia tiene sobre el organismo humano, no es preocupante por tratarse de ruidos sistemáticos, no perjudiciales. Por otra parte, nos estamos refiriendo a los ruidos que, prácticamente, son imposibles de anular.

Aquellos cuya producción es susceptible de hacerlos desaparecer son combatidos permanentemente. Por ejemplo: La reparación constante de máquinas gastadas, su perfecta lubricación, el aislamiento de las muy ruidosas y la celosa atención del sistema de transmisión.

Las instalaciones sanitarias y para la higiene del personal, son completas en cantidad y calidad y ajustadas a las más modernas normas en esta clase de instalaciones.

El fenómeno del ausentismo obrero, constituye una preocupación constante en las grandes capitales, toda vez que sus consecuencias inciden fundamentalmente en el desarrollo de la producción, desarrollo este que es inherente al bienestar social, no constituye para nosotros un problema.

La puntualidad y asistencia es bastante satisfactoria y en ningún momento hubo necesidad de extremar medidas para combatir el ausentismo obrero por simulación de enfermedad, conocido más comúnmente por el nombre de “mañerismo”. Eso sí, para prevenirlo, se practica el control médico y las visitas domiciliarias.

Además, es norma que todo obrero que se incorpora al establecimiento debe previamente someterse a la revisación médica para establecer su aptitud o falta de aptitud para la tarea destinada a desempeñar, finalidad que persigue adaptar al obrero al trabajo y no el trabajo al obrero.

Con referencia al ausentismo por enfermedad, es satisfactorio constatar que las enfermedades profesionales. Tanto las de origen físico como las de origen químico o parasitario, en ningún momento han sido motivo de seria preocupación, tanto es así que recordemos, como excepción alguno que otro caso de Dermatoconicosis y de Antracosis. El tipo específico de enfermedades profesionales por la naturaleza de la materia prima que se industrializa, el Carbunclo, es asimismo rarísimo, pudiéndose afirmar que en la historia de esta industria (fundada en 1872), no se han producido más de cinco casos, de los cuales solo uno fue fatal.

El ausentismo debido a los accidentes, que no llegan tampoco a adquirir caracteres alarmantes, permite señalar una regularidad que estimamos normal y, casi diríamos, no susceptible de disminución. La mayor parte de ellos obedecen a causas humanas, (imprudencia, negligencia, confianza excesiva) y ocasionalmente a causas mecánicas, (maquinas e implementos de labor).

El índice de mayor frecuencia corresponde a heridas (punción, incisión, desgarramiento) y traumatismos en general.

El ausentismo producido por las enfermedades inculpables, debe considerarse igualmente normal, no constituyendo hasta el presente un motivo de preocupación.

Durante el transcurso del año 1951, un total de 223 operarios cumplieron 57, 645 ½ días de trabajo, de los cuales hay que deducir  773 perdidos por enfermedad y 807 perdidos por accidentes, lo que arroja según nuestra estadística al respecto, los siguientes índices:

Ausentismo por enfermedad (término medio anual)……………………………...
1,39 %
Ausentismo por accidentes (término medio anual)……………………………...
1,29 %
Lo que hace un total de …………………........................................
2,79 %

En el año 1952, un total de 191 operarios cumplieron con el numero de 48.132 días laborables, de los que deben deducirse 748 perdidos por enfermedad y 587 perdidos por accidentes, lo que da por resultado los siguientes índices:

Ausentismo por enfermedad (término medio anual)……………………………...
1,70 %
Ausentismo por accidentes (término medio anual)……………………………...
1,29 %
Lo que hace un total de …………………........................................
2,99 %

En lo que se refiere a obras de Asistencia Social, cabe destacar que esta Industria, con mucha antelación a las justas conquistas de orden social que han obtenido los trabajadores ya las había implantado  destacándose, entre otras, las siguientes:

Accidentes pagos (jornal integro).
Enfermedades pagas.
Tres días de licencias extraordinarias por fallecimiento de familiares.
Subsidio por matrimonio.
Subsidio por nacimiento.
Salario familiar.

Además y con el propósito de esparcimiento, haciendo más agradable y menos fatigosa la tareas, las secciones cuya naturaleza lo permite están dotabas de instalaciones por las que, durante varias horas al día se transmite música mediante una red de altavoces.

Finalmente expresamos que, siempre ha sido motivo de preocupación la destrucción de la ordinaria prevención entre patronos y obreros, único obstáculo que consideramos decisivo para que la alegría de vivir alcance su más alta y digna expresión en el trabajo”.

Tan completo y documentado informe,, cuya ejecución estuvo a cargo de uno de los técnicos de la institución, Señor Luis Pagani, nos exime de cualquier otro comentario o ampliación de conceptos.

