Entrada destacada

LA CAÑADA DE LOS GÓMEZ 1916

La Plaza San Martín el 9 de julio de 1916, Centenario de la Independencia Las elecciones del 7 de noviembre de 1915 ratificaron a la may...

LO QUE FEBRERO NOS DEJÓ EN EL TIEMPO...

Servando Martínez

En los comienzos político-institucionales tanto de nuestra ciudad como de la provincia, era muy común que civiles estén al frente de la Jefatura de Policía. El 5 de febrero de 1914, Servando Martínez, quién fuera Presidente Comunal entre los años 1908 y 1911, fue designado para ese puesto. Martínez había ocupado interinamente la Jefatura Política durante la revolución radical de 1893, hasta que el Gral. Levalle llegara con las fuerzas nacionales e iniciaran la retirada los revolucionarios radicales.

El 6 de febrero de 1895 se hace cargo de nuestra parroquia San Pedro el Pbro. José Spinelli, un sacerdote moderno y liberal por esos años, de una importante altura y siempre se lo veía caminar con su habano en la boca rodeado de una docena de perros que lo acompañaban en sus paseos alrededor de la Iglesia y la Plaza.

En una publicación de La Nota del día 3 de febrero de 1928 anuncia que «un conjunto artístico-musical cuyos intérpretes principales son Libertad Lamarque y Pedro Maffia, darán en nuestra ciudad en el salón-teatro Verdi, dos únicas funciones, siendo mañana sábado su debut. Libertad Lamarque, la aplaudida y celebrada intérprete argentina, dejará oír al público cañadense su armoniosa voz, en el vasto repertorio que ejecutará y en especial el tango, que le sabe imprimir el verdadero sentimiento. El popular compositor de tangos Pedro Maffia, que tantos éxitos alcanzara en los principales teatros porteños, es sin duda alguna por sus prestigio, un predilecto bandoneonista, quién se le llama el mago del bandoneón. Acompaña a la selecta orquesta típica la acreditada pareja de baile Deli-Bucino y el dúo criollo Tapias-Orellana»

En 1929 y durante los primeros días de febrero, cuando el calor asolaba a la joven ciudad, se inicia el traslado a las flamantes instalaciones de la Jefatura de Policía. La misma se encontraba en Lavalle al 700, un solar de dos plantas ubicado enfrente de lo que hoy es el Club Social.

Un 2 de febrero de 1961 aparece abandonado en la Avenida Circunvalación, hoy calle Leandro Alem, un avión Comanche, presumiéndose que debió realizar una aterrizaje forzoso.

El franciscano Nicolás Pudignani fue el primer cura párroco de la ciudad cuando el 10 de enero de 1885 inicia sus actividades religiosas la primitiva Parroquia San Pedro en y vuelve a ocupar ese cargo el 15 de febrero de 1892. Se destacaba en él su figura patriarcal.

El cargo de Jefe Político era más importante que el de Presidente Comunal o de Intendente Municipal y comandaba los destinos del Departamento Iriondo. El 13 de febrero de 1894 fue nuevamente designado Mariano Acosta quién había sido el reemplazante de Eugenio Oroño en 1891 y destituido por la Revolución Radical de 1893. Según Elías Bértola, “eran tiempos que los colonos para vivir algo más tranquilos precisaban de noche tener la hacienda vacuna a pesebre con cadenas y candados… y los lanares a galpón…; en el pueblo era prudente tener las gallinas en la cocina y enjauladas… y los patos en el cuarto del baño…”

El 14 de febrero de 1896 asume la presidencia de la Comuna Domingo de la Riestra, dejando un lindo recuerdo en los balances comunales.

También un 14 de febrero, pero de 1925, la Sociedad Italiana “Unione e Benevolenza” inaugura el Teatro Verdi, con una memorable representación de “Il Trovatore” protagonizada por Adelina Agostinelli, soprano de brillante actuación en la Scala de Milán y el Colón de Buenos Aires, Alberto Giovanonni, otros cantantes, coro y orquesta de la Asociación del Profesorado Orquestal de Buenos Aires, dirigida por el Mº Marranti. La obra del Verdi fue impulsada por el presidente de la Asociación, don Ferruccio Ardigó, proyectada por el Ing. Dante Ardigó y construida por Alberto y Pedro Franzinelli.

El 15 de febrero de 1927 se traslada al actual edificio la Escuela Domingo F. Sarmiento.

Como consecuencia de la grave crisis mundial de 1930, donde la desocupación, el hambre y las epidemias desolaban a la humanidad, Cañada de Gómez no estuvo ajena a esa realidad y desde la Jefatura de Policia se realizó un censo de desocupados.

Publicar un comentario