Solo nos resta expresar a la Sociedad propietaria de la industria que ha merecido este comentario, nuestro profundo agradecimiento por la forma tan gentil y completa con que ha facilitado nuestra labor.







UN PROYECTO MÍNIMO DE OBRAS DE ASISTENCIA SOCIAL PARA OBREROS.

Es tan grato como edificante apreciar las extraordinarias conquistas que las masas trabajadores han logrado en los últimos años, gracias a la noble política que, en bien de los obreros, han seguido los dirigentes de sus gremios.

Nuestra ciudad, como es lógico, no ha sido ajena a estas conquistas y, en este orden de cosas, no cabe aquí una reseña de lo obtenido ya que los Derechos del Trabajador, el nuevo régimen de salarios, los ambientes de trabajo, higiénicos y adecuados, todas las conquistas económicas, etc., han beneficiado a todos los argentinos y son por todos, conocidas.

En Cañada de Gómez se goza de algunas obras de Asistencia Social y de Previsión que merecen ser destacadas. Así, por ejemplo, la Obra Social de los Ferroviarios (que es el gremio más numerosos ya que comprende a más de mil obreros y empleados y sus respectivas familias representadas por asistencia médica, odontología, etc., y las de los Metalúrgicos que consisten en los mismos servicios asistenciales y, además, una Cooperativa de Consumo, representadas por una Proveeduría magníficamente dotada y cuyo capital es superior a los 500.000 pesos. Cabe agregar que los beneficios de esta proveeduría alcanzan a todos los afiliados a la Confederación General del Trabajo.

Entendemos, sin embargo, que la clase trabajadora no debe conformarse con las ventajas que ha logrado por la acción del Poder Público, sino que la acción sindical debe ir más lejos, y, con propio esfuerzo, llevar adelante otras obras de Asistencia Social que beneficiarían a gran número de trabajadores y a sus familias.

Como en nuestra ciudad ningún núcleo obrero es lo suficientemente numerosos para encarar en forma aislada estas iniciativas, parecería más útil que se hicieran en forma cooperativa, integrándolas todos los gremios.

No es nuestro propósito hacer un estudio exhaustivo de cuáles son las obras que podrían encararse ya que ello dependería más bien de la oportunidad, pero podemos enunciar algunas que podrían ser estudiadas y financiadas sin mayores dificultades.

En primer lugar, pensamos que debería construirse una casa social para los gremios obreros donde, aparte de funcionar las respectivas organización sindicales, se pudiera disponer de ambientes de estudio (Escuelas de aprendizaje y perfeccionamiento, etc.), Biblioteca social, salas de esparcimiento, comedor a precios populares para la hora del almuerzo, consultorios médicos, etc.

Lo siguiente sería la instalación de un Hospital Policlínico con servicio de maternidad y de todas las especializaciones, que vendría a llenar un gran vacío en la obra asistencial para obreros ya que todos, en el caso de internación o asistencia especializada deben trasladarse a la ciudad de Rosario, con cuantiosa pérdida de tiempo y elevado costo.

Sería también útil la ampliación de la Cooperativa de consumo llevando sus ventajas a la provisión a precios económicos de otros artículos para el hogar, aparte de los alimentos, como ser vestido, menaje, artículos de farmacia, etc.

No dispone nuestra ciudad de una sola Sala- Cuna donde las obreras madres  puedan dejar sus hijos lactantes, durante las horas de trabajo. Sería sin duda otra interesante iniciativa para ser considerada.

Por último y aunque buena parte de los gremios gozan de este beneficio social, la organización de un hotel o colonia de vacaciones para los obreros y sus familiares.

Terminaremos este capítulo con una breve referencia a lo referente a Medicina Industrial, debiendo decir que la organización médica industrial está recién en su primera etapa ya que sus únicas expresiones son el examen médico de ingreso y la obligatoriedad atención a los accidentados y el control del ausentismo sanitario.

Será necesario que los industriales interpreten la necesidad de extender estos servicios al examen médico periódico de los obreros de más de cuarenta años, de aquellos que trabajan en ambientes insalubres o peligrosos y, además , el examen también periódico de la agudeza visual, auditiva, etc.

El control de la higiene física de las fábricas, de los elementos de iluminación, ventilación, seguridad, eliminación de partículas, humos, nieblas y vapores, el proyecto y control de las instalaciones sanitarias, baños para obreros, provisión de agua potable, etc., no puede ser ejercitado por personal con conocimientos solo empíricos sino que siu importancia actual obliga a que ejerza tan importantes funciones, personal altamente especializado.


Vale decir que los Médicos de fábrica, deben entrar sin demora en la gran industria de Cañada de Gómez.-